jueves. 22.02.2024

El presidente de Ibercaja, Amado Franco, considera que se ha cometido un "gran error" al no haber separado a las cajas "buenas" de las "malas" al abordar la reforma financiera, y opina que este "afán" de meterlas a todas en el mismo saco ha llevado a una "completa incongruencia".

"Sin la mala gestión de algunas cajas no habría pasado esto"

Franco ha asumido que la "culpa" de la situación en la que se encuentra el sistema financiero es del propio sistema, porque "sin la mala gestión de algunas cajas no habría pasado esto".

"No se ha sabido diferenciar las entidades sanas de las que no lo están", ha lamentado Franco, quien ha insistido en que el sistema financiero español, antes de la crisis, era "el mejor del mundo, de los más solventes", entre otras cosas porque fue pionero en la dotación de fondos anticíclicos".

Pero "como en todas las familias, siempre hay una oveja negra y el gran error fue no separarla del resto", y ahora "este espíritu corporativo mal entendido ha degradado la imagen de todo el colectivo".

Parte de esta responsabilidad es también, según Amado Franco, del Banco de España, que tiene un equipo de profesionales "extraordinario", pero "otra cosa" es la política que ha seguido. "No se han hecho las cosas demasiado bien", ha insistido.

Tampoco en el caso de Bankia, sobre el que es partidario de "no buscar culpables", aunque sí responsables, puesto que "siempre que se utiliza dinero público hay que poner luz y taquígrafos".

Lo fundamental, para el presidente de Ibercaja, es que la entidad "no tendría que haber nacido", es decir, que no tendría que haberse permitido la fusión, puesto que "en una cesta con manzanas agusanadas, éstas acaban pudriendo al resto".

También ha recelado de las auditorías encargadas por el Gobierno de España a dos empresas extranjeras para conocer el estado de las entidades españolas que, ha recordado Franco, ya han hecho las suyas, así como el propio Banco de España.

La decisión del Ministerio de Economía de encargar unas nuevas, en este sentido, denota una "desconfianza tremenda" en el sistema por parte del Gobierno.

Y eso que el sistema financiero español está "bastante, bastante mejor" de lo que dicen los mercados, incluso mejor que el francés o el alemán.

Ya en el ámbito de su propia entidad, en pleno proceso de fusión con Caja3 y Liberbank, Amado Franco ha explicado que éste nace porque así lo ha marcado la legislación reciente. "A bodas tocan y a bodas hemos ido", ha enfatizado, para después defender "fervientemente" el modelo de cajas.

Ha reconocido que "desgraciadamente" la fusión, en aras de la "eficiencia", supondrá "sacrificios" en cuanto al cierre de sucursales y disminución de la plantilla, pero éstos aún no se han cuantificado.

En todo caso, la nueva entidad nace con la voluntad de "sumar culturas" y de potenciar "la cultura de las cajas", con su compromiso con el territorio y con el cliente.

Finalmente, ha avanzado que la salida del túnel de la crisis se comenzará a ver a finales de 2013. Amado Franco "espera, desea y confía" en que así sea, con el objetivo de poder superar la peor lacra que ha dejado esta situación, el desempleo.

Se saldrá, ha concluido, a base de "trabajar duro" y si los que más tienen se sacrifican y aportan más para mantener el sistema de solidaridad de este país.

"Bankia no tenía que haber nacido"