#TEMP
sábado. 02.07.2022
Foto de archivo

A muchos les parece que Feijoo se ha quitado la careta de “moderado” con su beneplácito al gobierno de su partido con VOX en Castilla y León. La verdad es que nunca he pensado que fuera a hacer otra cosa. Hay algunas características que dicen que tiene Feijoo que yo no he visto por ningún lado.

Xosé Hermida, en un artículo en El País el 27 de febrero, “Feijóo, un conocido muy desconocido”, hace un retrato en el que matiza muchos de los lugares comunes que se dicen sobre él. La oposición que hizo al gobierno bipartito no deja atrás a la de Casado, incluyendo un asalto al Parlamento de Galicia.

Después de una campaña electoral de mentiras y calumnias que van desde llamar “maltratador” al vicepresidente del Bloque, o a asignar al gobierno bipartito la compra de coches que él mismo había realizado. La pérdida de las elecciones de 2005 le impidió estrenar el coche oficial que se había comprado. Pese a ello, nunca dejó de bramar llamando despilfarrador al Conselleiro que lo utilizaba. Creo que es importante repasar algunos de los primeros pasos que dio y que acreditan algunas de sus afinidades políticas. 

El 9 de febrero de 2011 se produce un fuerte debate en el Parlamento de Galicia en el que el señor Feijoo se declara incompetente en políticas de empleo “Pero mire, señoría, nosotros seguimos, a pesar de las pocas competencias en materia de empleo, por no decir prácticamente ninguna, seguimos trabajando…”. Cinco días después aparece el anuncio de una clave de suspensión por orientación con la que la Xunta de Galicia manipulará los datos de paro registrado al mentir a Madrid sobre los suspendidos por orientación. 

Sobre su capacidad de gestión, algo que parece que nadie pudiera dudar, basta con decir que desde el primer año ha dejado sin gastar uno de cada tres euros asignados a políticas de empleo

Para evitar contagios los directores de los diferentes Servicios Públicos de Empleo de las CC.AA. acordaron establecer un sistema de renovación automática de las demandas durante la pandemia por el Covid-19. Este sistema debería estar vigente hasta el pasado 1 de julio de 2021. El gobierno de Feijoo decidió de manera unilateral no continuar desde enero de 2021 con la renovación automática de la demanda. Durante estos seis meses hay en Galicia una causa de baja que no existe en el resto de los Servicios Públicos de Empleo y supone una de cada dos bajas que hubo entre enero y junio. Todo para presumir durante unos meses de que en Galicia disminuye el paro más que es el resto del Estado.

En 2011 modifica con la Resolución de once de febrero, aunque sea ilegal, la Orden de convocatoria de los programas de contratación de demandantes por las entidades locales. Mientras que en la Orden se daba prioridad a: “a) Mujeres y, en especial, aquellas que acrediten la condición de víctimas de violencia” en la Resolución aparecen en tercer lugar “c) Mujeres” eliminando la mención a la priorización de las víctimas de violencia.

Otra de las actuaciones “pioneras” de Feijoo tiene que ver con la Conselleira de Sanidad, que pasaría a ser Secretaria de Estado con Rajoy. En diciembre de 2011 la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) denunciaba que en Galicia " se ha sido capaz de suprimir el derecho a la asistencia sanitaria a los parados de larga duración, las personas sin recursos y a los emigrantes". Esta medida no precisa comentarios

Sobre su capacidad de gestión, algo que parece que nadie pudiera dudar, basta con decir que desde el primer año ha dejado sin gastar uno de cada tres euros asignados a políticas de empleo. Entre 2009 y 2012 no gastó el 30,4% de lo asignado; entre 2013 y 2016 fue el 37,6% y desde 2017 ha quedado el 37,7% sin gastar. Desde que está en la Presidencia de la Xunta de Galicia ha dejado 1.540 millones de euros sin gastar en políticas para personas paradas. En los dos últimos ejercicios de los que tenemos datos, 2019 y 2020, fueron 135 millones. Creo que la peor gestión que se puede hacer es aquella que ni tan siquiera invierte el presupuesto disponible. 

El ejercicio presupuestario de 2011 en Galicia no se cerró en diciembre, ni tampoco en noviembre ni en octubre. Fue por medio de una Orden firmada el 29 de septiembre por Marta Fernández Currás. Este cierre previsiblemente ha enviado al ejercicio de 2012 gastos realizados en 2011 y no contabilizados. Ello supone que la cifra de déficit de Galicia del 1,61% de su PIB no sea creíble. El déficit real podría oscilar entre el 1,61% declarado y el 4,17%, aunque el contable sea el que dice.

En el artículo de Juan Oliver “Ascensos y ceses a dedo en la Xunta de Feijóo coinciden con adjudicaciones a la empresa que dirige su hermana en Galicia” publicado en Público el 1 de marzo se dice: “Eulen está dirigida en Galicia por la hermana de Feijóo, Micaela Núñez Feijóo, que fue ascendida a la dirección de la zona noroeste de la empresa en el 2016, al año siguiente de que el grupo que fundó el empresario leonés David Álvarez Díez obtuviera récord de adjudicaciones en Galicia. Desde que Feijóo ganó sus primeras elecciones en el 2009 hasta la actualidad, Eulen ha obtenido de su Gobierno contratas por más de 37 millones euros”. Cientos de contratos a la empresa dirigida en Galicia por la hermana de Feijoo y en la que ella asciende en la medida en que asciende el volumen de su cartera no parece un comportamiento especialmente ético…

Vemos a un Feijoo que calumnia a sus contrincantes electorales. Ya en el gobierno, recorta programas de contratación de mujeres víctimas de violencia; se declara incompetente en materia de empleo y deja sin gastar 1.540 millones de euros en sus políticas; pretende eliminar de la sanidad pública a las personas paradas no perceptoras de prestaciones, a las personas sin recursos y a las inmigrantes; manipula las estadísticas de paro registrado y da de baja a demandantes cuando se comprometió a no hacerlo; para que no crezca más la deuda cierra en septiembre el ejercicio presupuestario; no tiene problemas de que la Xunta conceda 37 millones a la empresa dirigida por su hermana…

Por todas estas actuaciones se podrá comprender que no me extrañe que se apoye en VOX.

No me sorprende que, diga lo que diga, Feijóo se apoye en Vox