#TEMP
miércoles. 17.08.2022
Las elecciones en Honduras se dan en un contexto de fuerte crisis social, económica y política, donde las heridas del golpe de Estado aún siguen abiertas

El 28 de noviembre el electorado hondureño elegirá un nuevo presidente de la República, 128 diputados del Congreso Nacional, diputaciones ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen) y alcaldes municipales. En total, alrededor de 3.000 cargos públicos. Se presentan a los comicios 14 partidos.

En Honduras no hay segunda vuelta electoral a nivel presidencial. Gana quien obtiene la mayor cantidad de votos en las elecciones generales.

Las fuerzas políticas de izquierda se encuentran concentradas en una nueva posibilidad de sacar del poder al Partido Nacional (PN) que ha ejercido desde el Golpe de Estado contra Manuel Zelaya el 28 de junio del 2009. El golpe, orquestado por el PN, sectores del Partido Liberal (PL) ‒que traicionó a Zelaya‒ y el Ejército habría garantizado su continuidad en las elecciones de 2017 ‒fuertemente cuestionadas por la comunidad internacional‒ que devinieron en violentas protestas. Al día de hoy, las demandas de los sectores progresistas siguen siendo elecciones limpias, la salida de Juan Orlando Hernández (JOH) y el fin de un régimen calificado como dictadura.

I. Principales candidaturas:

Alianza por Honduras: conformada por los partidos Libertad y Refundación (LIBRE) y Partido Salvador de Honduras. LIBRE es un partido creado tras el golpe cívico y militar y se ha consolidado como la primera fuerza política en confrontación al régimen del PN. La fórmula presidencial lleva a Xiomara Castro ‒esposa de Manuel Zelaya‒ como candidata presidencial y como vicepresidente el popular Salvador Nasralla, por el Partido Salvador de Honduras. (Este último aspirante retiró su candidatura a mediados de octubre de 2021 para sellar una alianza electoral con Castro.)

Partido Nacional: su candidato para el 2021 es Nasry Asfura, empresario y alcalde de Tegucigalpa desde 2014. Está involucrado en los Papeles de Pandora y también ha sido señalado por el Ministerio Público por malversación de fondos. Asfura se impuso en las internas del partido oficialista con el 72 % de los votos.

Partido Liberal (PL):el empresario y político Yani Benjamín Rosenthal Hidalgo que fue ministro de la Presidencia (2006-2008) durante el Gobierno de Zelaya y diputado del Congreso Nacional (2010-2014). También es presidente del Concejo Central Ejecutivo del PL que se ha desmarcado del Gobierno actual de JOH en vista de sus vínculos con el narcotráfico y el crimen organizado (dictaminado por Tribunales de Justicia norteamericanos).

II: Encuestas:

La organización civil, Centro de Estudio para la Democracia (CESPAD) publicó un estudio el 27 de octubre, que da la victoria a LIBRE con un 38%, mientras que el PN apenas alcanzaría el 21 % (encuesta realizada vía telefónica, entre el 12 y 20 de octubre, 1.726 personas en los 18 departamentos).

Cid Gallup: el 38% de los hondureños se decantarían por el candidato Nasry Asfura del PN, 19 % por LIBRE y un 9 % por el PL (encuesta realizada entre el 1 y 7 septiembre, 1.288 personas. La encuesta no habría recogido el efecto de la alianza entre Nasralla y Castro).

Tresearch: informe en el cual Xiomara Castro llevaba la delantera con un 31,8% de las preferencias, seguido por Asfura con un 30,9 % y Salvador Nasralla en tercera posición con 15,9 % (realizada entre el 8 y 9 de septiembre, 1.000 casos).

III. Contexto electoral:

El Congreso Nacional Electoral (CNE), máxima autoridad en materia de sufragio, está dirigido por Kelvin Fabricio Aguirre del Partido Nacional, quien asumió el cargo dos meses antes de las elecciones.

Los comicios se celebrarán sin una Ley Procesal Electoral que dote de marco jurídico consensuado y aprobado por el Congreso Nacional al TJE, ente encargado de recibir, gestionar y dirimir las impugnaciones imputadas a las resoluciones del CNE.

Las misiones internacionales de la Unión Europea (UE) y la Organización de Estados Americanos (OEA) ya llegaron a Honduras. Sin embargo, estas observaciones son recibidas con cierto recelo ya que en 2017 avalaron las denuncias de fraude electoral que realizó la izquierda. El presunto fraude fue posible tras un “apagón” de varias horas que revirtió los resultados en favor de JOH y relegó al segundo lugar a Salvador Nasralla, quien horas antes encabezaba las preferencias del electorado en los resultados preliminares.

Luego de 12 años, el Sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) volverá a usarse y también se incluirá la lectura de huella digital, permitiendo conocer los resultados tres horas después del envío de resultados.

