Jueves 20.06.2019
NUEVAS POLÍTICAS DE PREVENCIÓN

El Senado de EEUU impulsa la orden de Obama sobre tormentas solares

Demócratas y Republicanos dejan de lado sus diferencias impulsando unánimemente la investigación, la predicción y la prevención de las tormentas solares.

El Senado de Estados Unidos aprobó este martes, por total unanimidad de Demócratas y Republicanos, el texto de la nueva "Ley para la investigación y la predicción del Clima Espacial y otros aspectos", nueva legislación federal con la que se viene a desarrollar aún más la estrategia de la Orden de Obama del pasado 13 de Octubre de 2016 para preparar a la nación ante fenómenos solares extremos como las tormentas solares de 1859, el conocido "Evento Carrington", o la más reciente, y mucho menor, tormenta solar de Quebec de 1989.

Así, en lo que es un amplio y detallado articulado, viene a adoptar en primer lugar distintas medidas de impulso y desarrollo de este campo en modo transversal a las principales agencias federales de Estados Unidos (desde NOAA a NASA, o al Departamento de Seguridad Nacional), al tiempo que encomienda el impulso de nuevas políticas preventivas para la seguridad del país y las infraestructuras críticas y, específicamente, la seguridad de la aviación civil de aquel país, para caso de que se desencadenase uno fenómeno  de estas características, lo que en cualquier momento supondría la afectación de las operaciones de cientos, o miles, de aparatos en vuelo.

Ahora, el texto de la nueva ley deberá pasar a ser aprobada también por la cámara baja, para ser firmada después por el propio presidente Trump, lo que la hará entrar en vigor, pero el consenso total ya alcanzado por ambos partidos deja pocas dudas sobre su efectiva aprobación.

Para el Observatorio del Clima Espacial de la Asociación Española de Protección Civil para el Clima Espacial y el EMP (AEPCCE), "esta nueva legislación que en Estados Unidos supone el enésimo paso adelante responsable" en la prevención de este riesgo de potencial alto impacto, "retrata, al mismo tiempo, como en el negativo de una fotografía, lo que las autoridades españolas siguen sin impulsar".

"Alguien no se está enterando que todo este tema va muy en serio, y quien puede acabar pagando las consecuencias de ello si lo peor sucediese es la población civil española", advierten.

La Comisión Europea reconoció también, en un reciente informe de su Centro de Investigación Conjunta hecho público este pasado 24 de Marzo, que Europa no estaría hoy preparada para afrontar un fenómeno catastrófico de tales características, reconociéndose la necesidad de impulsar nuevas líneas de trabajo preventivas, pero de las que nada se ha concretado por el momento.

Comentarios