domingo 28/11/21
Mapa de Estonia

Tiene una extensión de 45.226 km 2. Está situada en el extremo norte de la llanura costera báltica, con unas cuantas islas al lado de sus costas. Limita la norte  con el golfo de Finlandia y al oeste con con el mar Báltico. Al este con Rusia y al sur con Letonia.

Al igual que las otras repúblicas bálticas, tiene un relieve que se caracteriza por su uniformidad, con llanuras y colinas suaves, junto a un paisaje  con lagos y humedales. Su elevación media es de unos 50 metros, siendo el punto más elevado el Suur Munamagi con una altura de 318 metros, conocida como la montaña del huevo por su forma.

Existen dos partes muy bien diferenciadas en la Estonia continental:

Un territorio compuesto por bajas llanuras, que se corresponde con su mitad occidental del país. Estas zonas llanas, se extienden desde la península de Pakri en el oeste, hasta llegar a la frontera rusa en el este. Esta llanura termina en una zona de acantilados en el norte de Estonia, que se conocen con el nombre de klint o glink. En la zona este se encuentran las mayores extensiones de esta llanura, que no superan los veinte metros de altitud. Yendo del norte hacia el sur nos encontramos con la llanura  de la Estonia occidental y la de Parnu. En los alrededores del lago Peipus nos encontramos grandes llanuras.

La zona costera del golfo de Finlandia y en la zona  oriental del país tal como avanzamos hacia el sur del territorio estonio, se va ganando altura. Sus zonas más altas las encontramos en el extremo sureste, espacio comprendido entre el lago Vortsjarv y los ríos Haavaja y Ema. Los valles o depresiones se dan en esta zona, destacando la depresión de Voru y la de Haarla.

Su hidrografía está basada en su clima, que pertenece al tipo atlántico continental, con dos periodos de máximo volumen de agua en primavera y otoño.   La zona montañosa de Pandivere es la auténtica fuente hidrográfica del país.

Nos podemos encontrar un sistema hídrico dual, por un lado la cuenca hidrográfica de Estonia occidental, que va de este-oeste y  por el otro lado los que toman dirección oeste-este, siendo la cuenca hidrográfica de Estonia oriental. Los principales ríos del país son, en la cuenca occidental el Parmu, el Keila y el Kasavi, y en la cuenca oriental el río Narva.

Estonia es el país de los lagos, que  se encuentran situados mayoritariamente en el sureste del país. Suponen más de 1.400 lagos y ocupan el 4,6% de su territorio. El principal es el algo Peipus, situado al este, con una extensión de 3.555 km 2 que está compartido con Rusia, pues hace frontera entre los dos países. Otro lago importante es el Vortsjarv, situado en el centro del país con 279 km 2 de extensión. Debe destacarse que es frecuente encontrarnos con islas dentro de los lagos, como es el caso de la isla de Piirissaar en el lago Peipus.

Su nivel de reciclaje de las aguas residuales es escaso. Tallin su capital ni en otras ciudades, existe un adecuado sistema de tratamiento de las aguas residuales.

Sus costas son acantiladas en el norte y con playas arenosas en el oeste. Las islas estonias significan el 9,2% de su territorio y nos encontramos con unas 1.512. Las principales son Saaremaa con 2.673 km 2, Hiiumaa con 989 km 2, Malm con 206 km 2 y Vorsi con 98 km 2.

Sus costas están muy contaminadas a causa de los numerosos vertidos de residuos industriales provocados por los países fronterizos, cuyas costas son bañadas por el mar Báltico.

El clima es de transición entre el clima atlántico y  el continental, siendo en consecuencia húmedo, con inviernos moderados (pero muy frio para nosotros con abundantes precipitaciones de nieve) y veranos fríos. Se encuentra en la zona de influencia de la corriente cálida del Atlántico norte, lo que hace que su clima sea más moderado, que el que tendría por su latitud.

