sábado 22.02.2020

El pueblo griego y la democracia

Esperemos que acabe de una vez el sufrimiento que ha tenido el pueblo griego dentro de la Unión Europea y como consecuencia de la crisis económica ha sufrido unos niveles de pobreza difícilmente soportables

El pueblo griego y la democracia

Grecia tiene una extensión de 131.990 km2. Está situada al sur de Europa. Tiene fronteras al norte con Albania, Macedonia y Bulgaria y al noreste con Turquía. Está bañada por el mar Mediterráneo, teniendo 13.676 km de costas con un litoral muy accidentado y con numerosas islas.

Grecia es uno de los países más montañosos de Europa, el 75% de su territorio son zonas montañosas. El monte Olimpo, cuna de los dioses griegos, es el más alto de país con sus 2.917 m. El país está dominado por la cordillera del Pindo que es una extensión de los Alpes Dinaricos, y su monte más alto es el Smolikas con 2.637 m. La cordillera del Pindo supone una barrera natural entre el este y el oeste griego. Se caracteriza por sus cumbres escarpadas y altas y aparecen a veces numerosos cañones, destacando el de Vikos que es el cañón más profundo del mundo.

En el noroeste del país nos encontramos con los montes Ródope, que se sitúan en la Macedonia Oriental y en la Tracia, destacando los grandes bosques con que están cubiertos estos montes.

El clima es mayoritariamente mediterráneo, con inviernos templados y húmedos y veranos cálidos y secos. Este clima es el dominante en las zonas costeras. Sin embargo, en las zonas montañosas el clima es mucho más húmedo, con temperaturas más bajas, y tiene en invierno fuertes nevadas.

Su hidrografía es débil, al tener los ríos poco recorrido, por lo que no hay ríos especialmente reseñables. En las zonas montañosas es frecuente encontrarnos con lagos.

Grecia tiene una población que no llega a los once millones de habitantes, siendo el 92% griegos, el 4,5% son albaneses y después hay minorías como búlgaros, rumanos, pakistaníes y georgianos. Presenta unas bajas tasas de natalidad. La caída de su fertilidad produce un aumento de la edad de los griegos, es decir se produce el fenómeno del envejecimiento, que se está dando en toda Europa.

Uno de los fenómenos, que más llama la atención, es el gran número de emigrantes griegos por el mundo, fundamentalmente en Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Alemania y Australia.

La religión mayoritaria es la cristiana ortodoxa y se estima que son el 98% de los griegos, los que se identifican con la Iglesia ortodoxa. La mayor parte de su población utiliza el griego como su única lengua. Dentro del griego existe el dialecto póntico.   Dentro de la minoría musulmana de Tracia nos encontramos que se habla el turco, el búlgaro y el romaní.

INSTITUCIONES DEMOCRÁTICAS

Grecia es una República y está representada con los tres poderes:

El poder ejecutivo tiene al presidente de la República, que tiene sobre todo una función institucional representativa. El poder político está en manos del primer ministro, que pertenecerá al partido político que obtenga la mayoría en el Parlamento.

El poder legislativo está representado en el Parlamento con una sola Cámara, compuesta por 300 parlamentarios. Las elecciones al Parlamento se hacen cada cuatro años.

El poder judicial cuenta con un Consejo de Estado, la Corte de casación y la Corte de Cuentas siendo los tres los tribunales más importantes del país. El resto del sistema judicial lo forman las cortes civiles que juzgan temas civiles y penales.

LA ECONOMÍA GRIEGA

La economía griega se encuentra integrada en la Unión Europea y su peso en el conjunto de la misma es muy pequeño.

La agricultura griega no es muy importante, al no tener mucho terreno agrícola donde desarrollarla. Sin embargo, es el principal productor europeo de algodón y pistachos.   Destacan también sus producciones de arroz, olivas, higos, almendras  y tomates. Su peso en la economía griega es pequeño pues sólo representa el 3,8% de su PIB y el número de trabajadores representa el 12,4% de su masa laboral, lo que nos viene a decir que es una agricultura poco moderna.  

Grecia es uno de los principales beneficiarios de la Política Agrícola Común de la Unión Europea. Es muy importante la producción de la pesca.

Uno de los factores claves en la economía griega es su industria marítima, que representa el 4,5% del PIB y da trabajo al 4% de trabajadores.

