martes. 16.04.2024
ciencia_pecado_jack_lewis (2)

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Francisco Nieto |

El autor de este recomendable ensayo, Jack Lewis, es un fotogénico neurocientífico británico que, desde que obtuvo su doctorado en 2005, ha desarrollado una carrera paralela como personalidad televisiva y orador profesional. La ciencia del pecado fue su tercer libro y su primer trabajo en solitario. Utilizando la lista de los Siete Pecados Capitales desarrollada por el Papa Gregorio en el año 590 d.C., como índice, Lewis lleva a cabo un análisis de amplio alcance que cubre las bases neurológicas de cada pecado y los posibles métodos para superar la tentación.

El autor, valiéndose de la erudición y la socarronería a partes iguales, explora la actividad cerebral que existe detrás de los vicios capitales del cristianismo en esta obra de divulgación pseudocientífica divertida aunque un pelín desordenada. Cada pecado recibe su propio capítulo individual en el que explora su tratamiento en una variedad de religiones del mundo (el cristianismo recibe el examen más exhaustivo), acompañado de conocimientos relevantes de la investigación en neurociencia.

Por ejemplo, en el capítulo dedicado a la ira, se analiza la parte del cerebro implicada en la agresión, como lo demuestran casos en los que “un tumor que presionaba la amígdala estaba implicado en una conducta extremadamente violenta”. Algunos de estos datos científicos son intrigantes y sorprendentes, pero parecen elegidos por esas cualidades más que para exponer un argumento sistemático. Los lectores no profesionales se beneficiarían de una explicación clara y diáfana sobre la geografía del cerebro; las referencias a la corteza cingulada anterior dorsal y similares rápidamente pierden sentido.

Contrariamente a la creencia popular, experimentar ira puede hacer que una persona sea más optimista y más propensa a cambiar opiniones arraigadas desde hace mucho tiempo. Inflarse de orgullo puede aumentar la amabilidad, mientras que volverse lujurioso puede hacer que una persona sea más atenta, más creativa e incluso más caritativa.

No nos resistimos a comentar como analiza otro de los pecados (del resto deberéis leer el libro para enteraros): cuando habla del pecado del orgullo, Lewis dedica mucho tiempo a determinar en qué medida es causado por el trastorno narcisista de la personalidad. Admite estar en el extremo superior del espectro, pero le preocupa el aumento en la sociedad del TNP debido a los reality shows y Facebook. Supuestamente, lo mejor que pueden hacer las personas en el extremo superior del trastorno narcisista de la personalidad es participar en la meditación de atención plena. Conclusiones que el autor modera siempre con cautela científica.

ciencia_pecado_jack_lewis (1)

En muchos de los supuestos que se citan a lo largo de la obra nos podremos ver identificados. Quién tiene hijos ha experimentado sin duda la envidia de los hermanos que explotan y lloran de rabia cuando piensan que otro hermano ha obtenido una ventaja injusta. Según la Teoría de la Mente, la empatía no se desarrolla en un niño hasta que cumple cuatro años.

Después de examinar los pecados, Lewis dedica un capítulo a los pasos que se podrían tomar para aprovechar el comportamiento del cerebro para actuar de manera más ética, regalándonos una lluvia de ideas interesantes que se traducen en sugerencias refinadas y bien consideradas (¿luchar contra la “ira” con inyecciones de Botox?).

Un tema importante del libro es cómo cada persona debe equilibrar sus necesidades con las necesidades de la sociedad. Hasta tiempos recientes, la religión ha jugado un papel importante en la formulación de respuestas y en la provisión de una comunidad social. En el mundo occidental moderno, la religión ha perdido ese papel y en este libro Lewis intenta proporcionar un reemplazo.

Lo cierto es que Lewis dedica un esfuerzo considerable (incluyendo incluso dibujos en algunos apartados) a intentar explicar la base neurológica de cada pecado.

Las personas nuevas en la lectura sobre neurociencia se entretendrán, siendo ideal como primer paso para profundizar más en el tema.

'La ciencia del pecado', de Jack Lewis