sábado 04.04.2020

Desde mi parapeto

Estaba haciendo memoria, en esta inusual situación,¿ si alguna vez había pasado por esto o algo parecido?.

Me viene a la mente, el dia que en una brillante entrada a ras del suelo (sin oponente), me deje los tacos de la bota clavados en un “hoyito” del campo, vamos que me partí la tibia y el peroné, todo un verano por delante, un mal paso para mi y para el Mundo, como si no,¡por fin! iba a tener tiempo para todo lo pendiente en lectura y bricolaje etc., me regalaron un barco de velas para armar (de armador liliputiense), en madera, de tropecientas piezas, miles de clavos, lijas y maderas varias.

Por supuesto no pase de la cubierta (cada listón llevaba cuatro clavos en fin, que podría haber puesto tarima flotante en varios campos de futbol), mini maromas, pegamentos, seguramente podría haberme dedicado a  atracar que no dejaría las huellas en ninguna parte, menos mal que era cola y no “superglu”, al día de hoy sería como Eduardo Manos Tijeras pero con una Carabela, así que ante el fracaso manual,casi toda la actividad intelectual se me fue viendo uno de los Mundiales peores de la Historia, “España-82”. Lo bueno que fue una reclusión escayolado y picoroso, al aire libre, aunque en silla de ruedas.

Años antes en 1.973, recuerdo la llegada a la cárcel de Carabanchel, había que pasar la cuarentena antes de pasar a la galería con  el resto de los presos políticos, lo bueno que casi seguro se terminaban los interrogatorios y el miedo de la casa cuartel de la Guardia Civil y el de la DGS de la Puerta del Sol, antes del encierro, llegaron los camaradas, Paulino, Arturo y Horacio Fernández Inguanzo, el viejo dirigente asturiano.Que alegría y que seguridad; me dieron un cubo de plástico con naranjas y varios libros, uno de Pio Baroja, otro de Luis Goytisolo. Y así pasé la cuarentena con dos compañeros de celda , un alemán típico rubio, ojos azules, mirada un poco “rara”(bueno, había asesinado a alguien) para compensar al “ario”, que no hablaba ni papa de español, también estaba un representante de los Heredia, que por lo que  me contó, estaba más acostumbrado a hablar con la “chaira” y la “chata” en las manos,y no entendía que hacia allí, si solo era la novena vez que se había encontrado un coche con el puente hecho y que como no tenía carnet lo había empujado hasta la puerta de su casa, por si venia el dueño y le daba “argo”, por cuidar que no se lo desguazaran, los “choros” del barrio (era de Caño Roto prácticamente del mismo barrio en que yo vivía). Esa fue una cuarentena corta, luego pase a ser recluso, que era una vida  parecida, pero no es igual a la cuarentena, es un poco más larga.

A María (mi Santa), con el cierre de los colegios la han mandado a casa con un Erte o un “vete” (no le han dado ni un papel), en fin que cada vez que me mira, me hecho a temblar ¿Qué será ahora?, hemos terminado con las incipientes hormigas, etc., he cambiado la ducha de teléfono, que se había venido arriba y se giraba como la aguja de brújula, siempre al norte, bueno en este caso al techo, solo he necesitado tres mangueras, yo soy más de estopa y minio, pero con estas piececitas de plástico, en cuanto te pasa con la Griffa (la llave) cascan las roscas y ni teflón ni ná de ná.

El trastero, intente alegar que parte de la documentación legal no había prescrito, pues nada sentadito en la escalera, dos bolsas y romper por separado la documentación de los asuntos judiciales (llevo casi 50 kilos de papeles) claro te encuentras documentos , fotos, de cuando las fotos se hacían con máquina de retratar, seguramente nuestros hijos y nietos, no las verán como nosotros las de nuestros padres, no las verán por qué ahora las fotos se hacen con el teléfono, si nosotros ya hacíamos video conferencias, echabas la ficha y desde la puerta del bar, veías asomarse a la novia y a simple vista saber cómo estaba “la cosa”, te tomabas un café o un “chispazo”, según, no como ahora que meten un “petisuis” tumbao en una caja y sale un dedal de café, que no sirve ni para mojar pan, o lo que sea este, que ni es blanco ni es negro, ni se pone duro (estoy hablando de Pan) desmigado en el tazón, perdón  ahora se llama Bol, en fin lo dejo que si no, no termino, ¡pero si no has tirado casi nada!, joó que no, mira las cuentas del dos mil cinco y la correspondencia de la Caja del 1.997 y como si fueran troncos de madera echados al fuego, los clasicos ¿ves? Otra bolsa casi llena.

A la ropa me he negado radicalmente, no la pienso revisar y cogerme una “depre” XXL o más.

Saco a la perra, que me mira con condescendencia, mi amo (aunque soy de izquierdas y campechano, la dejo que me llame Amo, es el único animal hembra que me lo dice y no le voy a quitar yo ese capricho) está loco, toda la vida diciéndome que tengo que hacer mis necesidades (cagar) en el parque y ahora no, me lleva a la puerta del parque, mira las puertas cerradas y me mira y yo no sé cómo explicarle que los humanos somos contradictorios.

Hablando de contradicciones veo y oigo al monarca, para muchos demócrata (democracia y monarquía, eso sí que es una contradicción), alabando la sanidad pública, que si es cojonuda, la punta de lanza de"nosequé", la mejor del Mundo, no es que sea muy fan de sus discursos, pero no recuerdo haberle oído quejarse de los recortes en la sanidad, ni en presupuestos o personal, claro la sanidad española es tan buena que la familia real, aunque sea solo una uña rota, se va a la privada ¿a quién quieren convencer?.

Tienen menos credibilidad, no en esto, en casi todo, que “la ayusa”. Hablando del PP y cia. Preparémonos, lo de los “ere” fue una tontería, ya se están afilando los colmillos, la culpa de coronavirus la tienen las mujeres y los comunistas, por lo del 8 de Marzo y por tanto el gobierno, lo convertirán en un mantra, para que no hablemos de quien y cuanto recortaron la sanidad Publica; pesaos, pesaos

De lo de su papá (el e MERITO) merece un aparte, como esto va para largo, ya lo comentaremos en otro momento.

Marzo de 2020

Desde mi parapeto