Los vientos dominantes son los del oeste que le aporta aire marítimo húmedo y hace que el invierno sea más templado y sin embargo que el verano sea muy frío. Su elevada latitud en la que se encuentra Estonia produce una gran diferencia de luz solar entre el invierno con sólo seis horas en Tallin y el verano con más de dieciocho.

Su nivel de precipitaciones ronda los 700 mm 3, siendo la pluviosidad intensa a finales de verano, disminuyendo en otoño e invierno.

Es un país cubierto de bosques de abetos, abedules y pinos, con una superficie de más de 18.000 km 2 que representa el 38& de su territorio. Cuenta con una reserva de la biosfera en las islas Moodsund. A todo ello, hay que unir que dispone de 225.950 Ha protegidas como humedales. 

A pesar de estos datos, Estonia tiene una fuerte problemática de contaminación atmosférica originado por el dióxido de azufre, que lo provocan las plantas de pizarras bituminosas. Durante muchos años, Estonia encabeza la producción mundial per cápita de dióxido de azufre. Esto es debido a las centrales termoeléctricas que funcionan con esquisto bituminoso. Últimamente está disminuyendo este tipo de contaminación.

La presencia del ejército soviético ha provocado una fuerte contaminación en el suelo y en las aguas subterráneas, con gran cantidad de aguas no aptas para el consumo humano

Además hay contaminación radiactiva en la ciudad de Sillamae, donde existió una planta de enriquecimiento de uranio soviético, provocando graves problemas de salud. Lo mismo sucede en la ciudad de Paldiski, donde había reactores nucleares.

Letonia tiene 1.350.000 habitantes, con una densidad escasa de unos 30 h / Km2. Su población urbana representa el 69% del total. Está formada por un 65% de estonios, los rusos representan el 28%, los ucranianos algo más del 2%. Su idioma es el estonio en un 68% y un 30% hablan ruso.

Los rusos conforman una población de más de 400.000 habitantes, viviendo mayoritariamente en la capital Tallin y en las ciudades fronterizas de Narva y Sillamae. Esta minoría sufre una fuerte discriminación política, económica y social, no contando con el apoyo del gobierno ruso en sus reivindicaciones de igualdad con los estonios.

El 4% de los niños nacidos en Estonia padecen bajo peso Existe un grave problema de drogadicción entre niños y jóvenes. Es frecuente que niños y jóvenes usen drogas intravenosas. Debido a las dificultades de estos jóvenes para obtener trabajos legales, hay mucha delincuencia juvenil, tráfico de drogas, contrabando y prostitución.

Según estudios de la OIT, el número de adolescentes de 15-16 años con experiencia en drogas se ha duplicado en los últimos años. El 53% de los jóvenes que piden ayuda médica comenzaron a consumir drogas antes de los 18 años y la principal droga es la heroína. En el año 2008, se registraron unos 1.500 crímenes vinculados a la droga.

La mujer estonia tiene una representación parlamentaria del 19%. Su tasa de escolarización es del cien por cien. Las mujeres conforman el 49% de la masa laboral, con un 4% en el sector primario, el 23% en la industria y un 73% en servicios

En cuanto a sus prácticas religiosas, el 34% de su población se declara atea y otro 38% no la especifican. Del resto de la población un 13% son luteranos evangélicos y los ortodoxos son otro 13%.

LA ECONOMÍA DE ESTONIA

El principal recurso del país es la pizarra bituminosa, de la cual se obtiene gas metano, que sirve para abastecer la mayoría de las necesidades del país.   Destacan también los fosfatos, además dispone de apatita, ámbar y dolomita.

Su PIB está compuesto por un 4% del sector primario, la industria representa un 30% y los servicios son el 66%.

Estonia entró en la Unión Europea en el año 2004, y posteriormente en la zona euro en el año 2011. Estonia creció sobre el 8% entre los años 2003-2007. Pero con el surgimiento de la crisis, su PIB disminuyó un 14,3% en el año 2009. Sin embargo, después de una política de intensa austeridad a base de destruir su escaso sistema social, ha salido de la crisis.