Otro sector fundamental para la economía griega es el turismo, que aporta el 16% del PIB recibiendo anualmente más de 17 millones de turistas, destacando por nacionalidades alemanes e ingleses.

Su economía se compone por el sector servicio que representa el 85%, la industria el 11,5% y la agricultura el 3,5%. En enero de 2001, Grecia entra en el euro y sustituye a su moneda el dracma.

Desde finales de 2009, se enfrenta a una crisis económica muy intensa, debido al falseamiento de sus cuentas, donde pasó de un déficit  del 6% del PIB al 12,7%. Todo esto llevo a una crisis de confianza internacional sobre la capacidad de los griegos de pagar su deuda pública. Las consecuencias de la crisis que ha sufrido el país ha significado la caída del 25% de su PIB, un paro del 28% de su población y una situación social catastrófica, como consecuencia de las políticas de rigor impuestas por la Unión Europea a los griegos a cambio de apoyo, que como se ve ha sido letal. Esperemos que Europa recapacite y los griegos cuadren sus cuentas.

LA HISTORIA GRIEGA

Durante el tercer milenio antes de Cristo se gestó la civilización minoica en Creta.   Destaca su intensa actividad comercial ultramarina, el nivel de desarrollo de sus centros urbanos y su genialidad para las artes. La cultura minoica fue considerada la primera civilización de Europa.

En el año 1600 a. C. se produce la llegada de los aqueos. Estos eran una fusión de tribus llegadas de la Anatolia y de indoeuropeos que provenían de Oriente Medio e invadieron a los minoicos. La mezcla de estas dos culturas, una pacífica de adoración a lo femenino y la otra, guerrera cuya divinidad principal era Diao, dios indio antecesor de Zeus, configuró la civilización micénica.

Micenas dominó Atenas, Tebas, Pilos y Tirinto entre otras ciudades. Si seguimos la épica griega, Agamenón, rey de Micenas, conquistó la ciudad de Troya en el s. XII a. C., tras una larga guerra, que habría arrastrado a los micenos a su fin.

El declive de Micenas comenzó en ese siglo con la invasión de los dorios. También indo-europeos, estos destruyeron cuanto encontraron en Creta y sus dependencias y subyugaron a su población con armas de hierro desconocidas en esos momentos en Grecia.

Los tres siglos posteriores a la invasión doria han sido catalogados como “la era oscura de Grecia”, por la militarización a que fue sometida la sociedad. De esta época son las ciudades-Estados que fueron amuralladas como sucede en Atenas, Esparta, Tebas, Corintio y Argos.

Dorios y micenos gestaron una religión y una lengua común. Los poemas épicos de Homero, escritos en el siglo IX a. C., incorporaron divinidades de distintas localidades a un relato coherente cuyo escenario fue el monte Olimpo.

En los siglos VIII y VII se produce una gran explosión demográfica, que empujó a los griegos a navegar, en busca de tierras nuevas, desde el norte de África hasta Asia Menor. El arte griego influenciado por estos nuevos pueblos, recobra el empleo de la curva, que las formas geométricas rectilíneas impuestas por los dorios habían borrado desde la época micénica. Atenas, con su estilo ático, desplazó a los fenicios del mercado de la cerámica y la pintura.

Hacia finales del s VII a. C., el comercio fue revolucionado con la aparición de la moneda, que aprendieron los griegos de los lidios. Esto provocó el ascenso al poder de una clase de comerciantes, que se apoyo en el campesinado para desplazar a la nobleza.   Se democratizó el sistema de gobierno en las ciudades, con la excepción de la ciudad de Esparta que se mantuvo oligárquica.

A partir del s. VI a. C. los filósofos de Troya empezaron a desarrollar una crítica racional de las creencias y las prácticas religiosas. Esto fue continuado por los sofistas y por dramaturgos como Eurípides y Aristófanes. La poesía lírica de Lesbos conmocionó a los griegos. Algunos trabajos matemáticos como los de Pitágoras en el  s. VI jamás fueron superados.

