domingo. 25.02.2024
feijoo

Feijóo ha hecho unas declaraciones tendentes a sembrar dudas tanto sobre las estadísticas de empleo como sobre el buen comportamiento del mercado de trabajo. Acusa directamente al gobierno de “maquillar” los datos del paro. Algo que debe demostrar. Todavía no ha dicho cómo ha modificado este Gobierno los datos del paro registrado.

Si miramos el significado de maquillar, el Diccionario de la lengua española da como segunda acepción: “Modificar la apariencia de algo para disimular su verdadera naturaleza”. Feijóo está acusando al Gobierno de retocar los datos de paro para que no se valoren en su justa medida los datos de empleo del mes de mayo. La acusación de maquillar los datos de paro la realiza para que la opinión pública se centre en la acusación y no en la valoración de la extraordinaria evolución del empleo.

Él ha mentido. Feijóo ha mentido. Sabe perfectamente que en el mes de mayo los trabajadores fijos discontinuos se incorporan a la actividad, por lo que no afecta al paro registrado. En todo caso, de haber sido considerados los fijos discontinuos cuando carecen de actividad como demandantes parados, en este mes disminuiría el número de demandantes parados. En mayo de 2022 hay 135.123 personas fijas discontinuas más que en abril de este año. De haber estado computando como paradas registradas la disminución del paro en mayo habría sido de 234.635 personas, en vez de las 99.512 que ha habido. Raro maquillaje ese que hace que baje menos el paro registrado.

Como las personas fijas discontinuas no están incluidas entre las paradas registradas, su incorporación a la actividad no modifica el número de paradas registradas. Miente Feijóo, por lo tanto, al decir que se maquillan los datos del paro registrado.

¿Por qué es él quien maquilla los datos de paro registrado?

¿Por qué es él quien maquilla los datos de paro registrado? Feijóo sabe perfectamente que en mayo se reactiva el turismo. Feijóo pretende que no se hable del extraordinario comportamiento del empleo habido en este mes en relación con mayo de 2021. Los trabajadores indefinidos han aumentado en 1.532.610 personas de las que la mitad, 769.751 personas, lo son a tiempo completo. Al mismo tiempo han disminuido en 636.674 las personas trabajadoras temporales. Las personas con contrato indefinido aumentan un 16,1% y las que tienen un contrato indefinido a jornada completa son un 10,3% más, mientras que quienes tienen un contrato temporal disminuyen un 15,9%, de los que un 14,4% son a jornada completa. Este es el efecto de la reforma laboral.

Entre los meses de mayo de 2011 y 2018, periodo en el que Rajoy ha estado como presidente del Gobierno, la tasa de precariedad se incrementó desde el 28,2% hasta el 31,1%, un aumento de 2,9 puntos; los trabajadores indefinidos aumentaron un 4,9%, mientras que los temporales lo hicieron en un 19,1%.

Con el gobierno de Sánchez, los afiliados con contratos indefinidos han aumentado un 25 por ciento

Si consideramos el periodo de gobierno de Pedro Sánchez, los afiliados con contratos indefinidos han aumentado un 25%, hay 2.217.242 más de los que 1.419.230 son a jornada completa, 448.245 a jornada parcial y 349.767 fijos discontinuos. Los temporales disminuyen en 1.103.590 empleos, de los que 538.730 son a jornada completa y 564.861 a jornada parcial. La tasa de precariedad pasa del 31,1% al 21,4%, una disminución de 9,7 puntos. Todos los datos de afiliados por tipo de contrato han sido extraídos de la web de la Seguridad Social.

Este debe ser el comportamiento que Feijóo no quería que aflorase y, por ello, miente al decir que en mayo hay menos paro porque no computan los fijos discontinuos, cuando en su mayoría ya están incorporados a la actividad. Y, hay que repetirlo muchas veces, de haber estado incluidos en el paro registrado, el paro registrado de mayo habría disminuido más de lo que lo ha hecho.

El 1 de junio de 2005 Luis Toharia Cortés y Miguel Ángel Malo Ocaña elaboraron un documento analizando la influencia del SISPE en el paro registrado. Hay un apartado en el que analizan los colectivos que no computan al paro registrado pero que no están contemplados en la Orden de 1985, entre los que se encuentran los fijos discontinuos. Hablando de ellos, se dice textualmente:

El tercer colectivo excluido sin estar mencionado en la O.M. de 1985 es el de los trabajadores con un contrato fijo discontinuo. Este contrato ya existía cuando se aprobó la mencionada Orden Ministerial, aunque su uso seguramente era incipiente y quizá por eso no se tuvo en consideración y fue la práctica posterior la que llevó a la decisión de excluirlos del cómputo del paro registrado. Su exclusión parece obedecer a que se asimilan a la situación de los trabajadores a tiempo parcial, si bien no sólo son excluidos durante sus periodos de actividad (al fin y al cabo están ocupados en dicho momento) sino también cuando son demandantes en sus periodos de inactividad. Esto último también da pie a interpretar que son considerados como demandantes que ya tienen un empleo (aunque estén en el periodo de inactividad) o, al menos, que mantienen su relación laboral, pues se encuentran a la espera de un llamamiento posterior”.

