viernes. 24.05.2024

Muchos y muchas estudiosas del mundo, capaces de analizar de forma independiente, nos están ayudando con maestría a poder ver la situación internacional y como esta afecta y va a afectar a la vida cotidiana de las clases populares europeas. 

En el estado español tenemos la mala suerte de que nuestros dirigentes cooptados por el globalismo o el trumpismo, los segmentos ideológicos de pensamiento del sistema oligárquico anglosajón, estén de lleno imbuidos en la guerra mundial hibrida que ya ha comenzado. Somos parte en esta guerra del lado del bando anglosajón que por su crisis y decadencia no tiene más remedio que impulsar la guerra mundial (hibrida por ahora excepto en Ucrania más otras derivadas en Palestina o África) al objeto de no perder su hegemonía mundial y su dominio de los mercados mundiales que ya China e India les disputan de tú a tú con gran éxito siendo ambas potencias superiores en crecimiento económico y al menos iguales en el tecnológico.

Somos parte en esta guerra del lado del bando anglosajón que por su crisis y decadencia no tiene más remedio que impulsar la guerra mundial

Recomiendo, humildemente a los asesores de Moncloa, Ferraz o Génova que lean a Guiovanni Arrighi recientemente fallecido y se enteren de por dónde y hacía donde vamos y en que ciclo estamos, aunque sigan luego las órdenes de su jefe americano de turno, enviándonos de paso a la pobreza, el hambre o la guerra a mayor gloria de una potencia extranjera. Lo que digo a muchos y muchas les puede provocar risa, pero las o los inteligentes en Moncloa, Ferraz O Génova saben que tengo razón y la libertad para exponerlo de la que carecen. Igualmente ocurre con los medios de comunicación que transmiten información sesgada en el mejor de los casos. De todas formas la verdad es muy tozuda y siempre sale. Mientras tanto se ocultan los reveses de la economía en la zona OTAN o sus derrotas estratégicas mundiales. Pero esto supone subidas de alimentos y encaramiento de nuestras vidas, haciéndolas cada vez más indignas y carentes de democracia.

Siempre hablamos del fracaso de las sanciones a Rusia convertida ya de lleno en potencia euroasiatica gracias a la guerra que la UE le ha declarado en Ucrania y el fracaso de sus sanciones entre otras cuestiones a los BRICS y aliados o de China, pero poco se dice de la India. Todo esto además con la superioridad racista blanca que nos hace observar a culturas muy sabias y antiguas con superioridad racista y colonial.

La actual guerra mundial hibrida tiene además como principales contendientes a estados-nación. Tres poderosos estados-nación compiten entre sí, China, India y los EEUU más Rusia, que si bien no posee la potencia industrial China, es la gran reserva de materias primas y energía de ambas superpotencias asiáticas y junto con los BRICS poseen las mayores reservas de petróleo del mundo entre otros minerales esenciales. No podemos olvidar que si los EEUU cuentan con aliados fieles en lo que es la OTAN más Australia y Japón, los asiáticos cuentan con aliados no menores en África, Asia o América Latina como Irán o Venezuela más el aliado que nadie esperaba, Arabia Saudita, entre otros muchos. Cierto que todo esto con flecos, avances y retrocesos.

Tres poderosos estados-nación compiten entre sí, China, India y los EEUU más Rusia que es la gran reserva de materias primas y energía

En el fondo es la liberación de los pueblos colonizados y oprimidos por Europa durante los últimos cuatro siglos. Todos ellos sufrieron o bien guerras, humillaciones y ocupaciones como China o bien una dura y cruel colonización como la India. España, Holanda, Gran Bretaña, Francia colonizaron, esclavizaron y sufrieron a su vez guerras de liberación colonial. España no se marchó pacíficamente de su imperio americano por ejemplo.

La India sufrió una colonización supremacista, saqueadora, criminal por parte de los británicos con represión, matanzas y utilización masiva de soldados indús en ambas guerras mundiales. La independencia India tiene en el anarcosocialista Gandi su gran líder y el estado indio es construcción del socialista Nerhu, el gran Pandit Nerhu, su hija Indira Gandhi nacionaliza la banca. Es pues la India con sus múltiples problemas heredados de una parte de su tradición de castas y antiguos poderes más la colonia y estar plagada de grandes desigualdades, es un estado-nación fuerte que regula la economía y planifica pues su Constitución la declara socialista. La India en la que hoy no gobierna el partido del Congreso, sino el derechista Janata controla la economía y aun siendo un estado capitalista su industria produce aquello que el estado necesita o planifica es la democracia formal de carácter liberal más grande del mundo. Pero tanto el partido Congreso, socialdemócrata como el nacionalista Janata son herederos de la lucha anticolonial con visos de antiimperialista. A eso hay que sumarle la vieja amistad ruso-indú que viene ya de tiempos de la colonia y se acrecienta con Nerhu y la URSS formando parte la India del grupo de los no alineados en tiempos de la guerra fría. Nada es nuevo, ni casualidad. Al mismo tiempo China e India tienen un gran pragmatismo en sus relaciones internacionales que en el caso de la Unión India es más nítido.

Cuando vayamos a la gasolinera, el mercado o el “súper”, no olvidemos que todo sube por nefastas decisiones en política exterior agresiva y belicista

Así pues el mundo tras un largo dominio anglosajón pues se encadenan el ciclo británico y de los EEUU ahora vive el inicio de un nuevo ciclo del sistema-mundo. Europa, no es nada por voluntad de sus propios dirigentes políticos y económicos sino es unida al destino norteamericano y vive grandes oleadas de inmigración africana y asiática, sobre todo africana fruto de su negativa política colonial y neocolonial. Si a África se le impide por la fuerza ser dueña de sus riquezas y materias primas solo tiene dos soluciones y las está aplicando ambas, o bien aliarse con los BRICS y en especial China y Rusia o coger un cayuco, una patera y venir a la “rica” Europa a poder comer y vivir, pues gracias a los europeos y sus elites corrompidas por los europeos y los EEUU no puede hacerlo en su tierra.

Nosotras y nosotros cuando vayamos a la gasolinera, el mercado o el “súper”, no olvidemos que todo sube por nefastas decisiones en política exterior agresiva y belicista de nuestros dirigentes incapaces de buscar un mundo en paz y con reparto de la riqueza, por culpa de nuestras élites también corruptas y vendidas. Por todo esto, la lucha por la paz se hace imprescindible. No a la guerra, queremos poder comer.

Estamos en guerra y hemos apostado por el bando perdedor