El comienzo del periodo clásico s. V y IV a. C estuvo marcado por la devastación de las dos invasiones persas, y por la victoria y el encumbramiento de la cultura ateniense. El triunfo de las ciudades confederadas, en las guerras Médicas, sobre un invasor mucho más poderoso, otorgó a los atenienses bríos de gloria para emprender la reconstrucción de su ciudad y la expansión de un imperio propio.

Tras apropiarse del tesoro del santuario de Delos en el año 454 A.C. símbolo de la unión de las ciudades estado griegas contra los persas, Atenas impuso el pago de tributos a todas las ciudades confederadas de la Liga de Delfos.

Pericles, gobernador de Atenas 443-429ª. C. perfeccionó el sistema de gobierno, que más tarde sería catalogado como de democracia esclavista, debido a las restricciones del estatus de ciudadano. Las primeras definiciones de ciudadanía y pluralismo político con derechos y obligaciones articulados por escrito, fueron redactadas por el estadista Solón  en el año 558 a.C.

Las obras e ideas de los maestros eran expuestas y debatidas en espacios abiertos. Sócrates ideó el pensamiento dialéctico y lo aplicó a la introspección. Platón profundizó en estos planteamientos éticos y metodológicos y creó una escuela espiritualista. Herodoto utilizó, por primera vez, un método objetivo de investigación histórica.

La escultura era el arte más difundido y la práctica de deportes constituía un signo de grandeza espiritual. Los pintores y escultores griegos estudiaron el cuerpo humano, motivo central de sus obras.

La ciudad de Esparta era un estado completamente militarizado y disputaba a Atenas la hegemonía griega, que determinó la caída  del imperio ateniense. Las luchas permanentes debilitaron a los griegos y facilitaron el avance de Filipo II de Macedonia, quien terminó de ocupar el territorio griego en el año 338 a. C.

Filipo II tenía como consejero a Demóstenes que era un maestro griego de la retórica.   Eligió a Aristóteles fundador de la lógica formal, que escribía tratados de política, metafísica y física como preceptor de su hijo Alejandro.

Alejandro Magno amplió la zona de influencia de la cultura griega al conquistar territorios al este del Mediterráneo, de la península Arábiga, de Mesopotamia y de India.   El intercambio  de conocimientos y costumbres entre estas culturas se le conoce como helenismo. Los centros culturales del helenismo fueron Alejandría en Egipto y Babilonia en Mesopotamia. Al morir Alejandro Magno en el año 323 a. C. el imperio se dividió y Grecia quedó en manos de los reyes macedonios.

Roma estableció su dominio sobre Grecia en el año 146 a. C. tras vencer al ejército macedonio y a la liga aquea. Aunque sometieron a los griegos en lo económico y político, sin embargo debieron asimilar la cultura griega. Por este motivo, Atenas obtuvo beneficios especiales y fue sede de la principal universidad de Roma.

Las doctrinas cristianas tuvieron gran acogida entre los esclavos griegos y poco a poco se fueron extendiendo por todo el territorio. Con la llegada del emperador romano Constantino I en el 313 d. C. se trasladó la capital del Imperio a Bizancio, ciudad griega desde hacia muchísimos años. La finalidad de dicho cambio era evitar la irrupción de los persas y controlar la frontera del Danubio por donde afluían los invasores bárbaros.

Entre los siglos III y XI, Grecia fue escenario de incursiones devastadoras por parte de las tribus germánicas, asiáticas y escandinavas, así como de los búlgaros y árabes.

Aunque algunos comerciantes griegos se enriquecieron bajo el dominio de Bizancio, la economía de Grecia se deprimió. Bizancio fue capital del Imperio Romano de Oriente entre 394-1054, tras el cisma de la iglesia de 1054, donde Grecia reconoce a la iglesia cristiana ortodoxa, y del Imperio Latino de oriente, bajo la ocupación de la cuarta cruzada entre 1204-1261.

Los venecianos desalojaron a los cruzados y controlaron amplias zonas, terrestres y marítimas del antiguo Imperio Latino, aún después de la toma de Constantinopla por parte del Imperio Turco-Otomano en 1454.

En el correr de los primeros tres siglos de la ocupación otomana, Grecia no opuso mayor resistencia. Los primeros sultanes permitieron a los griegos comerciar y practicar su lengua y religión.