Actualmente ya han salido de la crisis en gran medida gracias al aumento de las exportaciones y de la inversión extranjera que ha vuelto al país, sobre todo como consecuencia de la entrada del país en la zona euro.

Cuando Estonia consigue su independencia de la Unión Soviética en el año 1990, le costó muchísimo, al tener que pasar de una economía centralizada a una economía de mercado. Para conseguirlo buscó siempre conseguir la máxima estabilidad monetaria y liberalizó los precios. Sin embargo, sí mantuvo el control sobre determinados productos básicos como los precios de la energía, alquileres, y productos alimenticios básicos. Restructuró su sistema financiero, para ello impuso un marco jurídico adecuado y los bancos fueron sacados a concurso público.

A pesar de esto, Estonia debe recorrer todavía un largo camino para alcanzar el nivel medio europeo, para ello debe reducir su tasa de paro, incrementando la productividad y hacer de este país una zona atractiva tanto para los inversores del sector financiero como a sectores de tecnología avanzada.

SU SISTEMA POLÍTICO

Letonia es una república democrática. El gobierno está compuesto por el presidente, el primer ministro y los ministros.

El Presidente es elegido por el parlamento  llamada Saeima, con mandatos de cuatro años. Un Presidente sólo puede ocupar el cargo durante dos mandatos como máximo. La elección se realiza de forma secreta y por mayoría absoluta.

El Primer Ministro es nombrado por el Presidente. Una vez nombrado, el nuevo Primer Ministro elige a su consejo de ministros, que debe ser ratificado por el Parlamento. El Parlamento puede destituir al Primer Ministro por medio de una moción de censura.

El poder legislativo se encuentra dividido entre el gobierno y el Saeima. El Parlamento es unicameral y está compuesto de 100 diputados, elegidos por cuatro años por el sistema proporcional plurinominal. Las elecciones legislativas en Letonia se celebran el primer sábado de octubre por mandato constitucional.

Los nombramientos de los jueces son confirmados por el Parlamento y son irrevocables, a excepción de que haya una decisión de la Junta Disciplinaria Judicial o un fallo de un tribunal criminal. Existe un Tribunal Constitucional con autoridad para decidir sobre la constitucionalidad de las leyes. Los miembros del mismo deben ser confirmados por mayoría absoluta en el Parlamento, mediante voto secreto.

LA HISTORIA DE ESTONIA

Los primeros pobladores que llegaron a Estonia fue hace seis mil años y eran de la rama denominada fino-úgricas, teniendo mayores vínculos culturales y lingüísticos con los fineses del norte que con los bálticos indoeuropeos del sur.

Ya en el año 400 d. C. la caza y la pesca comenzaron a ser sustituidas por algunas formas de agricultura y por la cría de ganado.   Además se inicia la navegación por el Báltico, lo que propicia que el comercio con los pueblos vecinos sea más intenso.

Durante los siglos XI y XII los estonios consiguieron rechazar los intentos rusos de anexión. Sin embargo ya en el siglo XIII tanto los germanos, como daneses y rusos invadieron estas tierras y los estonios constituían en aquel entonces una federación de estados, con un alto grade de desarrollo social y autonomía, que los mantuvo unidos frente a los diferentes dominadores.

En el siglo XIII, los Caballeros de la Espada, orden germánica de las Cruzadas conquistaron el sur de Estonia y el norte de Letonia, creando el reino de Livonia procediendo a cristianizar a sus habitantes. La reforma protestante se introdujo en Estonia a través de comerciantes y terratenientes germanos.

