martes. 25.06.2024

Uno de los objetivos estratégicos más urgente de SUMAR es estructurar su organización. Y eso en un doble sentido. Por un lado estructurar el buen funcionamiento de la coalición para que actúe como un colectivo muy coordinado con una actuación unitaria y un discurso único que permita una mayor coordinación de los diversos colectivos políticos que conviven en su seno. Y por otro lado y quizás más importante estructurar el sujeto político propio de SUMAR.

Ambos temas son claves para conseguir una cada vez mejor acción política. El resultado electoral ha sido suficientemente bueno para una organización política plural acabada de crear. Pero ahora falta lo más importante, llevar a cabo una política útil para la ciudadanía que vea la utilidad de SUMAR más allá del carisma y la capacidad de Yolanda Díaz.

No hay duda que sin SUMAR los resultados de la política a la izquierda del PSOE hubiesen sido desastrosos. En contra de lo que dice PODEMOS, con una carencia de lealtad injustificable, sin SUMAR los resultados serían malos solo hay que ver los resultados de las últimas elecciones municipales y autonómicas y comprobar los resultados negativos de las fuerzas a la izquierda del PSOE y en especial de PODEMOS.

La coordinación y homogeneización redundará en beneficio de todas las partes y del conjunto de la coalición

No se puede mirar atrás. Hay proyectos políticos que ahora ya están caducados y que lo mejor que pueden hacer es integrarse con lealtad en el nuevo proyecto político de SUMAR, todo otro planteamiento está actualmente destinado al fracaso.

La coalición electoral de partidos que ha significado SUMAR necesita reforzarse organizativa y políticamente de forma que todos vayan con una única política y discurso político. La coordinación y homogeneización redundará en beneficio de todas las partes y del conjunto de la coalición. Todo el mundo tiene que ser consciente de lo que representa, huir de visiones partidistas estériles y aportar a la visión conjunta. Y esto es necesario tanto en el caso de constituir un gobierno de coalición, como en el caso de una repetición electoral.

Hace falta un discurso político único que refuerce el papel de SUMAR como representante de una izquierda alternativa que busca ser más relevante y ampliar su espacio político a partir de propuestas dirigidas a mejorar la vida de la gente trabajadora y del espacio de las personas con más necesidad y avanzar aún más en los derechos de todos los colectivos todavía discriminados. Un programa laborista, feminista, ecologista y federal que tenga como primer objetivo mejorar la vida de los sectores más vulnerables.

A la vez dentro de la coalición electoral SUMAR tiene que construirse como organización política propia que está llamada a ser la piedra angular de la coalición electoral y esto comporta crear una organización estructurada en el conjunto de los territorios, con afiliación articulada que pague su cuota y participe en el debate interno de la organización y en su estructuración. Hay que hacer realidad aquel viejo principio de Gramsci “Las ideas no viven sin organización”. Y en especial lo que para el pensador marxista significaba la palabra organización y que definió de forma concreta “Instruíos, porque necesitaremos toda nuestra inteligencia. Emocionaos, porque necesitaremos todo nuestro entusiasmo. Y Organizaos, porque necesitaremos toda nuestra fuerza”. Militar en una organización política comporta formación, ilusión y organización.

Hace falta un discurso político único que refuerce el papel de SUMAR como representante de una izquierda alternativa que busca ampliar su espacio político

Es importante establecer formas de participación y debate de la militancia organizada dentro del nuevo sujeto colectivo. Y esto no obsta para establecer otras formas de relación menos militantes de simpatizantes que puedan ser informados e incluso participar en determinadas situaciones.

Hay que decir que situaciones como esta de agrupación de partidos para hacer una organización fuerte no son nuevas. Hay que recordar la fundación del PSUC en 1936 fruto de la fusión de cuatro partidos diferentes o más recientemente la creación el 2004 de SYRIZA en Grecia fruto del acuerdo de trece grupos políticos de izquierda.

SUMAR es en este momento el único proyecto válido para las fuerzas a la izquierda del PSOE y que si se articula en un espacio político entorno a un núcleo fuerte y donde todo el mundo encuentre su lugar puede tener un largo recorrido. 

Hay que dejar atrás proyectos que ya son del pasado y avanzar desde la unidad en la pluralidad en una coalición con voluntad de plantear propuestas posibles, de hacer acuerdos de coalición de gobierno con el PSOE que fuercen la realización de políticas de izquierdas con fuerza pero con el mínimo ruido, con la voluntad de hacer avanzar las políticas de izquierdas en el terreno laboral y social, políticas de igualdad feminista, políticas de un cambio ecológico justo y unas políticas de pluralidad federal en cuanto al ensamblaje territorial.

Todo lo que comporte fortalecer SUMAR como coalición y como organización significará un paso adelante en la consolidación del espacio de una izquierda que represente un Reformismo Fuerte, todo lo que dificulte su consolidación como por ejemplo cualquier intento de radicalización solo significará “promesas al viento” propias de un “nihilismo izquierdista caduco y sin futuro

Estos son los retos internos organizativos tanto de la coalición electoral como del sujeto político de SUMAR y no hay que dudar que cada paso adelante comporta un paso atrás de las derechas y la ultra-derecha. Porque no hay duda de que SUMAR es un antídoto frente la reacción antidemocrática.

Sumar, el objetivo estructurar la organización