#TEMP
sábado. 25.06.2022
LA GENERALITAT RECHAZA NUEVAS CONSTRUCCIONES

El Govern se opone a la construcción de más centrales nucleares en Cataluña

La Generalitat de Artur Mas rechaza que se construyan nuevas centrales nucleares en Cataluña, por considerar una "temeridad" apostar por un tipo de tecnología que todavía no sabe qué hacer con los residuos que genera y que son de una "peligrosidad extrema".

El secretario de Sostenibilidad y Medio Ambiente de la Generalitat, Josep Enric Llebot, ha subrayado que "la solución energética de Cataluña no es instalar más centrales nucleares", ya que los reactores limitan también el desarrollo de la energía eólica en zonas concretas.

El secretario ha subrayado que la energía nuclear goza de mucha estabilidad en su producción -salvo paradas puntuales por recarga de combustible o incidentes-, por lo que mientras funciona copa el sistema de transporte eléctrico impidiendo los aportes de otros sistemas de producción.

De este modo, la energía nuclear "impide que en determinados lugares se puedan poner parques eólicos", si bien Llebot ha descartado que éste sea un argumento para pedir el cierre de los reactores, aunque sí lo es para trabajar en las redes de distribución eléctrica de modo que den cabida a la expansión de las energías renovables.

PROBLEMAS NO RESUELTOS

Llebot, uno de los fichajes independientes del Ejecutivo de Artur Mas, procedente del mundo universitario y experto en cambio climático, ha señalado que la energía nuclear tiene a día de hoy dos problemas no resueltos: la necesidad de una gran inversión para construir una planta que tiene un tiempo de ejecución muy alto, y el hecho de que los residuos radiactivos que genera son potencialmente peligrosos durante miles de años.

Según el secretario, aunque la Generalitat aceptara la posibilidad de poner en marcha otra central nuclear "no hay una cola de empresas" interesadas en construir nuevos reactores, por la fuerte inversión de recursos que requiere.

La situación varía si se ofrecen ayudas públicas, ya que una vez en funcionamiento el precio del kilovatio que producen es muy barato, pero "las ayudas públicas tienen que ir hacia energías renovables", ha subrayado.

En cualquier caso, Llebot ha descartado el cierre de las tres centrales que operan en Cataluña hasta que no finalicen su periodo de vida útil y mientras se certifique que las instalaciones son seguras -sin entrar a valorar si este periodo es de 40 o 60 años-.

 Un informe del tripartito cuantificó en cerca de 20.000 millones de euros el coste que tendría el cierre de Ascó I, Ascó II y Vandellòs II, calculado en base a las inversiones que serían necesarias en renovables y centrales de cogeneración para sustituir la potencia nuclear instalada.

El Govern se opone a la construcción de más centrales nucleares en Cataluña
Comentarios