miércoles 8/12/21
EDAD MEDIA

La Liga Hanseática

La Liga Hanseática hunde sus raíces en los años centrales del siglo XII, cuando en diversas ciudades del norte de Alemania la burguesía comercial consiguió hacerse con el poder. 
liga hanseatica
Imagen: Museo Hanseático

La Liga Hanseática fue una federación comercial y defensiva de ciudades del norte de Alemania y de comunidades de comerciantes alemanes en el mar Báltico, los Países Bajos, Suecia, Polonia y Rusia, así como regiones que ahora se encuentran en las repúblicas bálticas.

Operó durante cientos de años y en su apogeo fue una de las alianzas comerciales más exitosas de la historia. La Liga contó con la lealtad de casi 200 ciudades en todo el norte de Europa.

El idioma que se empleaba a lo largo de toda la Liga Hanseática fue el bajo alemán, que era un dialecto de gran impacto en las regiones costeras involucradas en el comercio. Entre las ciudades hanseáticas había ciudades portuarias de las regiones costeras, así como ciudades situadas a lo largo de importantes ríos del interior.

A través del comercio y de una burguesía empresarial, muchas de estas ciudades lograron un alto nivel de prosperidad, algunas de las cuales siguen mostrando valiosas características culturales y arquitectónicas.

hansa 1

Extensión de la Liga Hanseática en 1400. (Wikipedia)

Las expediciones comerciales, las razzias y la piratería eran ya frecuentes en el mar Báltico desde la época vikinga. Debemos saber, que por ejemplo, los marineros de la isla de Gotland habían llegado remontando ríos hasta la ciudad rusa de Nóvgorod, pero las dimensiones de la actividad económica en la zona fueron reducidas hasta el ascenso de la Liga.

Se fundaron numerosas ciudades en la segunda mitad del siglo XII y comienzos del XIII en el norte de Alemania alrededor del mar Báltico: Lübeck, Rostock, Wismar, Stralsund, Greifswald, Stettin, Elbing. La burguesía se instaló rápidamente en el poder en estas ciudades.

Las ciudades teutonas lograron dominar el comercio en el mar Báltico con sorprendente velocidad, y en el siguiente siglo, Lübeck fue la ciudad principal de todo el comercio marítimo que unía las zonas del mar del Norte y del Báltico.

Lübeck se convirtió en una base para los mercaderes de Sajonia y Westfalia, desde la cual podían ir hacia el Este y el Norte.

Los mercaderes residentes en las ciudades comenzaron a fundar gremios con la intención de comerciar con poblaciones allende los mares, especialmente en las zonas menos desarrolladas del mar Báltico, fuentes de madera, cera, ámbar, resinas, pieles, centeno y trigo, llevados en gabarras desde las zonas interiores a los puertos.

Debemos destacar la ciudad de Visby que funcionaba como el principal centro comercial en el mar Báltico antes de la Hansa. Durante cien años los vikingos o Varegos navegaron bajo la bandera de Gotland a Nóvgorod, llegando los comerciantes de Visby a establecer sucursales en la ciudad rusa.

Los mercaderes alemanes comenzaron en sus instalaciones de Gutagard, pero a medida que su número crecía, instalaron con la ayuda de los de Gotland sus propias oficinas en Petershof, más allá del río.

hansa 2

Principales rutas de la Liga Hanseática. (Wikipedia)

EL ORIGEN DE LA HANSA

La Liga Hanseática hunde sus raíces en los años centrales del siglo XII. En aquel momento histórico, en diversas ciudades del norte de Alemania, la burguesía comercial consiguió hacerse con el poder. Estos sectores fueron capaces de controlar el comercio de la zona del Báltico.

La incapacidad política del Imperio Germánico, en un contexto de florecimiento del comercio y de mayores libertades políticas y económicas, favoreció que las ciudades se organizasen de forma autónoma.

Siendo Lübeck su lugar de referencia, los gremios promovieron el comercio con otras zonas del Báltico que poseían un menor desarrollo social y económico. Diversas ciudades comenzaron a crear alianzas, ligas, para defender sus intereses comunes y protegerse de los ataques de otros estados y de incursiones piratas.

