LOS SINDICATOS ANUNCIAN NUEVAS MOVILIZACIONES

La reducción fiscal anunciada por Montoro afecta solo a un 10% de jubilados, la mayoría hombres con pensiones altas

CCOO denuncia que “las improvisaciones fiscales regresivas son una mala alternativa que desatiende a la inmensa mayoría de los pensionistas y que tienen con un impacto de género evidente".

Foto: CCOO
Foto: CCOO

CCOO denuncia que las improvisaciones fiscales regresivas tienen un impacto de género evidente

La reducción fiscal anunciada por Cristóbal Montoro al calor de las últimas movilizaciones de pensionistas en España solo beneficiaría a un 9,34% de los jubilados, 2 de cada 3 de ellos hombres y con las pensiones más elevadas.

Según datos analizados por CCOO, con la legislación actual, y aplicando el programa de retenciones de la AEAT no es hasta aproximadamente los 12.750 euros cuando empieza a aplicarse retención (14.300 si la situación familiar es de cónyuge a cargo).

Con más de 80 años hay 2.438.033 sobre 8.698.160 personas cobrando pensiones contributivas, es decir, un 28,03%.

La combinación de ambos factores, aplicando los porcentajes ahora de 2016 (últimos publicados con esta desagregación) indican que sólo 1/3 de las personas pensionistas de más de 80 años, tenían pensiones que superen los 12.700 € (44% hombres y 22% mujeres).

Además, indica el sindicato, esta figura fiscal ya existe. Hoy las personas que declaran a Hacienda reducen un mínimo personal de 5.550 €, que se eleva a 6.700 € cuando se cumplen 65 años y a 8.100 a partir de los 75. Esto supone que, con la misma renta, se reduce en 484,5 euros las obligaciones fiscales de una persona de más de 75 años respecto de otra de menos de 65.

Por todo ello, los sindicatos anuncian nuevas movilizaciones para “demandar el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones y que se garantice un sistema de pensiones suficiente y justo”. A juicio del sindicato, “estos objetivos se han roto por la reforma de pensiones de 2013 que creó un índice de revalorización de pensiones muy perjudicial ya hoy y en adelante, junto a un factor de sostenibilidad que lo será desde 2019”.

El sindicato llama a la movilización el próximo 17 de marzo y advierte de que “las improvisaciones fiscales regresivas son una mala alternativa que desatiende a la inmensa mayoría de los pensionistas, con un impacto de género evidente, y que pone de relieve la necesidad de dar una respuesta masiva del conjunto de la población”.