Si desde 2005 se ha hecho público que los demandantes fijos discontinuos en su periodo de inactividad no computan al paro registrado, ¿por qué Feijoo no le explicó su teoría de manipulación del paro a la ministra Báñez para que modificara el cómputo de los fijos discontinuos, lo que pudo hacer durante seis años? También ha podido hacer que se llevara a la Comisión del SISPE una propuesta de modificación de cómo se computan los fijos discontinuos en sus periodos de inactividad, lo que ha podido hacer durante trece años. En la actualidad se hace de la misma manera que describen Toharia y Malo en 2005 por lo que no puede haber “maquillaje del paro registrado por este gobierno”.

Feijóo tiene mucha experiencia en manipular el paro registrado

En Galicia ha habido cuatro momentos en los que se ha visto claro que había modificaciones de los datos de los demandantes de empleo que hacían disminuir el paro registrado.

Hay una primera vez. Aparece como en Valencia, Jordi Sevilla lo denunció en el Congreso de los Diputados en 2003, incluyendo la Clave 43 a determinados demandantes. Esta clave 43 se define por el INEM textualmente: “se incluirán en ella aquellos demandantes para servicios externos al INEM o sin disponibilidad inmediata para ser enviados a ofertas de empleo o recibir servicios del INEM”. Esta manipulación aparece en un artículo de Mario Beramendi en la Voz de Galicia del 4 de marzo de 2004. Mientras un demandante tenga la clave 43 de servicios externos, no computa al paro registrado. El que era entonces Director Xeral de Formación y Colocación admitió, después de su denuncia por CCOO, haber puesto la clave 43 a determinados demandantes desde Servicios Centrales.

Hay una segunda vez. El 9 de febrero de 2011 se produce un fuerte debate en el Parlamento de Galicia en el que el señor Feijóo se declara incompetente en políticas de empleo. “Pero mire, señoría, nosotros seguimos, a pesar de las pocas competencias en materia de empleo, por no decir prácticamente ninguna, seguimos trabajando…”. Cinco días después aparece el anuncio de una clave de suspensión por orientación con la que la Xunta de Galicia manipulará los datos de paro registrado al mentir a Madrid sobre los suspendidos por orientación.

Hay un artículo de María Fernández en El País Galicia el 27 de agosto de 2011 que entrevista a una parada suspendida en Galicia por orientación y en el INEM por formación cuando no estaba haciendo ningún curso ni tenía la formación para poder hacer alguno. En este caso se comprobó que a una serie de demandantes se les suspendía la demanda en Galicia por orientación, suspensión que no tiene implicación administrativa alguna porque es exclusiva de Galicia, pero que cuando se mandaban los datos de esos demandantes al SEPE, se trasformaba la clave de suspensión por orientación S698 en una clave de Suspensión por formación S621. Esta clave de suspensión por formación podría suponer que no computen al paro registrado.

Hay una tercera vez más reciente. Para evitar contagios, los Directores de los diferentes Servicios Públicos de Empleo de las CC.AA. acordaron establecer un sistema de renovación automática de las demandas durante la pandemia por el Covid-19. Este sistema debería estar vigente hasta el pasado 1 de julio de 2021. El gobierno de Feijóo decidió de manera unilateral no continuar desde enero de 2021 con la renovación automática de la demanda. Durante estos seis meses hay en Galicia una causa de baja que no existe en el resto de los Servicios Públicos de Empleo y supone una de cada dos bajas que hubo entre enero y junio. Todo para presumir durante unos meses de que en Galicia disminuye el paro más que es el resto del Estado. Con esta estratagema, durante el gobierno de Feijóo se producen 88.214 bajas por no renovación. Esta actuación se puede ver con más detalle en el artículo que publiqué en nuevatribuna a finales de 2021.

Hay una cuarta vez que todavía está comprobándose. Se trata de que mientras los jóvenes gallegos que acaban cursos de formación suponen el 6% del total del Estado, los jóvenes gallegos que son suspendidos por participar en cursos de formación suponen el 12% del total.

Parece que es Feijóo quien ha tenido y tiene una muy fuerte experiencia en maquillar y manipular las cifras del paro registrado.

También cuando acusa al Gobierno de maquillar el paro registrado, como hemos visto, es otra forma de maquillar los datos desde la oposición.

Quien ha maquillado los datos de paro en mayo ha sido Feijóo