A mediados del siglo XIII, Lübeck, se alió con Hamburgo. Posteriormente, otras ciudades, como Brujas, Rostock o Wismar, se unieron a esta alianza. Junto con las ciudades, se adhirieron colonias de mercaderes alemanes, que operaban en otras ciudades de Europa, como Londres, que se unieron a la Hansa de Colonia. Ello fue posible tras el permiso dado por Enrique III de Inglaterra a los mercaderes de Hamburgo y Lübeck para operar en su reino.

Los gremios trabajaron entonces para adquirir privilegios para sus miembros. Los mercaderes de Colonia convencieron al rey Enrique II de Inglaterra para otorgarles en el año 1157 privilegios especiales y derechos a comerciar en Londres, así como exenciones de peajes.

Hanseatic_leagueLübeck era el lugar donde los mercaderes embarcaban bienes hacia el mar del Norte y el mar Báltico, ganándose el estatus de ciudad imperial libre en el año 1227, siendo la primera al este del río Elba en gozar de tal privilegio.

Lübeck tenía acceso a los caladeros de ambos mares. Formó una alianza con Hamburgo en el año 1241, otra ciudad mercantil que controlaba el acceso a las rutas de la sal de Luneburgo.

Los nuevos aliados controlaban el tráfico de pescado en salazón, especialmente en el mercado de Escania. Colonia con el tiempo se unió a la coalición pasando a ser miembro del Hansetag, la Dieta de la Liga Hanseática en el año 1260.

La unión Lübeck-Hamburgo logró firmar unos tratados comerciales con Flandes en el año 1252. La ciudad de Brujas, que era la principal ciudad de Flandes, figuró en forma destacada en el desarrollo de la Liga Hanseática.

Rostock y Wismar también concluyeron una alianza con Lübeck en el año 1259, con el objeto de emprender acciones comunes contra los bandidos y piratas. Enrique III de Inglaterra autorizó a los mercaderes de Lübeck y Hamburgo para operar en Inglaterra en el año 1266, uniéndose a la Hansa de Colonia, en el año 1282, para formar la colonia de mercaderes alemanes más poderosa en Londres.

El desarrollo de la cooperación comercial tuvo como consecuencia la fragmentación política y territorial, lo cual creaba inseguridad e inestabilidad comercial. Posteriormente, la Liga Hanseática emergió como un conjunto de acuerdos de cooperación y confederación para colaborar en las rutas marítimas hacia Occidente y Oriente.

La dirección central recayó en Lübeck, reuniéndose allí la primera Dieta en el año 1356 y adquiriendo la Liga una estructura oficial, en lo que se considera como su fecha de fundación.

EXPANSIÓN DE LA HANSA

La privilegiada situación de Lubeck en el mar Báltico le proporcionó acceso a las rutas que iban a Escandinavia y a la república de Nóvgorod, haciéndola un competidor directo de los escandinavos por los principales mercados bálticos.

Un tratado con la ciudad de Visby puso fin a la competencia por el control de las rutas comerciales y dio acceso a los mercaderes de Lübeck al puerto interior de Nóvgorod, donde establecieron un puesto comercial o Kontor (1).

Otras alianzas se forjaron a lo largo del Sacro Imperio Romano Germánico. La Liga nunca fue una estructura muy unida y las asambleas se celebraron desde el año 1356 en Lübeck de forma irregular, mediante el Hansetag, al que muchas ciudades preferían no mandar representantes. Con el tiempo, la red de alianzas creció hasta incluir entre 70 y 170 ciudades.

La Liga logró establecer más Kontors en Brujas, Bergen en Noruega y Londres en Inglaterra. Estos puestos comerciales fueron importantes enclaves.

Además de estos grandes Kontors, había ciudades hanseáticas que tenían un representante y almacenes en ciudades como Boston en Inglaterra, Bristol, Bishop's Lynn única que permanece hoy en día.

