martes. 23.04.2024
George Soros y Alexander Soros
George Soros y Alexander Soros

Las izquierdas europeas y españolas, se columpian entre la desaparición o la sumisión a la lucha por defender el imperialismo de los EEUU y su dominio del mundo. No son capaces de adoptar una política propia e independiente pues su dependencia de las corrientes globalistas anglosajonas, los bancos y su trabajo en favor de las grandes multinacionales se lo impide y por tano las tímidas reformas que proponen e incluso ejecutan sufren antes de ponerse en práctica numerosas mutilaciones. Juegan con el apoyo del sistema que necesita unas izquierdas que no mermen sus intereses y sobre todo no movilicen a las clases trabajadoras en cuya alienación y desmovilización colaboran.

 Ya no hay clase trabajadora con conciencia, teorizan, menos clase obrera. Solo ciudadanos que deben votar al mal menor dado que una pinza entre socioliberalismos, populismos, ecologismos y nuevas izquierdas junto con globalistas destruyen cualquier iniciativa de clase coherente, aunque sea tranquila y véase sino la liquidación y eliminación de Corbyn en el laborismo británico, la destrucción incluso del Partido Socialista Francés. A cabio pues de eliminar socialistas molestos las nuevas izquierdas sean verdes, rosas o moradas reciben en silencio la noticia de que el hijo menor de Soros hereda su imperio y va a invertir millones en apoyar el “progresismo”, es decir el progresismo globalista y esperan que les toque la lotería del heredero.

El sistema necesita unas izquierdas que no mermen sus intereses y sobre todo no movilicen a las clases trabajadoras en cuya alienación y desmovilización colaboran

Dicho esto ahora viene lo difícil y es articular políticamente a una clase trabajadora a la que nadie representa pues todas y todos los progresistas se niegan a ello. Todas y todos abjuran de una política de clase y se dedican a profundizar tan solo en políticas parciales que afectan a colectivos muy determinados y concretos, a segmentos sociales conscientemente segmentados pero que a las clases populares en su conjunto ni les afectan estas leyes ni les importan un pimiento pues no les ayudan a llegar a fin de mes ni a pagar el alquiler y comer a la vez. Hablan en nombre del feminismo al mismo tiempo que lo destruyen y aparcan para siglos venideros la reivindicación republicana, imprescindible en el reino de España para acabar con la corrupción, el centralismo y conseguir la democracia.

Pero aquí aparece el verdadero problema y es quien le pone el cascabel al gato. Como organizar y organizarse desde la pluralidad de experiencias anteriores. Organizar a la clase y hacer políticas de clase desde la coherencia y la realidad es otra asignatura pendiente de todas las izquierdas herederas delmovimiento obrero incluida la extrema izquierda. En el caso de las extremas izquierdas por incapaces, sectarias y cainitas. Lo conocido como extrema izquierda desde pequeños grupos trostkistas, maoístas, stalinistas o neoanarquistas, han sido hasta ahora incapaces de llegar a las capas obreras y populares y son la historia de un fracaso. No lo digo por animadversión ni por hacer una crítica destructiva, lo afirmo por la experiencia a lo largo de siglo veinte y lo que llevamos de veintiuno. Esa vía no sirve, no funciona. A pesar de la gran generosidad, honradez y capacidad de sacrificio que reina en estos grupos y partidos, incluso su gran coherencia personal, la cosa no funciona.

Solo en Europa la CNT logró desde el anarcosindicalismo aglutinar una gran organización de clase. Pero circulan demasiadas leyendas y mentiras sobre la CNT pues desde sus ideas libertarias, sin embargo tuvo un gran sentido de la organización, fue innovadora en crear estructuras sindicales modernas e influyó decisivamente en política, más de lo que se dice y reconoce. Figuras como Salvador Seguí “el noi del sucre”, Angel PestañaDomingo TorresGarcía Oliver o Joan Peiro contribuyeron a ello. De hecho conquistaron ellos solos la jornada de ocho horas en España. Pero todo se autodestruyó con la transición. 

Solo en Europa la CNT logró desde el anarcosindicalismo aglutinar una gran organización de clase

Los socialismos europeos si fueron capaces de organizar y obtener importantes logros. Los socialismos tuvieron también sus problemas, sus incoherencias y traiciones incluso, como en lo que a políticas de guerra se refiere y sus incoherencias graves en el terreno del internacionalismo ante la guerra de los imperios entre 1914 y 1918. Sin embargo las aportaciones del socialismo y de los socialismos más correctamente expresado pues siempre tuvieron diversas corrientes y funcionamiento democrático interno, con diversos liderazgos. Largo Caballero y Negrin representaron posiciones muy diversas desde un mismo partido, pero nunca dudaron de la centralidad política de la clase obrera ni de las políticas obreras, en el PSOE hasta la llegada de Felipe González y Alfonso Guerra, liquidando a LLopis y los restos del caballerismo e imbricando a este partido en el pacto monárquico y en favor de la OTAN.

Pues bien partiendo de la experiencia y de los aciertos y errores hemos de construir el nuevo partido del Trabajo y para el trabajo releyendo los clásicos del marxismo socialista pero a su vez analizando la clase obrera de hoy. Es decir las circunstancias que en Europa vive la clase obrera, pues en este artículo me refiero a España y Europa. La clase obrera española y europea son ya multirraciales y sus sectores más débiles y explotados proceden de otros continentes. Esto puede ayudar. Pero la extrema derecha que avanza firmemente entre la abandonada por los progresistas y despreciada por ellos clase obrera originaria. Luego hay algo que hacer. 

Hay que ver también la proletarización de los vástagos de la clase media convertidas y convertidos en nuevos jornaleros y jornaleras con titulación universitaria. Camareras precarias con grado en filosofía o repartidores en bicicleta con título de derecho. Ingenieros informáticos a 800 euros al mes o doctoras y doctores en medicina ganando 1.500 euros en precario y haciendo más guardias que sus abuelos cuando hicieron la mili en Melilla. Jóvenes de los barrios obreros sin expectativas ni futuro o la juventud rural expulsada de su territorio u obligada a cultivar marihuana para sobrevivir. 

Hemos de construir el nuevo partido del Trabajo y para el trabajo releyendo los clásicos del marxismo socialista

Horarios endiablados, horas extras no cobradas y alimentándose como las tortugas ninja a base de infectas pizzas industriales. Personas que ni leen la prensa, ni en muchas ocasiones leen un libro, ni mucho menos las soflamas incendiarias que escribimos militantes muy veteranos, que les resbalan. Su realidad es diferente y se la hacen ver de forma diferente, pero su realidad es la de ser puros y duros proletarios aunque vayan pegadas a un móvil y vestidos con camisetas de equipos de futbol. Son lo más explotado de la clase obrera. Insisto, solo enuncio.

Es curioso que en el mundo anglosajón han sido personajes como Jeremy Corbyn y Sanders los que sí que han logrado conectar con ellos y con la clase obrera tradicional. Setentones que han expresado cuáles son sus necesidades y desde el socialismo democrático han sabido conectar con amplios movimientos sociales, que no debemos confundir con ONGs sabiendo interpretar sus necesidades. Y Corbyn no está en la extrema izquierda, sino en el laborismo consecuente y el pacifismo y ecologismo socialistas. Hay temas en los que hemos de profundizar y solo enuncio, repito y como la OTAN y la Unión Europea que son asuntos fundamentales. Seguimos en un próximo artículo.

Soros hijo hereda la internacional globalista. La izquierda perpleja