<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
lunes. 05.12.2022
NECESIDAD DE PENSAMIENTO CRÍTICO

La derecha necesita que las cosas vayan mal para las mayorías sociales

democracia

El Estado para los conservadores hispanos no es lo suficientemente hostil para la mayor parte de los ciudadanos. Sartre nos alerta de la tentación de la irresponsabilidad, y a continuación, señala que no hay lugar para la excusa porque no hablar también es hablar, callarse es seguir hablando.

Una sociedad silenciada, como pretende el Partido Popular, es obra de la confusión, que no deja de ser la peor de las mentiras. De poco ha servido la civilización para concluir en la perversa ontología de una realidad que se ahorma a los intereses de unas minorías organizadas a costa del genocidio social de amplios sectores de la población.

El autoritarismo de una derecha acomodada a un régimen de poder heredado de la dictadura, intenta volver de nuevo la espalda a una sociedad que necesita sobrevivir

La concepción de Walter Benjamín de la historia como catástrofe sólo es aplicada a la parte más débil de la sociedad. Pobreza, desempleo, trabajo precario, sociedad dual, mutación y regresión, pero todo va bien si los banqueros aumentan sus beneficios, es el objetivo de una ideología carpetovetónica conservadora donde los balances de las entidades financieras son más importantes que las necesidades y la misma existencia de las personas.

El autoritarismo de una derecha acomodada a un régimen de poder heredado de la dictadura, intenta volver de nuevo la espalda a una sociedad que necesita sobrevivir. Los conservadores, y sus panegiristas mediáticos, repiten una y otra vez la letanía de que la economía va mal, a pesar de que los indicadores superan en bondad a los de Alemania. Las clases populares deberán sufrir el escalofrío de la reiteración cruenta de la economía de la miseria y la escasez si la derecha llega al gobierno.

Se trata de construir una democracia radical sustentada en el empuje social desde abajo y entender definitivamente que otra política no es hacer lo mismo de diferente manera

El gobierno presidido por Pedro Sánchez transita, por su parte, en el contexto de una elaboración o reflexión teórica que pretende generar actitudes morales, culturales, incluso filosóficas que produzcan una revolución en la vida individual de cada día; la aspiración a vivir de una forma diferente sin trabas artificiales legales o morales que dimanan de otras épocas, pero pierden su razón de ser ante la plenitud de un nuevo modelo de vida y sociedad.

Se trata de construir una democracia radical sustentada en el empuje social desde abajo y entender definitivamente que otra política no es hacer lo mismo de diferente manera. El futuro no es una extensión del presente ni una renovación del pasado, es algo nuevo que hay que descubrir y la mejor manera de descubrirlo es crearlo. Y, sobre todo, en cualquier circunstancia, no abandonar a las mayorías sociales ni sus subjetividades éticas ni sus demandas materiales.

El cambio no es progreso cuando supone regresión: no se progresa hacia atrás. Asistimos en España a la quiebra de un sistema donde el error es la consecuencia de imponer por parte de la derecha una realidad oficial ajena a aquellos intersticios donde, fuera de los frontones institucionales, fermentan las creencias, reprobaciones y uso sociales.

El Estado mínimo y la democracia limitada son para los conservadores los instrumentos para evitar cualquier tipo de redistribución de la riqueza y empobrecer a amplias capas de la población

En realidad, padecemos una derecha que pretende la privatización generalizada de todos los ámbitos donde el civismo o el demos pudiera tener algún protagonismo. La derecha en el gobierno es la suspensión drástica de la ciudadanía y la capacidad del Estado y la sociedad de regularse mediante principios éticos para circunscribir todos los asuntos morales y políticos a una cuestión de recursos inspirada en la equívoca ideología que se oculta bajo la máscara de teoría científica.

El Estado mínimo y la democracia limitada son para los conservadores los instrumentos para evitar cualquier tipo de redistribución de la riqueza y empobrecer a amplias capas de la población. Por ello, la imperiosa necesidad del pensamiento crítico como herramienta imprescindible para constreñir un escenario que resulta tan injusto y desigual. No hay que olvidar que cuando interpretamos la realidad la estamos transformando.

La derecha necesita que las cosas vayan mal para las mayorías sociales