Entre los años 1558 y 1583, Rusia atacó a Livonia varias veces, quedando desmembrada ya en 1561. En las guerras nórdicas 1700-1722, Rusia le quitó Livonia a Suecia y la retuvo por el Tratado de Nystad

El zarismo gobernó la provincia con los nobles germanos, propietarios de las tierras, mientras los campesinos permanecieron sometidos a la servidumbre.

La conquista del derecho de propiedad sobre sus tierras, en 1804 y la abolición de la servidumbre en Rusia, fortaleció el nacionalismo de los estonios.   En el año 1904, los nacionalistas estonios tomaron el control de Tallin, desplazando a los gobernantes báltico-germánicos. Tras la caída del zarismo, en febrero de 1917, una manifestación de 40.000 estonios en Petrogrado, forzó al gobierno provisional a otorgarles autonomía.

En noviembre de 1917, en la elección de la Asamblea Constituyente, los bolcheviques estonios obtuvieron el 35,5% de los votos. El 24 de febrero de 1918, Estonia declaró su independencia de la Unión Soviética e instaló un gobierno provisional. Al día siguiente tropas alemanas ocuparon Tallin y el gobierno estonio tuvo que exiliarse.

Tras la derrota de Alemania en la primera guerra mundial, comenzó la guerra de liberación de Estonia. En febrero de 1919 los estonios derrotaron al ejército rojo y en noviembre del mismo año a las tropas alemanas mercenarias y, otra vez, al ejército rojo.  El 2 de febrero de 1920 por el Tratado de Tartu, la Unión Soviética recone la independencia de Estonia.

En los protocolos secretos del pacto soviético-alemán firmados en 1939, establecieron que Estonia y sus dos países vecinos bálticos, quedarían en la zona de influencia soviética. Al mismo tiempo, el gobierno de Tallin firmó un Tratado de asistencia mutua con Moscú, que incluía la instalación de bases soviéticas en sus costas.

En junio de 1940 las tropas soviéticas ocuparon todo el territorio estonio y lo mismo sucedió con las otras dos repúblicas bálticas, siendo incorporada a la Unión Soviética y donde más de sesenta mil estonios fueron deportados. El régimen soviético implantó la industrialización y la colectivización del campo. Unos ochenta mil estonio emigraron a occidente.

Al terminar la guerra mundial entre los años 1945-1946 fueron deportados otros veinte mil estonios y ya en 1949 otros cuarenta mil fueron deportados a Siberia.

Las reformas iniciadas por el presidente soviético Mijail Gorbachov en 1985, estimularon la actividad social y política en Estonia. El primer congreso del Frente Popular de Estonia formado por comunistas  y nacionalistas y que se celebró en octubre de 1988, reafirmó la reivindicación de la autonomía para el país. En noviembre del mismo año, el Parlamento de Estonia declaró la soberanía del país y afirmó su derecho a vetar las leyes impuestas desde Moscú sin su consentimiento.

En las elecciones de mayo de 1990 el Frente Popular y otros grupos nacionalistas consiguieron una amplia mayoría en el Parlamento. El líder nacionalista Edgar Savisaar presidió el primer gobierno surgido de las elecciones. En agosto de 1990, el Parlamento proclamó la independencia de Estonia, pero Moscú no la consideró válida. Hubo que esperar hasta septiembre de 1991 para que la URSS reconociera la independencia de las tres repúblicas bálticas.

En junio de 1993 fue aprobado un riguroso estatuto nacionalista que tuvo especial incidencia en la población rusa del país (30% de la población), a la que se le exigió la obtención de un permiso de residencia con opción a ser rechazado.

Ya en el año 2003 se celebró un plebiscito en el que el 67% de los votantes apoyó el ingreso en la Unión Europea. El uno de mayo de 2004, Estonia ingresa en la Unión Europea junto a otros nueve países, como miembro de pleno derecho.

Esperemos que el pueblo estonio supere lentamente los graves problemas económicos, medio ambientales y sociales que le acucian y logren una sociedad más desarrollada e igualitaria.

Estonia, pura naturaleza
Comentarios