domingo. 21.04.2024

El presidente de la República, Giorgio Napolitano, ha encargado al líder del centro-izquierda, Pier Luigi Bersani, la formación del próximo gobierno en Italia y le ha pedido que mantenga "contactos" con todos los partidos con representación parlamentaria.

En opinión del jefe del Estado, el centro-izquierda está "objetivamente en las condiciones más favorables para buscar una sin embargo difícil solución" para la formación de gobierno tras los resultados de las elecciones.

Durante el anuncio de su decisión, tras dos días de consultas con las principales fuerzas políticas, Napolitano ha insistido en que el país necesita "un gobierno lo más rápido posible" para que también el Parlamento pueda iniciar su "plena actividad".

El jefe de Estado ha incidido en que "la estabilidad institucional, no es menos importante que la financiera", en un mensaje velado al Movimiento Cinco Estrellas (M5S) por sus críticas respecto a la lentitud en la formación de gobierno --las elecciones fueron el 24 y 25 de febrero--.

Napolitano también ha descartado en su discurso, más largo de lo que suele ser habitual según los medios italianos, la inviabilidad de una "gran coalición" planteada por el exprimer ministro Silvio Berlusconi.

Según el presidente, esta opción plantea "dificultades relevantes, por las antiguas divergencias y contraposiciones" entre el partido de 'Il Cavaliere' y el de Bersani, "que se habían atenuado con el apoyo al Gobierno (tecnócrata de Mario) Monti".

Así pues, pese a que ha podido constatar que existe una coincidencia entre los partidos respecto a la necesidad de cambios, Napolitano ha indicado que "ante las divisiones emergidas durante las consultas" ha optado por encargar a Bersani "verificar (si cuenta con) un apoyo parlamentario seguro" e informar de ello "en cuanto sea posible".

Bersani ya ha reaccionado asegurando que tardará "el tiempo necesario en una situación difícil". "Acepto con la máxima determinación y equilibrio", ha aseverado, agradeciendo a Napolitano en encargo que le ha hecho.

En este sentido, ha prometido que trabajará en pro de un gobierno de "cambio" que pueda llevar a cabo las reformas que necesita el país y que "hasta ahora no se han realizado", principalmente en materia constitucional y electoral.

Por otra parte, el líder del PD ha anunciado que pretende iniciar "rápido" los contactos con las distintas fuerzas políticas pero también con las sociales. Dichas consultas deberían comenzar con los presidentes de ambas cámaras, Laura Boldrini (Cámara de Diputados) y Pietro Grasso (Senado).

Napolitano encarga a Bersani la formación de Gobierno