domingo. 21.04.2024

En los seres humanos y en otros animales, las condiciones duras en la vida temprana pueden tener efectos profundos en la salud y la supervivencia de los adultos. En el primer estudio exhaustivo de los efectos de la adversidad acumulativa de la vida temprana en la supervivencia adulta, Brown y colaboradores informaron que las personas con seis o más experiencias adversas en la infancia (EAI) tenían una esperanza de vida promedio casi 20 años más corta que aquellas sin EAI.

Un estudio más reciente encontró que las personas que experimentaron más de tres fuentes de adversidad socioambiental antes de los 18 años enfrentaron una reducción de 9.5 años en la esperanza de vida adulta ajustada por calidad.

Si las experiencias adversas en los primeros años de vida predicen una reducción de la supervivencia adulta, los efectos de la adversidad de la vida temprana deben estar mediados por las condiciones que ocurren en la edad adulta. Identificar estas condiciones es un desafío. Se sabe que la adversidad de la vida temprana afecta muchos procesos conductuales y fisiológicos, desde los componentes del sistema inmunológico hasta la salud emocional, pero pocos estudios han cuantificado explícitamente los efectos de los candidatos propuestos para vincular la adversidad temprana y la supervivencia adulta.

En este nuevo estudio, los investigadores querían saber: ¿Cómo la adversidad temprana en la vida finalmente conduce a la muerte prematura, incluso años después?

Los entornos sociales para adultos son uno de esos candidatos. Muchos estudios han demostrado vínculos entre la adversidad de la vida temprana y la adversidad social en la edad adulta, incluido el bajo nivel socioeconómico de los adultos y los desafíos para formar relaciones sociales adultas sólidas y de apoyo. Al mismo tiempo, el bajo nivel socioeconómico y el aislamiento social están ampliamente relacionados con la mala salud física y emocional y la mortalidad por todas las causas. 

Por lo tanto, es posible que los efectos de la adversidad de la vida temprana en la supervivencia estén fuertemente mediados por el entorno social adulto. Por ejemplo, si la adversidad de la vida temprana influye negativamente en los entornos sociales de los adultos, tal vez al generar una mala salud emocional o física en la edad adulta, entonces estos efectos pueden, a su vez, explicar de forma parcial o en gran medida los efectos de la adversidad de la vida temprana en la supervivencia adulta.

Tal cadena de eventos apoyaría una versión de la hipótesis de la "selección de salud", en la que la mala salud que surge, en este ejemplo, de la adversidad de la vida temprana, contribuye tanto a entornos sociales adversos como a una mala supervivencia en la edad adulta.

Así pues, décadas de investigación muestran que experimentar cosas traumáticas cuando se era niño, como tener un padre alcohólico o crecer en un hogar tumultuoso, lo pone en riesgo de una peor salud y supervivencia más adelante en la vida. Pero la creciente evidencia sugiere que forjar relaciones sociales sólidas puede ayudar a mitigar estos efectos. Y no solo para las personas, sino también para nuestros primos, los primates.

Un nuevo estudio, publicado el 17 de mayo pasado en la revista Science Advances, de casi 200 babuinos en el sur de Kenia, encuentra que la adversidad temprana en la vida puede quitarles años de vida, pero los fuertes lazos sociales con otros babuinos en la edad adulta pueden ayudar a recuperarlos.  Babuinos que tenían infancias adversas fueron capaces de recuperar dos años de esperanza de vida formando fuertes amistades.

La investigación ha encontrado consistentemente que aquellos que pasan por más malas experiencias al crecer, tales como abuso, negligencia, un padre con disfunciones emocionales, tienen más probabilidades de tener una supervivencia más corta.

Los primates salvajes comparten más del 90% de nuestro ADN. Desde 1971, los investigadores han seguido babuinos individuales cerca del Parque Nacional de Amboseli en Kenia casi a diario, observando con qué animales socializaron y cómo les fue a lo largo de sus vidas como parte del Proyecto de Investigación de Babuinos de Amboseli.

En este nuevo estudio, los investigadores querían saber: ¿Cómo la adversidad temprana en la vida finalmente conduce a la muerte prematura, incluso años después?

Una hipótesis es que los sobrevivientes de trauma a menudo crecen para tener relaciones problemáticas como adultos, y la falta de apoyo social resultante, a su vez, es lo que acorta su vida. Pero los nuevos hallazgos pintan una imagen diferente de la vía causal involucrada en los babuinos, y ofrecen algo de esperanza.

En el estudio, los investigadores analizaron cómo las experiencias de la vida temprana y las conexiones sociales adultas afectaron la supervivencia a largo plazo en 199 babuinos hembra, que fueron monitoreados de cerca en Amboseli entre 1983 y 2019. Los babuinos no crecen en hogares rotos o disfuncionales per se, pero no son ajenos a las dificultades. Para cada hembra, el equipo contó su exposición a seis fuentes potenciales de adversidad temprana. Observaron si tenía una madre de bajo rango o socialmente aislada, o si su madre murió antes de alcanzar la madurez. También señalaron si nació en un año de sequía, nació en un grupo grande o tuvo un hermano cercano en edad, lo que podría significar una mayor competencia por los recursos o la atención materna.

Los resultados muestran que, para los babuinos que crecen en el paisaje semiárido e impredecible de Amboseli, las experiencias estresantes son comunes. De los babuinos en el estudio, el 75% sufrió al menos un factor estresante, y el 33% tuvo dos o más.

Los análisis también confirmaron hallazgos previos de que cuanto mayor es el recuento de dificultades de una mujer, más corta es su esperanza de vida. Pero esto no fue solo porque los babuinos que experimentaron más trastornos temprano en la vida estaban más aislados socialmente como adultos, lo cual eran, más bien, los investigadores pudieron demostrar que el 90% de la caída de la supervivencia se debió a los efectos directos de la adversidad temprana, y no a los lazos sociales debilitados que inevitablemente experimentan en la edad adulta.

Los efectos se suman. Cada dificultad adicional se tradujo en 1,4 años de vida perdidos, sin importar cuán fuertes o débiles sean sus vínculos con otros babuinos. Los babuinos que pasaron por cuatro malas experiencias al crecer murieron casi 5.6 años antes que aquellos que no enfrentaron ninguna, una gran caída dado que el babuino hembra promedio solo vive hasta los 18 años.

Pero esto no significa que los babuinos con un comienzo desafortunado en la vida estén condenados a una vida interrumpida; las hembras que tienen malas vidas tempranas no están condenadas, ni mucho menos. Los investigadores también descubrieron que los babuinos que formaban vínculos sociales más fuertes, medidos como la frecuencia con la que se relacionaban con sus amigos más cercanos, agregaron 2.2 años a sus vidas, sin importar lo que habían enfrentado cuando eran más jóvenes. Los babuinos cuyas madres murieron antes de alcanzar la madurez, pero luego forjaron fuertes amistades en la edad adulta, fueron los más capaces de recuperarse.

Los investigadores aún no pueden decir si los resultados son generalizables a los humanos, pero si fuera así, sugieren que la intervención temprana no es la única forma efectiva de superar los efectos del trauma infantil ya que encontraron que tanto la adversidad de la vida temprana como las interacciones sociales adultas afectan la supervivencia de forma independientes, lo que significa que las intervenciones que ocurren a lo largo de la vida podrían mejorar la supervivencia. En otras palabras, centrarse en los adultos, particularmente en su capacidad para construir y mantener relaciones, también puede ayudar.

Por último, compartir esta reflexión utópica de Aristóteles: “Si los ciudadanos practicasen entre sí la amistad, no tendrían necesidad de la justicia”.

El poder de la amistad