<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
miércoles. 08.02.2023
SE ABSTUVO EN LA VOTACIÓN DEL INFORME

Uno de los expertos en pensiones cree que se ha iniciado "la casa por el tejado"

El miembro del comité de expertos creado por el Gobierno para informar el factor de sostenibilidad de las pensiones que se abstuvo en la votación y emitió un voto particular, José Luis Tortuero Plaza, cree que se ha iniciado "la casa por el tejado" al tratar de definir un índice para un sistema "que no ha sido perfeccionado previamente".

El miembro del comité de expertos creado por el Gobierno para informar el factor de sostenibilidad de las pensiones que se abstuvo en la votación y emitió un voto particular, José Luis Tortuero Plaza, cree que se ha iniciado "la casa por el tejado" al tratar de definir un índice para un sistema "que no ha sido perfeccionado previamente".

En su comparecencia ante la Comisión de Seguimiento del Pacto de Toledo del Congreso, Tortuero Plaza ha afirmado que en varias ocasiones durante el trabajo del comité se sintió tentado a abandonarlo, y ha defendido que "hubiera sido deseable" que no se limitara el mandato al factor de sostenibilidad sino a la reforma de todo el sistema y también a mejoras en el mercado laboral.

El miembro del comité de expertos creado por el Gobierno para informar el factor de sostenibilidad de las pensiones que se abstuvo en la votación y emitió un voto particular, José Luis Tortuero Plaza, cree que se ha iniciado "la casa por el tejado" al tratar de definir un índice para un sistema "que no ha sido perfeccionado previamente". 

"El factor de sostenibilidad actuará como las guindas que perfeccionan el pastel, pero nuestro pastel no ha sido perfeccionado previamente", ha dicho, añadiendo que estas revisiones del sistema tampoco deberían llevarse a cabo, a su juicio, en un contexto de crisis tan acusado.

 Porque, si bien el problema de la sostenibilidad de las pensiones "no es nuevo", a su juicio el foco se está centrando excesivamente sobre factores relevantes como los demográficos, a los que el sistema "sabrá y podrá adaptarse" porque "ha demostrado una capacidad de adaptación sin parangón con el resto de sistemas europeos".

NO ES EL MOMENTO.

Sin embargo, la atención que se está prestando a estos retos está haciendo olvidar otros asuntos, comenzando por la propia aplicación de la última reforma de la Seguridad Social (Ley 27/2011), que ya "provocará una disminución de las pensiones futuras".

"Éste no es el marco más adecuado para afrontar reformas superpuestas como es la reducción de las pensiones sobre pensiones ya reducidas", ha argumentado, recordando que las medidas de protección social son "un factor de primer orden para atemperar los gravísimos efectos de la crisis" ya que "no dan cobertura sólo a sus titulares sino a muchos núcleos familiares".

Además, ha avisado de que este factor constituye un elemento procíclico que "contribuirá a dificultar la salida de la crisis y la creación de empleo" con base en unas previsiones de las que se está haciendo "dogma de fe" de forma "poco razonable".

"El comité ha tenido que iniciar la casa por el tejado. Tenemos margen suficiente hasta que el 'baby boom' llegue (a la edad de jubilación y aumente la presión sobre el sistema) y contamos con el fondo de reserva para equilibrar a corto plazo los efectos negativos del ciclo", ha recomendado.

Y en estos años de margen con los que aún cuenta el país se debería conseguir "un gran acuerdo político y social sobre el porcentaje de riqueza que se dedicará a la protección social y la procedencia de esos ingresos" pero también "reordenar y modernizar el sistema, construyendo un marco adecuado para aplicar el factor de sostenibilidad".

ADELANTAR LA JUBILACIÓN A LOS 67 AÑOS.

En este contexto, cree que "lo más razonable y prudente" sería adelantar la entrada en vigor de la jubilación a los 67 años prevista en la Ley 27/2011 porque permitiría un ahorro adicional y una mayor aportación al fondo de reserva. Además, esto evitaría que una misma generación soporte "todos los efectos" de esa reforma y de los dos componentes del factor de sostenibilidad.

¿Es realista afirmar que nos jubilaremos a los 67? No.

"Sin perjuicio del cálculo de las pensiones, el centro neurálgico es la elevación de la edad de jubilación. Pero, ¿es realista afirmar que nos jubilaremos a los 67? No, es sobradamente conocido que la inmensa mayoría de los trabajadores son expulsados del mercado a edades tempranas y que, salvo algunos privilegiados, tienen que acudir necesariamente a las jubilaciones anticipadas, cuando no quedar fuera del sistema", ha avisado.

Porque, según Tortuero, sólo reformando la Seguridad Social "no se conseguirá aproximar la edad de jubilación y la de expulsión" del mercado, que incrementa de hecho en un par de años la diferencia entre la edad real y la legal de retiro, y "carga sobre el sistema de protección social todas las formas imaginables de reordenación empresarial".

"El sistema de protección se ha convertido en un instrumento más de gestión de recursos humanos a cargo de fondos públicos. Es imprescindible usar la edad como elemento de discriminación para que las extinciones de contratos sólo sean procedentes o nulas", ha señalado.

RECOMENDACIONES.

Finalmente, el experto ha dedicado unos minutos a enumerar algunas de las vías de reforma que, a su juicio, deberían estudiarse y que también recoge en su voto particular. La reforma fiscal, la lucha contra el fraude y la economía informal para que transite hacia la formalidad, aportando así más ingresos al Sistema; o actuar sobre el mercado laboral se cuentan entre esos cambios necesarios.

   Pero, además, cree que hace falta revisar aspectos propios de las pensiones como la separación de fuentes de financiación, la aproximación de los topes de cotización a los salarios reales, el aumento "ponderado" de las cotizaciones de los trabajadores, la reforma del sistema para los autónomos, la reordenación de las prejubilaciones, la unificación de los sistemas de cálculo de los riesgos profesionales o la homogeneización de los regímenes de empleados públicos y privados.

   "Hay muchas cosas que hacer y mucho tiempo para hacerlas; sólo falta voluntad política y social para llevarlas a buen fin", ha apostillado, defendiéndose de los reproches por entrar en unas recomendaciones que quedan fuera del mandato de la comisión de expertos con el argumento de que "es más sensato abrir otras expectativas para afrontar las dificultades del sistema desde otros planteamientos" que también afectan al sistema.

Uno de los expertos en pensiones cree que se ha iniciado "la casa por el tejado"
Comentarios