Con el tiempo las antiguas ciudades eslavas se expandieron y se fundaron nuevas ciudades germanas en el este del mar Báltico, como Gdánsk, Torún, Tallin, Riga, Tartu, todas ellas bajo la Constitución de Lübeck que remitía todos los asuntos legales al consejo municipal y a la ley de Lübeck. Muchas de las cuales aún conservan edificios de la época con el característico estilo hanseático.

Antes de fundarse la Liga Hanseática en el año 1358, el término Hansa era desconocido en el mar Báltico, pues los mercaderes de Visby usaban el término varego.

La Liga tenía una estructura fluida pero sus miembros compartían ciertas características. Ante todo, eran ciudades libres que habían obtenido tal privilegio por el creciente poder de la Liga.

Hanseatic_museum_Bergen

Museo de la Hansa en Bergen (Noruega).

A pesar de todo, sus libertades eran limitadas. Las ciudades alemanas rendían cuentas al Emperador, sin ningún intermediario nobiliario, y en el resto de los países gozaban de figuras jurídicas similares. La segunda característica era su localización estratégica en las rutas comerciales.

Los mercaderes de la Liga lograron intervenir con éxito por su poder económico y militar, pues los convoyes marinos iban fuertemente escoltados, también influyeron en la política imperial en la primera década del siglo XIV.

La Liga comerciaba principalmente con madera, pieles, resina, miel, centeno y trigo desde el oeste a Flandes e Inglaterra, y con ropa y productos manufacturados al regreso. También se importaban desde Suecia minerales, como el cobre y el hierro.

El poder de la Liga fue creciendo, entre los años de 1389 y 1370, los buques de la Hansa, unidos en la Confederación de Colonia, libraron una guerra contra Dinamarca y forzaron al rey Valdemar IV a garantizarles el 15% de los beneficios del comercio danés. Se firmó el Tratado de Stralsund, en el año 1370, además de un monopolio en Escandinavia. Se iniciaron vigorosas campañas contra la piratería.

El comercio marítimo se había visto amenazado por los ataques de corsarios, entre los años 1392 y 1440, pertenecientes a una hermandad de corsarios que fueron contratados, en el año 1392, por Albrecht de Mecklemburgo para atacar a la reina Margarita I de Dinamarca.

Para asegurar las rutas comerciales y proteger las inversiones, se entrenaron pilotos marítimos y se erigieron faros. Un beneficio colateral para la Liga fue su dominio de la construcción naval, principalmente desde Lübeck y Gdansk. La Hansa vendía sus barcos por toda Europa, llegando incluso al mar Mediterráneo.

puerta entrada lubeck

Puerta de entrada a Lübeck.

Se lograron rutas comerciales exclusivas a un alto precio. Muchas ciudades restringían a los mercaderes hanseáticos a ciertas zonas de la ciudad, no pudiendo apenas negociar con la población local.

Muchos nobles, comerciantes y gobernantes envidiaban el poder de la Liga. Los gremios de Londres ejercían presión sobre el rey para convencerlo de anular los privilegios de la Liga Hanseática.

La negativa de los alemanes a ofrecerles contrapartidas en sus mercados exacerbó la situación. Eduardo IV de Inglaterra confirmó los privilegios de la Liga en el Tratado de Utrecht gracias al apoyo financiero de los alemanes en la guerra de las Dos Rosas al partido yorkista en que se apoyaba el rey.

VISBY

Visby se encuentra situada en la isla sueca de Gotland. La historia de Visby comienza con la construcción de un muro defensivo de la ciudad, que la construyeron para mantener fuera a los campesinos.

El comercio de la ciudad lo desarrollaban unos pocos comerciantes que disponían de todos los privilegios. Los agricultores de la zona no contaban para nada. La construcción del primer muro de la ciudad tenía una función defensiva pero su función principal era para crear aduanas.

visby mapa

El muro de Visby, en Gotland, Suecia, marcó el comienzo de la Liga Hanseática. (Imagen: Cardenal Cisceros)

Los agricultores locales se veían obligados a pagar una tarifa o impuesto si querían vender sus productos en la ciudad. El muro provocó una guerra civil. Más de 700 años después, el muro sigue en pie.

Los comerciantes de Visby estaban más interesados en comerciar con sus homólogos en otras ciudades al otro lado del mar que con sus propios vecinos provinciales.

