jueves. 18.04.2024
glovo-jpg

La asociación de autónomos UATAE reclama a la Inspección de Trabajo que “redoble esfuerzos” para acabar con el uso fraudulento de los falsos autónomos por parte de las grandes plataformas digitales.

Tras conocerse la última condena a la empresa Amazon por esquivar la contratación de 2.166 repartidores, además del goteo constante de casos detectados en otras compañías como Glovo a la que se impuso una reciente multa de 79 millones de euros, UATAE exige “un mayor control” de las inspecciones para el cumplimiento de la Ley Rider.

"UNA LACRA QUE SALPICA A TODA LA SOCIEDAD"

“No podemos aceptar con normalidad que empresas como Amazon o Glovo se salten la ley para su propio beneficio, tras estas formas fraudulentas se esconde la precariedad a la que se somete a miles de trabajadores”, ha asegurado la secretaria general de UATAE, María José Landaburu.

Hasta el momento, la Inspección de Trabajo ha levantado un total de 60.221 actas que suponen una recaudación de 393 millones de euros por cuotas no pagadas a la Seguridad Social. Estamos -en palabras de Landaburu- ante “una lacra que salpica a todos los niveles de la sociedad” porque afecta por un lado a la clase trabajadora que se ve precarizada y con pérdida de derechos y, por otro lado, supone una merma de ingresos para el Estado.

“No podemos seguir tolerando que las grandes plataformas sigan basando su modelo de negocio en la explotación de esta figura laboral, hay que acabar con estas prácticas abusivas que deliberadamente intentan camuflar con el avance y la innovación tecnológica”, afirma la secretaria general de la organización.

UATAE cuenta con un ‘Observatorio del falso autónomo’ en él se pueden consultar claves para reconocer cuándo se está produciendo un uso fraudulento del trabajo por cuenta propia, análisis de la jurisprudencia al respecto e información práctica de cómo denunciarlo ante las autoridades e incluso se abre un canal para que los afectados hagan llegar su propia casuística.

UATAE pide “redoblar esfuerzos” para acabar con los falsos autónomos