miércoles 1/12/21
CONTESTA CARLOS CRUZADO | PRESIDENTE GESTHA

¿Sabías que los tickets restaurante, las tarjetas de prepago o los seguros de vida también son dinero en efectivo?

El avance de sofisticadas técnicas de fraude ha obligado a ampliar la definición de dinero en efectivo con el objetivo de reducir los incumplimientos fiscales.

tickets

Cuando hablamos de dinero en efectivo nuestra mente siempre piensa en las monedas y billetes que llevamos en el bolsillo, dinero contante y sonante que podemos tocar. Sin embargo, el avance de sofisticadas técnicas de fraude ha obligado a ampliar la definición de dinero en efectivo con el objetivo de reducir los incumplimientos fiscales.

Hace unos meses Bruselas puso en marcha una consulta pública para modificar el reglamento relativo a los controles de entrada y salida de dinero en efectivo dentro de la Comunidad Europea, que data de 2005. En este contexto, los Técnicos de Hacienda y el resto de Sindicatos de Administraciones Tributarias y Financieras de la Unión Europea (UFE) consideramos necesario que se amplíe la definición de dinero físico para luchar mejor contra la financiación de actividades criminales y terroristas dentro de la UE, sobre todo tras el clima que han dejado en Europa los atentados de París de noviembre del año pasado.

De este modo, instrumentos como el oro, las opciones sobre acciones, los contratos de vida y pensiones de jubilación, las fichas de casino, las tarjetas de prepago o regalo e incluso los tickets restaurante deben ser incluidos en la nueva definición. En opinión de Gestha, el dinero en efectivo no debe entenderse estrictamente como un instrumento de pago, sino también como aquellos activos y valores que pueden convertirse de forma fácil y rápida en metálico. Esto hace que las transferencias de valores por correo o servicios de paquetería también entren en la nueva denominación.

Pero, evidentemente, esto no es suficiente para acabar con el fraude fiscal en el seno de la UE. Aprovechando la revisión de la normativa, tanto los Técnicos de Hacienda como UFE apostamos por fortalecer las sanciones conjuntas aplicadas por los estados miembros. Nuestra propuesta pasa por imponer una pena mínima para los incumplimientos en forma de multa equivalente a un porcentaje de al menos el 5% de la cantidad no declarada en caso de que dicha declaración se omita, y de al menos el 20% en caso de reincidencia.

Aunque desde la Unión Europea Europa se insiste en la necesidad de combatir el fraude fiscal y la evasión, hasta la fecha no se puede hablar más que de meras declaraciones de intención, más allá de modestos avances en lo que al intercambio de información entre los estados miembros se refiere, sin adentrarse en medidas concretas que harían aflorar muchos miles de millones de euros hoy por hoy sin declarar: un billón, con b, según cálculos de la propia Comisión Europea.

Contesta Carlos Cruzado

Presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)

¿Sabías que los tickets restaurante, las tarjetas de prepago o los seguros de vida...
Comentarios