Se han encontrado gran cantidad de monedas en Gotland, que provenían del mundo árabe y Asia Central, que dan testimonio de la importancia de la ciudad en el comercio internacional. Desde la era vikinga, el comercio era una fuente importante de ingresos para las personas que vivían en la isla de Gotland.

Visby comerciaba con textiles de diferentes partes del mundo, especias, azafrán, cerámica esmaltada con sal de Alemania y las pieles de ardilla de Nóvgorod, que era el producto comercial más importante de esta zona.

A medida que se abrió el mundo medieval, Visby comenzó a comerciar con otras partes de la región báltica, y nació una amplia red de comerciantes que posteriormente, formarían la Liga Hanseática.

Visby fue uno de sus primeros centros de poder de la Hansa. Los comerciantes locales, que comerciaban en particular con sus contrapartes en el norte de Alemania, formaron gremios o Hansa para promover sus intereses y construir sus redes. Era una organización que protegía el comercio de algunos mercaderes. Nunca desarrollaron el comercio libre, si los monopolios comerciales.

Visby City Wall, east side facing north in winter. Visby, Gotland, Sweden.

Las murallas de la ciudad de Visby.

Uno de los grandes premios del comercio báltico fue la piel de la humilde ardilla rusa.

Enormes envíos de pieles de ardilla se exportaron desde el puerto ruso de Nóvgorod para satisfacer la insaciable demanda de abrigos y otras prendas de moda.

Era tan lucrativo que otros querían una parte del negocio. Visby había negociado con Nóvgorod y esto provocó una gran prosperidad. Posteriormente, llegaron los alemanes a Visby, pero también se establecieron en Nóvgorod y lentamente se hicieron mayoritarios del comercio de la ciudad.

Otros factores desafiaron la posición dominante de la isla Gotland fue la piratería. Se mejoraron los métodos de navegación, barcos que podían viajar más lejos y más rápido, y se evitaron los ataques militares desde Dinamarca.

Visby no pudo controlar lo que había creado, y aunque la ciudad tuvo su momento de gloria, eventualmente fue ignorada. La cooperación entre comerciantes ambiciosos, pioneros en Gotland, se había convertido gradualmente en una red organizada. Se había creado una superpotencia comercial medieval.

LÜBECK

Lubeck_panorama

Lübeck, en el norte de Alemania, es conocida como la ciudad de las siete torres. Elevadas iglesias medievales dominan su horizonte y ayudan a definir su historia.

Lübeck tuvo su apogeo en el corazón del mundo hanseático, entre los años 1356 y 1669. Fue sede de más de cien reuniones de la Hansetag, la asamblea que reunía a representantes de ciudades hanseáticas para trazar estrategias y promover sus intereses.

Lübeck es la principal ciudad de la Hansa y estaba situada en el corazón de una red que se extendía no solo a través del mar, al norte, sino también hacia el interior, proporcionando todo tipo de bienes, como cera del este de Europa y arenque de Escandinavia, a ciudades prósperas en el resto de Alemania.

A medida que se desarrollaba el comercio, ciudades que estaban separadas por cientos de kilómetros necesitaban tener la seguridad de que todos estaban recibiendo un trato justo. Entonces, crearon un sistema de normas y regulaciones comunes.

La creación de una lista acordada de pesos y medidas fue particularmente importante, En ese momento histórico había mucha inseguridad en el comercio. Era necesario tener estándares comunes para medir y valorar el precio y de esta forma evitar conflictos. Ya en esa época la imitación era un gran problema, por lo que había mucha regulación.


Lübeck, la ciudad hanseática


La Liga Hanseática era proactiva sobre el control de calidad. Las telas altamente apreciadas de Brujas o Leiden eran marcas registradas, a pesar de que no existía una ley internacional que impidiera la copia de otro producto.

Era importante para los comerciantes que la mercancía que llegaba a Nóvgorod fuera en realidad lo que afirmaba ser, porque podría crear un grave conflicto económico. De hecho, muchos de los temas que dominan las discusiones comerciales modernas, productos falsificados, marcas registradas y reglas de origen, se hacen eco del período hanseático.