Durante el levantamiento religioso de 1770, una victoria parcial sobre los turcos alentó, junto con las noticias de las revoluciones americanas y francesa, a saciar un apetito de libertad que los griegos no lograban definir su criterio unificado. Su falta de unidad nacional y su vulnerabilidad frente a las tropas turco-egipcias posibilitó la intervención de Rusia, Inglaterra y Francia, en le revolución independentista de 1821-1832.

Durante la Conferencia de Londres de 1832, Otto de Bavaria fue elegido Rey. La permisividad del rey alemán a los abusos de su camarilla alemana en Grecia, provocó múltiples sublevaciones. En 1843, fuerzas independentistas rodearon el palacio real exigiendo el establecimiento de una Constitución. En 1863, desacreditado el rey Otto fue remplazado por Guillermo de Dinamarca, reinando con el nombre de Jorge

Jorge I reinó desde 1863 a 1913, estableció un gobierno electo y definió la posición del rey como instrumento pasivo de la voluntad del pueblo en un sistema definido como democracia monárquica.

Tras ganar popularidad durante la lucha antiturca en Creta, consiguió su vuelta a Grecia.   Se redacta una nueva Constitución en 1911 y el primer ministro Venizelos crea la Liga de los Balcanes. Junto a Bulgaria y Serbia, declaró la guerra a Turquía con la finalidad de recuperar Salónica, que se había perdido en el Tratado de Londres de 1827. Una segunda guerra de los Balcanes estalló un mes más tarde, cuando los búlgaros atacaron a sus dos aliados, a quienes se sumó Rumania. Ambas guerras finalizaron en agosto de 1913 y permitieron a Grecia ampliar su territorio.

La primera Guerra Mundial (1914-1918) desencadenó el enfrentamiento entre el rey Constantino y el primer ministro Venizelos, que dividió a la población. El rey quería la neutralidad, pero Venizelos denunció su connivencia con Alemania. El primer ministro fue expulsado del gobierno en 1915. En 1916, tras instalar un gobierno republicano paralelo en Salónica, Venizelos colaboró con las tropas aliadas. 

En 1922-1923 hay un conflicto con Turquía y otro con Albania. Ambos problemas hicieron que intervinieran la Liga de las Naciones y como consecuencia Venizelos fue apartado de la vida política.

Grecia permaneció ocupada por las tropas nazis entre 1941 y 1944. En 1949, los norteamericanos intervienen en territorio griego para eliminar a los guerrilleros comunistas, pasando a controlar Grecia. Grecia entra en el Consejo de Europa en 1949 y en la OTAN en 1951.

En 1952, se aprueba una nueva Constitución. Las mujeres griegas votaron por primera vez en las elecciones presidenciales de 1956, resultando ganador Kosnstantinos Karamanlis, de la Unión Radical Social, quien debió renunciar en 1963, tras denuncias de fraude.

Se convocan elecciones y ante la posibilidad del triunfo de la izquierda, un grupo de coroneles dio un golpe de Estado en abril de 1967. Se instauró la Ley Marcial y se suspendió la Constitución. Los movimientos democráticos fueron reprimidos y el líder socialista Andreas Papandreu fue encarcelado.

El régimen de los coroneles contó con la anuencia de los norteamericanos  y continuaron con su ayuda militar al régimen. A pesar de intentar enmascarar la dictadura con la instauración de un nuevo sistema parlamentario unicameral, la Junta  de los coroneles continuaba gobernando a través de decretos.

Entre 1973-1974 la junta militar sufre un gran desgaste. En julio de 1974 la junta militar griega promueve un golpe militar en Chipre, contando con la ayuda de la Guardia nacional chipriota. El golpe militar depuso al presidente del país, el arzobispo Vaneziz Makarios, y nombró un primer ministro partidario de la anexión con Grecia. Turquía reacciona enviando a su ejército para defender a la minoría turca de la isla. El desprestigio de la junta militar griega creció y sufrió la condena internacional. Ante la perspectiva de una guerra con Turquía abandonan el poder inmediatamente.

Esto significa la llegada al poder de Karamanlis en 1974. La última parte de la historia griega ya es conocida. Esperemos que acabe de una vez el sufrimiento que ha tenido el pueblo griego dentro de la Unión Europea y como consecuencia de la crisis económica ha sufrido unos niveles de pobreza difícilmente soportables

El pueblo griego y la democracia