lunes. 04.03.2024
brutal_comic_manga_portada (1)

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Joan Segovia | @JoanRohan

Un asesino macabro sale de la cárcel con la clara intención de reincidir. Un grupo de acosadores maltrata a una persona hasta que esta se suicida. Unos violadores se reúnen para realizar sus agresiones y luego extorsionan a las víctimas con hacer públicas las grabaciones de lo que les hicieron. Unos psicópatas se dedican a matar a vagabundos sabiendo que nadie los encontrará. Un maltratador que usa su influencia mediática para cubrir sus crímenes. Estos son solo algunos ejemplos de las presas que caza Dan Hiroki, un detective de la policía japonesa que dedica su tiempo libre a matar a los delincuentes que el sistema no puede encarcelar.

Dedicado en cuerpo y alma a su labor por limpiar el mundo del mal, Dan dirige sus ansias de matar hacia los monstruos de la sociedad. Con una visión de salvador divino, este inspector termina con la vida de sus víctimas con creativas, si se pueden llamar así, torturas que les hacen padecer lo que sintieron las personas que ellos mataron. Para finalmente deshacerse de sus cuerpos sin dejar pruebas que lo incriminen.

recorte 1

Brutal sigue de cerca los actos de sus desquiciados personajes, atacándote directamente con sus duras imágenes. En ocasiones, la impunidad con la que actúan los criminales y como se salen con la suya, causa más repulsión que los crímenes que realizan. Por eso, cuando Dan Hiroki aparece para terminar lo que la ley no puede hacer, genera un sentimiento de placer culpable. Él también es un psicópata como ellos, un delincuente más que debería estar entre rejas, pero es difícil no apoyarle en sus acciones cuando hemos visto lo que los demás han hecho.

Es imposible no recordar a Dexter, el implacable asesino en serie que trabajaba como analista forense en la serie homónima. Los dos personajes comparten la misma sed de sangre, el mismo sentido de la “justicia” y la misma habilidad para cazar a los delincuentes. Pero hay una clara diferencia que hace a Dan más terrorífico que al forense especializado en análisis de salpicaduras de sangre de Miami y es la pasión con la que este vive sus asesinatos. El inspector japonés disfruta con la tortura sangrienta de sus víctimas y nos hace partícipes de su diversión. Se relame en su agonía y se divierte con cada lamento y súplica.

Está claro que esta serie no es para todos los públicos y que habrá mucha gente a quien se le cierre el estómago tras leer alguno de sus capítulos, pero es indudable que ese es su objetivo. Kei Koga y Tyo Izawa, autores de este manga, hacen un trabajo excepcional para traer a sus páginas tanto el dolor y el temor como el ansia asesina y el desprecio a la vida humana. El dibujo está claramente pensado para angustiarnos en cada viñeta y dejarnos claro que, aunque su intención sea “buena”, Dan está tan loco como la gente que él asesina.

brutal_comic_manga_portada

Por suerte para los amantes de la sangre, el gore, el thriller e incluso el terror psicológico, esta serie sigue abierta en Japón con cinco tomos publicados, por lo que aún hay más historias que leer y disfrutar. En España, Kitsune Books, ha publicado recientemente el cuarto de estos en formato tankōbon, con un acierto interesante: cada tomo abre y cierra todas sus tramas, haciéndolos mayormente independientes los unos de los otros, pudiendo leerlos en el orden que sea.

Brutal es una muestra más del medio, como otras anteriormente, de cómo se puede hacer terror en el manga. No el clásico horror sobrenatural, con monstruos imposibles o serial killers sacados de un slasher o un thriller cualquiera. Si no con unas historias cortas, protagonizadas por personas abominables, llenas de maldad e ira, que pueden llegar a transmitir esa misma sensación de incomodidad que tantas veces hemos tenido en el cine o las series. Yo me quedo aquí, perturbado por la vileza de los seres humanos, esperando el siguiente tomo y ojalá algún día poder ver esta historia convertida en serie live action.

'Brutal': el manga para los fans de Dexter