A veces, surgían disputas, e incluso socios comerciales naturales se peleaban. La Liga Hanseática aguantó durante un tiempo notablemente largo porque ayudó a garantizar la calidad, organizar la logística y crear confianza.

Una serie de grandes factores hicieron que la red Hansa perdiera gradualmente su influencia. El surgimiento de los estados nacionales como centros de poder político desafió su modelo comercial, al igual que la aparición de nuevos mercados y rutas comerciales en todo el mundo.

La Guerra de los Treinta Años que devastó Europa central en el siglo XVII fue quizás la gota que colmó el vaso. Sin embargo, la creencia en el modelo hanseático de cooperación raramente flaqueó.

El legado del período hanseático perdura en toda la costa báltica de Alemania. Tanto Hamburgo como Bremen todavía se conocen oficialmente como ciudades hanseáticas libres, y son estados por derecho propio en la república federal alemana.

LONDRES

londres

Londres nunca fue formalmente una de las ciudades hanseáticas, pero fue un eslabón crucial en la cadena, conocido como kontor o puesto comercial. La comunidad de comerciantes alemanes que vivía a orillas del Támesis estaba exenta de aranceles y de ciertos impuestos.

En algún momento, la Hansa llegó a tener el 15% de la cuota de mercado de las importaciones y exportaciones inglesas. La sede londinense de la Liga era conocida como Steelyard, probablemente era una referencia a los sellos de metal que se usaban para certificar el origen de diferentes tipos de telas traídas aquí para ser exportadas.

Ninguno de sus edificios, los almacenes, la capilla, el gremio o los barrios residenciales siguen en pie hoy. El Steelyard llegó a dominar el comercio de telas de Inglaterra, y la riqueza de sus comerciantes alemanes fue capturada en los retratos del siglo XVI del pintor Hans Holbein.

El éxito también generó resentimiento y disputas con los comerciantes locales, pero fue un ejemplo temprano de cooperación paneuropea. La gente a veces usa mal el término libre comercio y dice que la Liga Hanseática lo promovió. Es absolutamente falso como ya hemos vistos. Toda su estrategia consistía en crear monopolios y negociar privilegios.

EL FINAL DE LA HANSA

Bremen y Gdansk se afiliaron a la asociación Lübeck-Hamburgo y fueron seguidas por varias ligas, una de las cuales agrupaba ciudades de Westfalia, la zona del río Rin y los Países Bajos, y otra la constituían ciudades prusianas, lituanas y estonias. La federación, denominada Hansa, pronto incluyó alrededor de noventa ciudades.

La Liga declara la guerra a Dinamarca en respuesta a la ocupación y saqueo de Visby, en la isla de Gotland, en el año 1362. Dinamarca fue forzada a pagar indemnizaciones y ceder territorios en el año 1370, lo cual incrementó el poder de la Liga.

En el siglo siguiente, la Liga creó nuevos centros mercantiles y de civilización en la Europa del norte, se desarrollaron la agricultura y las técnicas industriales y se construyeron canales y carreteras.

La Liga estaba gobernada democráticamente por una Dieta, formada por delegados de las ciudades miembros, pero que no logró crear un gobierno centralizado, lo que al parecer de algunos contribuyó con el paso del tiempo a su colapso. Este modelo de gestión es considerado precursor de lo que hoy se conoce como decisión por consenso.

La desintegración, iniciada a fines del siglo XV, se aceleró por la consolidación de Estados soberanos en Europa, el descubrimiento de América y el desarrollo del poderío marítimo holandés e inglés.

lubeck-ayuntamiento

Ayuntamiento de la ciudad de Lübeck. (Foto: Pixabay)

La confrontación entre la Liga e Inglaterra provocó la captura de 61 navíos hanseáticos por los ingleses en el año 1589. La guerra de los Treinta Años fue otro golpe a la organización.

Sólo Lübeck, Bremen y Hamburgo seguían integrando la Liga en el año 1630. Esta unión sobrevivió otros trescientos años, durante los cuales las tres ciudades conservaron una independencia política nominal y la denominación de ciudades hanseáticas.

