#TEMP
lunes. 08.08.2022

Suazilandia es un pequeño país que está situado en el cono sur de África, haciendo frontera con Suráfrica y con Mozambique junto a las estribaciones de los Montes Drakensberg.

Tiene una superficie de 17.363 km2. A pesar de su pequeña dimensión, posee una gran variedad climática, oscilando desde un clima subtropical en el oeste, a un clima tropical semiárido en el este

Mapa político de Suazilandia

Su sistema hídrico está situado en la cuenca del río Zambeze, y en su territorio se encuentran los afluentes Usutu, Ingwavuma y Komati. No es un país que destaque por su potencial en agua, pues el 50% de su población no tiene agua potable, ni sistemas de alcantarillado en la mayor parte del territorio. En determinadas zonas, presenta graves niveles de contaminación hídrica, siendo las enfermedades provocadas por el agua uno de sus mayores problemas.

Su población es de 1.370.000 habitantes, de los cuales el 85% son suazis, el 10% son zulúes y hay un 3% de europeos y pequeños grupos de refugiados mozambiqueños. Su densidad es de unos 70 habitantes por km2. La población es mayoritariamente rural, con más del 72% de ella viviendo en aldeas. Sólo el 60% de los suazis tiene acceso a unas adecuadas instalaciones sanitarias. Su nivel de escolarización ronda el 80%. La vida media de un suazi era hace veinte de 66 años, hoy en 2011 es de 38 años y se prevé que para el año 2020 baje a los treinta años.

La religión en Suazilandia es variada y ninguna tiene un dominio pleno. El protestantismo representa al 35% de la población. La iglesia africana de Zion, es seguida por un 30%, esta es una mezcla entre el cristianismo y el culto ancestral indígena y se extiende principalmente por las zonas rurales del país. El catolicismo representa el 25%. El otro 10% se reparte entre la Fe Baha’i, el judaísmo, el hinduismo, el islamismo o el mormonismo, todos ellos en pequeños colectivos.

Pinceladas históricas de Suazilandia

Los primeros yacimientos humanos en territorio suazi datan de hace cien mil años. Se puede encontrar también arte prehistórico, así como pinturas se pueden. Los primeros restos de agricultura y del uso de metales se encuentran a partir del siglo IV.

Los primeros habitantes de su territorio fueron los Khoisan, cazadores-recolectores. Posteriormente fueron reemplazadas por las tribus bantús durante las migraciones. Los suazis se separaron de las tribus nguni y se establecieron en la zona central de Suazilandia. Así, posteriormente, siguieron un proceso de expansión, conquistando pequeñas tribus de habla Shoto y Nguni para aumentar su territorio.

En 1867, Suazilandia es convertida en un protectorado británico, junto a Lesotho y Botswana. Con la victoria sobre los boers, Gran Bretaña impuso una administración colonial diferenciada para cada país. Fue a partir de 1941, cuando los británicos reconocieron a las autoridades tribales suazis, para que hicieran de intermediarios en la administración del territorio.

Cuando en el año 1961, la Unión Sudáfricana se independizó totalmente de los británicos, estos aceleraron el proceso de descolonización. Suazilandia consiguió una autonomía interna a partir de 1967 y ya en 1968 se hizo independiente siendo nombrado rey Sobhuza II.

Este rey suspendió la constitución dejada por los británicos, disolvió el Parlamento y se proclamó monarca absoluto. Ante la presencia en sus fronteras de un régimen socialista, Mozambique, Suazilandia fortaleció sus relaciones con Sudáfrica e Israel.

Suazilandia en África

A partir de 1978 se proclama una nueva Constitución, sin ser votada por la ciudadanía. Su aprobación se realizó con una consulta a los jefes de los cuarenta clanes existentes y quince días antes de su entrada en vigor. Se prohibieron los partidos de oposición y se instauró un Parlamento al servicio de la monarquía absoluta.

En agosto de 1982, muere el rey Sobhuza II. El problema surge porque el príncipe heredero tiene quince años, por lo que se produjo una gran lucha por el poder en la familia real. Esta duró hasta que en abril de 1986 es coronado el actual rey Mswati III. Mantuvo una política conservadora.

EL SISTEMA POLÍTICO SUAZI

Su sistema político está basado en una monarquía absoluta. El rey es quien nombra a los ministros, ejerce tanto el poder ejecutivo como el legislativo. El rey gobierna apoyada por la reina madre, que es considerada como una líder espiritual.

La función del parlamento suazi, se limita a debatir las propuestas que le presenta el gobierno y a aconsejar al rey. Tiene un sistema bicameral. El senado está formado por 30 senadores, de los cuales 20 son nombrados por el rey y los restantes diez son elegidos por una Asamblea.

