jueves. 23.05.2024
(I-D) El portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal; el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo y el líder de Vox, Santiago Abascal, conversan durante el acto solemne de homenaje a la bandera nacional y desfile militar en el Día de la Hispanidad, a 12 de octubre de 2022, en Madrid (España). Los actos por el Día de la Fiesta de la Hispanidad comienzan con el izado de la Bandera Nacional y el homenaje a los que dieron su vida por España, al que siguen los desfiles aéreo y terrestre de distintas unidades en los que participan más de 4.000 militares, 150 vehículos y cerca de 220 caballos, a los que se suman 84 aeronaves. La tribuna presidida por los Reyes se encuentra en la plaza de Lima y este año la princesa Leonor no asiste al desfile al encontrarse estudiando en Gales. ‘Todos trabajamos por un fin común’ es el lema que el Ministerio de Defensa ha elegido para los actos de este año por la Fiesta Nacional.
12 OCTUBRE 2022;FIESTA NACIONAL;4.000 MILITARES;DESFILE;FIESTA DE ESPAÑA;ESPAÑA;DESFILE;MILITARES;ESPAÑA;BANDERA DE ESPAÑA;ESPAÑA
Eduardo Parra / Europa Press
(Foto de ARCHIVO)
12/10/2022

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

La Organización de Naciones Unidas (UNO en su acrónico inglés) ha emitido un informe en el que no se muestra partidaria de la promulgación, por la coalición PP-VOX, de varias leyes autonómicas. Dicen sus autores que son "leyes para la concordia" aunque los únicos que parecen concordar son esos dos partidos y sus adeptos, los que las malas lenguas llaman la "fachosfera".

La UNO, por ejemplo, sobre esas leyes, insta a España a adoptar "todas las medidas necesarias para garantizar el estricto respeto de los estándares internacionales de los derechos humanos en materia de preservación de la memoria histórica de las graves violaciones de los derechos humanos". Y todo, por nimiedades como comparar una república democrática con la dictadura franquista y cosas así. Se conoce que en la UNO no han leído a Pío Moa.

Es verdad que llueve sobre mojado. Eso que se llama "la comunidad internacional" nunca ha sido benigna con la dictadura de Franco. Y solo el tiempo, la posición geoestratégica de España, el anticomunismo y, sobre todo, los intereses comerciales, abrieron la puerta a que esa dictadura pudiera enviar representantes españoles al recinto de la UNO junto al East River de New York.

Pero, francamente, no se puede hablar de que haya habido, en ningún momento, un idilio entre la dictadura franquista y el resto del mundo representado en la UNO. Los buenos españoles ya tuvieron varias ocasiones de cantar las verdades del barquero a "la comunidad internacional" y a la UNO en concreto. El 9 de diciembre de 1946, por el bloqueo de la misma UNO y la retirada de embajadores, el 28 de diciembre de 1970, como decía una pancarta que se puede ver en el NODO de ese día, “contra el resto del mundo”, o el 1 de octubre de 1975, nuevamente por la injerencia internacional y la retirada de varios embajadores, son fechas para la historia que jalonan nuestra relación con el mundo. Hay que remontarse hasta el 12 de octubre de 1492 para encontrar otra fecha con la misma repercusión internacional de nuestra raza.

La primera reacción de los afectados, es decir PP y VOX, oscila entre el avestrucismo y el negacionismo. Hay declaraciones de quien dice no saber qué es "ese informe del que usted me habla" y quien acusa a los redactores del informe de no haberse leído lo que critican e, incluso, de mentir.

VOX volvió a tomar la iniciativa en estos temas y señaló al PP la hoja de ruta para la defensa

Pero, enseguida, VOX volvió a tomar la iniciativa en estos temas y señaló al PP la hoja de ruta para la defensa. Se empezó preguntando por quien había sido el denunciante para, inmediatamente, darse una respuesta: son sanchistas los denunciantes y sanchistas los autores del informe. Ello supone todo un hallazgo dialéctico ya que permite el descubrimiento de sanchistas en la UNO. ¡Quien nos lo iba a decir cuando hace días pensábamos en la posible dimisión de Pedro Sánchez! Resulta que, una extensión del sanchismo como esa, permite aventurar que, después de Sánchez, habrá sanchismo. Como si lo hubiera dejado todo atado y bien atado.

Lo único que queda por saber es el día que van a convocar para reunirse en la Plaza de Oriente de las grandes ocasiones. Esa plaza, escenario de las multitudinarias concentraciones de patriotas que se reunían de vez en cuando para decir al mundo cuanto estaban equivocados en su rechazo a esa España diferente, tiene que ser, una vez más el podio de la verdad.

Hay quien piensa que, la deriva de los continentes ha contado siempre con un único punto terrestre inmutable: la Plaza de Oriente de Madrid, y debe seguir siéndolo.

El eslogan más repetido, ya lo sabemos, será aquel grito de guerra que hicieron famoso los rapsodas del régimen: "no tenemos UNO, tenemos dos". Y, esta vez, podrían batir el récord de asistencia de muchedumbre a la Plaza de Oriente que, al parecer, tiene establecido el NODO en varios millones de personas. Entre los adeptos y la cantidad de turistas que suelen estar por allí, posiblemente no falte ni algún miembro del Guinnes Book para levantar acta del evento.

Y, respecto al lugar preferente desde el que Feijóo se dirija a las masas, no hay que preocuparse. Si no pudiera salir al balcón del palacio porque no quisiera esperar en la larga cola que se forma siempre para entrar al recinto, se puede subir a la grupa del caballo de Felipe IV.

¿Irán esta vez a la Plaza de Oriente?