#TEMP
jueves. 18.08.2022
ENTREVISTA A JUAN LABORDA

"La única solución es una reducción del sistema bancario a nivel mundial"

El economista Juan Laborda explica las causas del derrumbe bursátil sufrido la última semana, por un giro inesperado en la política monetaria de EEUU que ha descolocado a los especuladores. A su entender, las balas se agotan en la lucha contra la crisis. 

El profesor de la Universidad Carlos III y economista, Juan Laborda, defiende que la Gran Recesión es una crisis de deuda. Y que, como tal, la solución a la crisis pasa por una quita.En la primera parte de esta entrevista que hoy publicamos, el economista esboza además porqué debería reducirse de tamaño el sistema financiero mundial. Y se detiene en las causas del último derrumbe bursátil, tras la decisión de la Fed. 

| nuevatribuna.es: Las Bolsas se han derrumbado esta semana tras anunciarse un cambio en la política monetaria norteamericana. ¿Por qué?

| Juan Laborda: Lo que sucede es que la política monetaria de la Fed –la Reserva Federal estadounidense- ha sido muy expansiva. Pero, cuando hay una crisis de deuda privada, como es ésta, se entra en la llamada ‘trampa de liquidez’. Esto quiere decir que por mucho que se amplíe la cantidad de dinero del sistema, la velocidad de circulación se hunde, porque no circula. Esto es lo que simplemente está pasado. Que Estados Unidos está en ‘trampa de liquidez’. ¿Para qué servía esa expansión monetaria en los mercados especulativos? Para montar estrategias de riesgo, tomar posiciones de riesgo en los mercados internacionales. Pero, cuando la Fed anuncia que no va a hacer una expansión cuantitativa y que solo va a cambiar la composición de su cartera, y posicionarse más en activos a largo plazo, eso simplemente provoca que la estrategia especulativa que se monta en los mercados financieros desde marzo de 2009, se empieza a deshacer. Se deshace el estar ‘corto’ de dólares, que había compensado porque era gratis la financiación: me endeudo en dólares y automáticamente inyecto esos dólares a nivel mundial en mercados de riesgo. Eso, esas posiciones, es las que han empezado a deshacer. Entonces caen las Bolsas, caen las materias primas, caen los bonos corporativos. Es lo que se llama un ‘carry trade’ que se empieza a desmontar.

¿Y qué impacto tendrá sobre la economía internacional?

Tiene un impacto económico muy importante. Que se une además a la desaceleración cíclica americana, que va a entrar en recesión. A la europea, que también vamos a la recesión. Y no digamos la española… Lo que demuestra es que esta expansión, la que se produce desde el segundo semestre de 2010, ha sido ficticia. Y de corta duración.

¿Se ha acabado entonces la política expansiva de la Fed?

El ‘carry trade’ se monta por dos decisiones de expandir el balance de la Fed, tomadas en marzo de 2009 y octubre de 2010. Ahora, cuando la Fed no puede más y viene a sugerir simplemente que la ‘fiesta se acabó’, la gente piensa que ha llegado el fin de la expansión cuantitativa. Por otro lado preocupa mucho la manera en que Fed lo ha implementado. Porque intentar reactivar el ciclo inmobiliario simplemente tratando de bajar el tipo de interés hipotecario a 30 años, es difícil. La señal que la Fed transmite es que está intentando cambiar un coste de financiación cuando, a mi juicio, los problemas son otros. Y eso afecta a mercados. Sin embargo, teniendo en cuenta el impacto que ha tenido, no descarto que la Fed intente hacer otra expansión cuantitativa.

Todo esto sucede además en un contexto muy complicado…

Desde luego hay cosas de las que tenemos que empezar a preocuparnos. No es solo España. Es Estados Unidos donde se anuncia el final de la expansión cuantitativa y una nueva recesión económica. El ‘carry trade’ se deshace y el dólar se aprecia frente a otras divisas, cuando antes se depreciaba. Hay incremento de la aversión al riesgo. Y los inversores se deshacen de los activos de riesgo. Hay además otros temas muy preocupantes. La deuda pública italiana, con una prima de riesgo superior ya a la española. El sistema bancario europeo, no solo el español. En ese sentido estamos viendo algo curioso. Antes, uno de los más castigados era el sistema bancario español. Pero había otros muy malitos. Por eso, rápidamente –en los últimos dos meses-, los ‘credit default swaps’ (seguros contra impago de créditos) sobre bancos franceses, como Societé General o BNP, se han situado por encima de los de las entidades españolas. Empeora todo. Porque todos tienen una valoración ficticia. Y, si esta situación se expande, lo mismo pasará con la banca alemana, que está también muy ‘pochita’.

Esto sucede además en un contexto en que estamos teniendo previsiones de desaceleración en Estados Unidos, en Europa y –no lo olvidemos- en los emergentes. A nivel global, el resumen de la situación actual es muy sencillo. Diagnosticaron mal el origen de la crisis. Implementaron políticas erróneas. Y ahora, cuando irrumpe una desaceleración global cíclica, no tienen, desde mi punto de vista, margen de maniobra.

¿Y cuál es la solución?

La única solución es una reducción del sistema bancario a nivel mundial. Y las quitas de la deuda. Si no, es imposible. Pero no creo que lo vayan a hacer. Empezarán con sus medidas de siempre. Tratarán de explicar lo inexplicable… pero no lo van a hacer. Lo fundamental es entender que el diagnóstico es erróneo. El origen de la crisis no es el que ellos dicen. Es otro y ellos lo saben. Y, si no lo saben, es que tenemos un problema. Las políticas económicas que se han implementado son absurdas. Nada más. Y esto se va a ‘poner en precio’ en los próximos meses. ¿Qué pueden ellos hacer? Poco, desde mi punto de vista. Salvo reducir el volumen del sistema financiero y aplicar una quita a la inmensa deuda, tanto pública como privada. Se ha perdido un tiempo precioso. Han gastado las municiones. Y ahora no hay margen para más. 

"La única solución es una reducción del sistema bancario a nivel mundial"
Comentarios