jueves. 29.02.2024
Slowdive 1
Fotos de Sarahi García.

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Sarahi García | @Sarii15G

Analizamos los últimos conciertos que ofreció la banda británica Slowdive por España, tanto Barcelona como Madrid.

La primera cita se dio en Barcelona en la sala Razzmatazz donde ya habían tocado anteriormente en la edición del Primavera Sound en la Ciudad de 2022. Era la primera noche en la península presentando su reciente álbum Everything Is Alive (2023). La sala estaba abarrota, y como ya adelantamos en su momento, fuimos testigos de que un porcentaje alto de los asistentes eran veinteañeros situados sobre todo en las primeras filas pendientes de que salieran Rachel Goswell, Neil Halstead y cía sobre el escenario.

Las primeras melodías que sonaron en la sala provenían de los teloneros Pale Blue Eyes, originarios también de Reino Unido y que instrumentalmente sonaron fabulosos. Aunque tristemente nos quedamos con ganas de más porque no pudieron llegar a tiempo para abrir el concierto programado en Madrid al día siguiente por la huelga de agricultores en las autovías.

Slowdive 2
Fotos de Sarahi García.

Siendo puntuales, Slowdive apareció sobre el escenario para mostrarnos lo que mejor saben hacer, magia con sus guitarras acompañadas de la dupla de voces sincronizadas de Rachel y Neil. Como viene siendo habitual desde hace ya un tiempo, tocaron clásicos como Catch the Breeze, Alison, When the Sun Hits, algunas canciones de su disco homónimo como Slomo o Star Roving. No obstante, destacaron las nuevas canciones de su último LP, principal motivo de su visita. Si bien Kisses costó sacarla adelante porque Rachel no se acordaba de las notas, shanty y skin in the game sonaron notablemente. Además, nos regalaron una canción extra cuando un pequeño grupo de las primeras filas gritaron en varias ocasiones que tocaran Sleep. Neil que lo escuchó, invitó al resto de la banda a tocar la cover de Eternal, que sorprendentemente en los últimos años se ha convertido en unas de las favoritas por el público.

Al día siguiente en Madrid en La Riviera, con sold out también, no hubo esa suerte y es que, aunque gritaron que interpretaran Sleep, esa noche no entraba dentro de los planes de la banda. Recordemos que, a diferencia de Barcelona, la banda no tocaba en sala en la capital desde su última visita en 2018 en la conocida por entonces Joy Eslava.

Sin salirse del mismo setlist que el de Barcelona, ofrecieron otro espectáculo formidable sin ya los problemas que generó Kisses, vislumbrándose una sonrisa en la cantante. Es cierto que la sala La Riviera no ofrece la misma acústica que la Razzmatazz, por tener un sonido más enlatado y que estéticamente se queda corta, pero no fueron motivos para que ambos conciertos fueran muy disfrutables con un público muy entregado.

Slowdive 3

Slowdive se sintió a gusto sobre el escenario en las dos fechas que ofrecieron, mostrándonos por primera vez las escasas palabras que habían aprendido en español, como “Hola” y “Gracias”. Las guitarras con su efecto reverb sonaron mejor que nunca, la química de Rachel y Neil sigue sin perderse, incluso la batería en directo ha tomado un papel esencial en su sonido dream-pop/ shoegaze. Como única pega, nos gustaría que en un futuro cercano añadieran a su repertorio canciones que aún no han tocado en directo desde su reunión en 2014, como Spanish Air, Primal, Here She Comes…Quien sabe, habrá que esperar a la próximas paradas por nuestro país para descubrirlo.

Slowdive presenta su reciente álbum en España