El 23 de noviembre, el Partido Nacional‒oficialismo‒ emitió un comunicado en el que anticipa la posibilidad de fraude, lo que podría anticipar un desconocimiento del resultado.

A esta situación de fuerte deslegitimación se suma el hecho de que el proceso de renovación del Documento Nacional de Identidad (DNI), único medio reconocido para ejercer el voto, no ha culminado: de un padrón de 5,18 millones de personas sólo se han entregado 4,82 millones. Las personas en el extranjero tampoco podrán votar a falta de dicha credencial.

IV. Contexto Social:

Finalmente, en lo que respecta al contexto social, según el Observatorio Nacional de Violencia de Honduras, en los últimos 10 meses han sido asesinadas 68 personas de la clase política, 19 durante los meses de septiembre y noviembre de 2021. En lo que va del año se han registrado más de 240 ataques a defensores de los DDHH y periodistas. Entre las personas asesinadas resalta está la exdiputada del Partido Liberal, Carolina Echeverría, en julio de 2021.

A la fecha, Honduras cuenta con un total acumulado de 589 contagios de COVID-19 y más de 10.398 muertes según el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).El país tiene una de las tasas de cobertura de la vacuna contra el COVID-19 más bajas de América Latina; apenas el 39 % de sus 9,5 millones de habitantes tienen el esquema completo, según cifras oficiales.

A fines de marzo, un juez federal estadounidense sentenció a cadena perpetua a Juan Antonio “Tony” Hernández, hermano del presidente de Honduras, por sus vínculos con el narcotráfico y posesión de armas.

El Congreso, dominado por el oficialismo, aprobó una serie de medidas que dificultan la investigación de delitos de cuello blanco. Tampoco renovó las funciones de la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad (MACCIH) ‒secundada por la OEA‒, que tenía en la mira al mandatario, su círculo cercano y decenas de funcionarios públicos.

En el último lustro, la economía de Honduras ralentizó su crecimiento. En 2020, el Producto Interno Bruto (PIB) cayó un 9% por los efectos de la pandemia y de dos huracanes que golpearon la zona.

Las proyecciones del Banco Mundial sugieren que la proporción de personas que viven por debajo de la línea de pobreza (menos de 5,5 dólares al día)habría aumentado al 55 % en 2020, esto es, más de 700.000 nuevos pobres.

De 2019 a 2020, la tasa de desempleo casi se duplicó al legar al 10,9% y la de subempleo pasó del 60,6 % al 70,7 %. En septiembre de 2021, unos 3,3 millones de hondureños ‒un tercio del país‒ enfrentaban inseguridad alimentaria aguda.

Quien triunfe el domingo recibirá un país con más de 15.000 millones de dólares en deuda pública, que representa un 57% del PIB. De ese total, unos 8.172 millones de dólares corresponden a deuda externa.

En el año fiscal 2021, que terminó en septiembre, los hondureños representaron casi la mitad de los 701.049 centroamericanos detenidos en la frontera suroeste de Estados Unidos, según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de ese país (CBP, por sus siglas en inglés).

El dinero que envían los migrantes hondureños ‒que residen mayormente en Estados Unidos‒representa el 22 % del PIB del país centroamericano.

Según la Universidad Nacional de Honduras (UNAH) tras la pandemia, así como los huracanes Eta e Iota, el empleo informal se encuentra entre el 60% y 70 %, la pobreza alcanza el 70 % y la previsión para 2021 es que llegará al 75 % y el 45 % de pobreza extrema.

Nery Chaves García

Licenciada en Relaciones Internacionales con énfasis en Política Exterior y Diplomacia por la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA). (Costa Rica)

Trabajó con organismos internacionales como OIM, OIT y ACNUR. Formó parte del programa de investigación Mi gracias, Cambio Social e Identidades del Instituto de Estudios Sociales en Población (IDESPO) de la Universidad Nacional de Costa Rica.  Además realizó una pasantía, con su tesis de licenciatura, en el Instituto de Investigaciones…

María José Carpio Ulloa

Licenciada en Geografía por la Universidad de Costa Rica con especial interés en temas de geografía política, gestión del riesgo y género. Ha laborado como consultora en geografía política para la Fundación Friedrich Ebert. Actualmente, es investigadora para el proyecto «Knowledge in Action for Urban Equality (KNOW)»- FLACSO/ University College…

Alberto Torres Faber

Alberto Torres Faber, politólogo por la Universidad de Granada y MBA en Gestión Internacional por la Escuela de Negocios de ICEX-CECO. Experiencia en Alemania, Francia, República Dominicana, Argelia y Chile. Especializado en análisis social, político y económico de África del Norte y América Latina.

Fuente: Celag.org

Honduras: informe preelectoral