La Asamblea la forman 65 parlamentarios de los cuales 10 son nombrados por el rey y el resto es elegido por medio de elecciones que se realizan cada cinco años.

Tanto los Jueces del Tribunal Supremo como del Tribunal de Apelaciones son nombrados siempre por el rey, La actividad de los partidos se encuentra altamente limitada. Los derechos humanos son sistemáticamente conculcados, como denuncia Amnistía Internacional y la libertad de prensa prácticamente no existe. La organización Freedom House calificaba a Suazilandia como un estado no libre.

A partir de 2005 se elabora una nueva constitución y su texto ha generado grandes protesta por los grupos defensores de los derechos humanos.

LA ECONOMÍA SUAZI

Es un país mayoritariamente agrícola, el 55% de las tierras son propiedad de la monarquía que son cedidas a los pueblos para una agricultura poco avanzada con producciones como azúcar, cítricos y algodón. Otra parte de la agricultura está en manos de europeos o de multinacionales agrarias, con una agricultura muy intensiva. El 33% de la masa laboral se dedica a la agricultura. Se intentó una renovación agraria dentro del marco tradicional pero sin intensificar la explotación y sin la introducción de nuevos productos.

La ganadería ha jugado un papel importante en la vida de los suazis. La gran cantidad de ganado ha generado una fuerte erosión del terreno, lo que hace que esta actividad se encuentre en plena regresión.

Hay una explotación muy intensa de sus bosques, por lo que la industria maderera y sus derivados juegan un papel muy importante en la economía suazi.

Paisaje de Suazilandia

Es de destacar que posee unas grandes reservas carboníferas de hulla. Su industria se reduce al tratamiento del azúcar y a la madera. Tienen yacimientos de diamantes en el noroeste, que se exportan principalmente a Bélgica, desde 1984. Apenas ya quedan reservas de hierro, que fue anteriormente un producto importante.

Es un país muy dependiente de Sudáfrica, pues el 85% de sus exportaciones van a ese país y además recibe los dos tercios de la energía eléctrica que consume.

Su tasa de desempleo ronda el 40% y el 70% de su población vive en la máxima pobreza, con menos de un dólar al día.

La poligamia nunca es aceptable para una mujer. Es, obviamente, una ventaja para los hombres

SIDA Y MUERTE

Suazilandia es el país del mundo más afectado por el Sida. El 40% de su población sufre la enfermedad. Un tercio de los niños suazis no tendrán padres a finales de 2011. La mitad de los pacientes de los hospitales de Suazilandia sufren Sida. Las madres les pasan la enfermedad a sus hijos.

El propio rey Mswati II, dirigiéndose al Parlamento, dijo: “Hay una posibilidad muy real de que nuestro pueblo deje de existir sino cambiamos nuestra actitud y nuestro comportamiento”.

Un suazi decía “creo que nuestro pueblo es naturalmente promiscuo. Incluso sabiendo que no hay cura para el SIDA y que la enfermedad es fatal, seguimos siendo promiscuos”.

Varias son las causas de estos hechos:

- Por un lado, está la tradición en la poligamia, un hombre es respetado según cuántas mujeres e hijos tenga. Esto tenía sentido antiguamente, cuando se necesitaban hijos que trabajaran la tierra, o para luchar contra otras tribus.

La primera mujer del rey, es legalmente inferior a los hombres. Dice “la poligamia nunca es aceptable para una mujer. Es, obviamente, una ventaja para los hombres”.

- La monarquía, con un régimen anacrónico y cruel. Donde el rey se permite una vida de lujo, gastando muchísimo dinero en hacerse palacios para sus mujeres, en la compra de coches de lujos y en aviones, mientras desatiende la sanidad de su pueblo por falta de dinero.

La práctica de la poligamia es un pésimo modelo. Mswati III tiene once esposas, aunque su padre tenía cien. En la fiesta anual del Junco, miles de jóvenes suazis bailan frente al rey, para que él, elija a sus esposas.

Como vemos, el SIDA es consecuencia de la tradición patriarcal, de un sistema monárquico obsoleto e injusto y sin un sistema sanitario capaz de hacer frente a esta pandemia.

Su futuro pasa por un fuerte desarrollo de la sanidad y la educación, que sirva para modernizar el país y acabar con las tradiciones seculares que no tienen ninguna utilidad actual.

No es admisible en el siglo XXI, la existencia de monarquías absolutas. Desde el exterior a Suazilandia, debemos ayudar para que desaparezcan su estructuras políticas actuales, y ser reemplazado por un Sistema democrático y que desde los distintos organismos internacionales, OMS, UNESCO, ONU….. se haga un esfuerzo económico para poder cambiar el pésimo futuro de los suazis.

Agonía y muerte de un pueblo: los suazi
Comentarios