martes. 18.06.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

La excelentísima señora presidenta de la Comunidad de Madrid, es decir la no tan excelentísima Isabel Díaz Ayuso, la nunca tan merecedora de que la llamen IDA, acaba de hacer pública su verdadera personalidad.

Ya sabíamos que le gusta la fruta, afirmación eufemística que se refiere a un oficio y una actividad más noble de lo que ella practica.

También de su comprensión con los defraudadores de hacienda siempre que "la pongan un piso".

Podíamos imaginar, por su irresponsabilidad en la gestión de las residencias de tercera edad durante la pandemia, su respeto por las personas mayores.

Por supuesto, es famosa por competir, con ventaja, con VOX en la articulación de un ideario y declaraciones ultraderechistas. Lo que le ha permitido representar a muchas personas de extrema derecha, consiguiendo una amplia mayoría electoral en Madrid.

Es famosa por competir, con ventaja, con VOX en la articulación de un ideario y declaraciones ultraderechistas

Pero ahora, es posible que logre su, tan anhelado, récord Guinness en la modalidad de declaraciones bizarras. Refiriéndose a lo que han hecho 142 estados del mundo, el reconocimiento del estado palestino, ha dicho que: "Pretenden que las democracias hagan con Hamás lo mismo que con ETA: tú mata, que yo te daré una comunidad autónoma; tú mata, que yo te daré un Estado”.

Y, recuperándose del aplauso cerrado que ha recibido de sus afines, esos que baten palmas después de recoger su brazo derecho del saludo romano, se ha quedado tan ancha.

Hay quien podría acusarme de machista por criticar tan duramente a una mujer. Eso, podría haberlo evitado culpando a su malvado jefe de Gabinete de hacerla decir esas burradas. Pero no. Yo no soy de los que piensan que IDA es una marioneta que se mueve bajo los hilos de Miguel Ángel Rodríguez. Si eso fuera así, no tendríamos una presidenta sino un presidente del PP en Madrid. Lo sería Rodríguez, alguien con más currículo en el PP que IDA.
No, IDA dice lo que quiere. IDA dice lo que piensa. IDA es más espontanea que el hipo y más transparente que el cristal.

IDA demuestra una xenofobia que debiera estar penada

IDA piensa que todos los vascos, habitantes de Euskadi y titulares de la comunidad autónoma vasca, matan. IDA piensa que todos los palestinos, titulares del Estado Palestino que quiere reconocer España, matan. IDA, en definitiva, demuestra una xenofobia que debiera estar penada. Eso, en realidad, es lo que significan, exactamente, sus palabras. Ni la libertad de expresión ni la inmunidad parlamentaria pueden justificar cualquier declaración.

A no ser que IDA presente un justificante médico que acredite el estado de su salud mental o nos diga qué había tomado antes de decir eso, podemos pensar que esa mujer está en las antípodas de alguien con la posibilidad de regir, ni siquiera, una comunidad de propietarios. ¡Y es la presidenta de Madrid! ¿Por qué no probamos el anarquismo en nuestra Comunidad?

¡Qué bestia!