sábado 11.07.2020
EUROPA

Fondo para la recuperación. ¿Para que sirve? Italia fuera de la esquina

Carmelo Cedrone |Responsable del laboratorio Europa/Eurispes |Ex responsable europeo de la UIL de Italia y ex miembro del CESE de la Unión Europea

Carmelo Cedrone
Carmelo Cedrone

Todos se preguntan qué estaba en juego en la cumbre europea del 23 de abril. La respuesta es simple. Se discutieron dos cuestiones: la creación de un fondo de recuperación y una deuda europea, a través de la emisión de Covid-Bond, es decir, la posibilidad de emitir bonos europeos, dado que tenemos una moneda única y un banco central,  aunque esté cojo. ¿Qué pasó realmente? ¿Qué ha sido aprobado? Los periódicos se han entregado y se entregan a las respuestas, los supuestos, las evaluaciones. La política, como siempre, se dividió entre los "positivistas" y los "negacionistas", no solo en Italia.

Dos cosas están claras en este momento. Hubo un Sí al establecimiento de un Fondo de Recuperación y un No a los eurobonos (es decir, a los bonos  respaldados por una deuda conjunta europea). Esto es un  Sí a la postergación de cualquier decisión concreta. Todo como lo habíamos esperado. Dado que el alcance de la crisis económica y cómo afectará a los distintos países aún no está claro, la Unión (preferiblemente Alemania) ha preferido no decidir nada y posponer cada decisión, como lo ha estado haciendo desde 2008 en los temas más importantes. Por lo tanto, las propuestas que preparará la Comisión, las que aprobará el Consejo dependerán de la magnitud de la crisis que afectará a Alemania y de la capacidad del frente opuesto para mantener su posición de compartir la deuda del Coronavirus.

Si la crisis es severa, quizás Merkel logrará hacer digerir a su país alguna forma de "mutualización" a través del MFP, el marco financiero plurianual de la UE, para proteger mejor su sistema económico, social y en particular bancario, sobrecargado de la deuda

No tiene mucho sentido entrar en las diversas hipótesis que la Comisión podría utilizar ni distraerse con  los tecnicismos y las herramientas institucionales que podrían utilizarse. Más bien, primero necesitamos saber qué medidas no son necesarias, porque son inútiles o perjudiciales: no a otras deudas contraídas en Bruselas en nombre de los Estados; no a otras condicionalidades; no a la distribución de ayuda en partes iguales; no a pequeñas ayudas o limosnas; No a las tácticas de aplazamiento continuo, esperando que otras personas mueran y otros negocios cierren. En cambio, veamos qué se necesita en una ocasión como esta, qué debe hacer el Fondo de Recuperación, por las razones que hemos explicado varias veces:

1) Emitir bonos comunes para la zona euro, para una mutualización de la deuda entre países que comparten sus propósitos; 2) excluir financiación o garantías de países; 3) tener una alta capacidad de intervención, al menos 2.000 millones de euros; 4) proporcionar subvenciones o transferencias no reembolsables, no deudas para los países; 5) distribuir la ayuda en función del daño recibido por cada país, debido al Coronavirus.

El verdadero problema es proporcionar liquidez en ciertos momentos y en la cantidad suficiente para cubrir las inversiones para la recuperación con los costos sociales relativos, reabsorber o convertir la deuda nacional - incurrida por el Coronavirus - en deuda europea. Hasta la fecha, existe el riesgo, de hecho la certeza, de tener que agregar la deuda directa de los países con la que proviene de la Unión, aunque con una tasa de interés más baja. Llevaría a un ahorro de solo mil millones. El BCE también puede desempeñar un papel aún más importante, como pagador de último recurso, en caso de que sea necesario bloquear la especulación sobre la deuda de los países en mayor riesgo.

Por lo que está sucediendo en la Comunidad, tenemos la impresión de que todo continúa como en el pasado; que no hay condiciones para avanzar juntos hacia un acuerdo conjunto. Un acuerdo que haga prevalecer la política contable, una verdadera solidaridad sobre el egoísmo de los más fuertes contra los más débiles, en contraste con las disposiciones del Tratado. Sin embargo, no hay tiempo para quejarse; es bueno tener claros los términos del problema, un viejo problema, que ahora debemos enfrentar. Continuar ignorándolo, pretender que no existe, solo servirá para causar otros daños, en particular a la idea de una Europa que pensábamos deberíamos realizar desde hace 70 años.

Cada uno que asuma su responsabilidad. La Unión, la unión política debe proceder avanzando con los que están por ello. No siempre se puede vivir bajo el chantaje del miedo, el miedo a lo peor. Tampoco podemos pensar en "permanecer dentro" de la Unión solo por los beneficios que se pueden obtener de ella y no para proteger a las personas, las únicas atacadas en esta ocasión. Algunos países siempre han defendido sus intereses muy bien, mejor que otros. No solo con la construcción de la Eurozona. Basta con volver sobre los acontecimientos de la crisis anterior para convencerse de ello. Hechos  que no deben ser olvidados. Hay que tener mucho cuidado en esta etapa y no  conformarse con las promesas, como parece haber sucedido en la última cumbre, con el riesgo de que el país, junto con la Unión, pague un precio adicional, incluso más amargo que los anteriores.

Italia se ha distraído demasiadas veces, sin evaluar cuidadosamente todas las consecuencias de las decisiones tomadas en Bruselas. No podemos permitirnos el mismo error incluso ahora, por miedo a rompernos, presentándonos con un sombrero en la mano, como el pobre hermano, a pesar de estar entre los países más ricos del mundo. Se tiene  que salir de esta esquina. El verdadero problema no es encontrar más fondos, ya sean italianos o europeos, porque hay riqueza en Italia, sino tener la capacidad de gastarla. La capacidad de llevarlos rápidamente a su destino. El espectáculo que ofrecemos estos días no siempre es el mejor. Pero tenemos los recursos y la capacidad de salir de él, si la política no plantea obstáculos, de hecho si libera al país de las trampas que lo mantienen prisionero.

Carmelo Cedrone | Ex responsable europeo de la UIL de Italia y ex miembro del CESE de la UE.

Traducción | Juan Moreno

Fondo para la recuperación. ¿Para que sirve? Italia fuera de la esquina