Con la llegada al poder alemán de Adolf Hitler se eliminó el estatus privilegiado de Lübeck, en el año 1934, pero Hamburgo y Bremen siguen teniendo el rango de Ciudad Estado.

LA COCA HANSEÁTICA

Las rutas comerciales hacen que se desarrolle mucho el tráfico marítimo lo que provoca que los barcos tengan que ir cada vez más lejos. Por ello, era inevitable que se procurase construir una embarcación adecuada para navegar con seguridad ante cualquier situación atmosférica, que fuera robusta y lo suficientemente grande para satisfacer las exigencias de carga. El nuevo tipo de buque mercante se conoce con el nombre de coca hanseática.

El barco de Coca de madera fue el distintivo de la Hansa con su vela simple de aparejo cuadrado. Se crearon para las florecientes rutas comerciales a través del mar Báltico y fue uno de los primeros barcos precursor del moderno barco de contenedores.

Este barco no estaba hecho para la guerra, simplemente era un barco de transporte, que además era bastante lento. Su función principal era que podía transportar productos a granel.

Las embarcaciones precedentes estaban dirigidas por uno o dos remos. La coca tenía un timón a estribor de la popa. Resulta imposible establecer la fecha precisa de esta modificación técnica, puesto que el testimonio más fiable procede de las marcas dejadas con el paso de los años en los sellos de las grandes ciudades.

coca hanseatica replica

Réplica de la coca Lisa von Lübeck, nave hanseática del siglo XV.

A mediados del siglo XIV el timón era de uso común, pues aparece tanto en los sellos de las ciudades de la Liga Hanseática como en monedas y cuadros murales.

A través de las monedas y sellos se conocen otros detalles de la coca hanseática; en muchos casos se caracterizaba por la proa recta, en lugar de la típica curvatura de las anteriores embarcaciones nórdicas, y por una línea también recta para el codaste, al que iba fijado el timón.

La roda y el codaste iban sólidamente fijados a una quilla pronunciada, que sobresalía mucho más larga que la de las embarcaciones con proa y popa curvadas, lo que daba al buque un agarre óptimo en el mar, incluso cuando se encontraba muy agitada.

La quilla, larga y recta, había sido estudiada con toda probabilidad para adaptarse a las condiciones meteorológicas de las costas de la Europa septentrional, frecuentemente bastante malas.

Dado que una vela áurica hubiera dificultado las maniobras de la embarcación, lo que provocaba una lenta respuesta al timón, solía emplearse una sola vela cuadra, que se orientaba con brazas para avanzar incluso con viento de través.

Resulta imposible determinar las exactas dimensiones de la coca hanseática basándose en los sellos de las ciudades. Por los documentos de las cargas y el descubrimiento de los restos de una coca del año 1380, ha sido posible determinar que tenía una eslora total de unos treinta metros, una manga de cerca de ocho metros y un calado próximo a los tres metros. Tales dimensiones hacen pensar que su desplazamiento era del orden de las 280 toneladas.

Para el desarrollo de la estructura de la coca, los constructores nórdicos utilizaban todavía el sistema de tingladillo, donde el borde inferior de cada tabla quedaba sobre el borde superior de la tabla situada debajo para el forro del casco, mientras allí donde los costados se unían a la quilla, optaron por el método de construcción de juntas planas con los bordes de las tablas unos contra otros y llenando la unión con estopa alquitranada que impedía la entrada de agua.

Las tablas eran de roble y, de modo especial para las cintas superiores, eran muy gruesas con 50 cm. y a veces más.

La vela única debía tener una superficie de unos 150 m2 y estaba hecha con pesada tela amarillenta. El color le era conferido por la solución preparada con corteza de árbol, utilizada para impedir su putrefacción.

coca hanseatica

Coca hanseática fechada aproximadamente en el año 1380 y expuesta en el Museo de Bremerhaven. (Wikipedia)


(1) Un kontor era un puesto comercial en el extranjero de la liga Hanseática que servía para cobijar a los comerciantes alojados en los principales países del norte de Europa.

La Liga Hanseática