lunes. 15.07.2024
LA VIOLENCIA SE EXTIENDE POR EL PAÍS

Cuatro muertos y más de mil detenidos en el Reino Unido

En Birmingham, tres personas han fallecido al ser atropellados por un vehículo mientras protegían su vecindario. Antes, Mark Duggan, de 29 años, se encontraba en un taxi cuando fue alcanzado por balas de la policía en un suceso en el que finalmente se ha demostrado que el joven no llegó a disparar un arma.

Cuatro personas han resultado muertas y más de mil han sido detenidas en el Reino Unido por la violencia callejera sin precedentes que comenzó el sábado en Londres.

Si bien Londres vivió una madrugada de relativa calma después de tres jornadas de graves disturbios, en otras ciudades británicas se registraron altercados en las últimas horas, entre ellas Manchester y Liverpool, al norte, y Birmingham y Nottingham, en el centro.

En Birmingham, tres personas fallecieron al ser atropellados por un vehículo la pasada madrugada mientras protegían su vecindario, en un incidente por el que un hombre ha sido detenido.

En Londres, desde el sábado Scotland Yard ha detenido a 768 personas por actos violentos, desórdenes y saqueos, y se han presentado cargos contra 167 de ellos.

En Londres la Policía Metropolitana efectuó anoche el mayor despliegue de la historia con 16.000 agentes operando en las calles, y desde las 20.00 GMT detuvo a 81 personas en diferentes zonas, si bien la situación estuvo tranquila.

La calma de la pasada madrugada contrastó con la noche del lunes, cuando en el barrio de Croydon, al sur de Londres, un hombre de 26 años resultó herido de bala y falleció el martes, convirtiéndose en la primera víctima mortal de los disturbios.

El martes, la ciudad donde se produjeron los incidentes más graves fue Manchester. En estos altercados en la zona de Manchester, que incluyeron el suburbio de Salford, se incendiaron vehículos y comercios, que fueron saqueados por grupos de alborotadores.

Tras celebrar por segundo día consecutivo una reunión con su gabinete de crisis, el primer ministro británico, David Cameron, dijo que el Ejecutivo no permitirá que 'una cultura del miedo' prevalezca en las calles. El 'premier' señaló además que ante la gravedad de la situación, 'necesitábamos una respuesta y hemos respondido con firmeza'.

La escalada de violencia callejera comenzó el sábado en el humilde barrio de Tottenham, al norte de Londres, cuando una pequeña marcha pacífica de protesta por la muerte de un joven a disparos de la policía derivó en graves disturbios, que se propagaron después a otros barrios de la capital.

Mark Duggan, de 29 años, se encontraba en un taxi cuando fue alcanzado por balas de la policía en un suceso en el que finalmente se ha demostrado que el joven no llegó a disparar un arma.

Cuatro muertos y más de mil detenidos en el Reino Unido