#TEMP
lunes 23/5/22

Otra de Mercados: …ahora eléctricos

nuevatribuna.es | 29.12.2010Es indiscutible que los mercados de productos derivados de hidrocarburos son claramente globales en sus precios, siendo por lo tanto un dato para todas las compañías, usuarios y empresas que los utilizan.

nuevatribuna.es | 29.12.2010

Es indiscutible que los mercados de productos derivados de hidrocarburos son claramente globales en sus precios, siendo por lo tanto un dato para todas las compañías, usuarios y empresas que los utilizan. Por ello, si los precios de los carburantes utilizados en la generación eléctrica, como es el caso del gas natural, hoy imprescindible para la ultima oleada de centrales de ciclo combinado de gas, también subieran el coste de generar un kwh. Sin embargo, los mercados de energía eléctrica, especialmente el español, que es una gran isla eléctrica, pues las conexiones con Portugal y Francia, no alcanzan a suponer más del 10% del consumo punta español, tienen una característica típica de las ingenieras sofisticadas: mercados marginalistas, para retribuir a las centrales eléctricas españolas. Que no olvidemos están la mayoría de ellas más que amortizadas, por haber sido construidas antes de 1998, y recuperadas ampliamente aquellas inversiones por sus empresas titulares: las eléctricas.

Los expertos nos dicen – véase Comisión Nacional de Energía (CNE) – que el coste del kwh eléctrico tiene dos componentes básicos: de un lado los gastos necesarios para construir y mantener la red de distribución eléctrica, que están regulados por ley, a los que se denomina coloquialmente los costes de actividades reguladas, y suponen alrededor del 50% de los costes totales de la electricidad. Están controlados directamente por los Gobiernos, a través de su control en Red Eléctrica Española (REE), la empresa publico-privada, responsable de la red de alta y media tensión. Estos costes están congelados en el nivel de 2009. Y un segundo bloque de costes que son los debidos a los costes de generación del kwh, que son determinados en un “mercado mayorista eléctrico” que recibe el nombre institucional de OMEL: Operador del Mercado Eléctrico. Se trata como veremos continuación de un sofisticado mecanismo para pagar “regalías” a las compañías propietarias de las centrales generadoras de electricidad. Y son eso: privilegios excepcionales, para cobrar por un cada kwh, retribuciones que no están justificados, ni apoyados en los costes de generación eléctrica que soportan cada una de las centrales (sean estas de carbón, fuel-oil, nuclear, ciclo combinado de gas, hidroeléctrica, eólica, ó termosolar), que debido a sus diferencias tecnológicas, y años en que fueron construidas tienen, claro esta, costes de generación del kwh muy diferentes.

Con el actual sistema de reconocimiento de retribuciones por Kwh. a las compañías eléctricas españolas, se les paga según un fije el mercado mayorista de generación (OMEL), que es de naturaleza marginalista, que significa e implica que todos los españoles, y sus empresas, estemos pagando en promedio hasta un 59% más de lo que les cuesta a las electricas generarlos. La explicación es sencilla, como explica desde hace tiempo la misma CNE, que en varias ocasiones (1) – sin reacción política del Ministerio de Industria - las perversas consecuencias que tiene el actual mecanismo marginalista de retribuciones del mercado mayorista de energía, que “retribuye a todos los suministradores, con el mismo precio al que fue generado el Kwh. mas caro para poder atender a la demanda eléctrica diaria” . Un sistema retributivo, instaurado en 1997, con la Ley 50/1997, que provoca que “Los ingresos de la generación de electricidad, de acuerdo con la propuesta realizada por CNE, se situaron – sólo en el tercer trimestre de 2008 – entre 700 y 1.500 millones por encima de los costes totales de esa misma generación(2)”.

Los datos del cuadro número 7, de la página 11, del citado informe de la CNE, y referidos considerando que todas las centrales construidas antes de 1998, ya están amortizadas, esto es, recuperadas las inversiones, afirma contundentemente que el el sistema retributivo del “mercado marginalista” de OMEL, generó algo más de 5.000 millones de euros anuales en 2008, de “regalías”, a las compañías eléctricas.

Los ciudadanos españoles -ó ¿somos súbditos de plutócratas feudales?-, y en especial los hogares, pero también las PYMES, pagamos entre un 21% y un 58% por encima del coste de generación”(3) de cada Kwh. Que alcanza para los propietarios de centrales hidroeléctricas, más que amortizadas, niveles de nada menos que el 2764% sobre el coste unitario de generación del kwh. Márgenes que son imposibles de justificar, y necesariamente calificar de regalías feudales. Estos mecanismos son los que están detrás de ese fantasma imaginario que ha construido el “mercado eléctrico” al que se llama el “déficit tarifario”.

En este contexto, hablar de las excesivas subvenciones a las energías renovables, que:”en ese mismo tercer trimestre del 2008, no alcanzaron a suponer mas de 600 millones de euros” (4); o de la existencia de supuestos “déficit de tarifa”, por costes no retribuidos a las eléctricas, es una tomadora de pelo, una mentira, que no puede esconder la mayúscula apropiación de rentas de los consumidores, por parte de los propietarios/inversores en las compañías eléctricas españolas. Una vez mas, esta apropiación de naturaleza cuasi feudal, esta disfrazada de simulacros de “mercados marginalistas”, que es evidente no es competitivo, ni eficaz en la distribución de costes y señales energéticas.

Muy al contrario de lo que difunden las patronales, y representantes eléctricos, que colonizan los medios de comunicación generalistas, no son las subvenciones a las energías renovables, ni las primas al consumo y reservas estratégicas de carbón nacional, las culpables de las subidas de las tarifas eléctricas, sino un sistema retributivo oligopolista, y usurero de las eléctricas(5), que se sostiene sobre la mística de un “mercado marginalista” como el OMEL (Operador del Mercado Eléctrico).

La nota de prensa del Ministerio de Industria, nos explica, con eufemismos expresivos, tales como “Tal y como estaba previsto la titulación del déficit de tarifa se realizará con el aval del Estado para minimizar su impacto en los consumidores, accediendo así a las mejores condiciones de mercado”(6) . Asombroso, todos les damos garantías a las eléctricas, y lo hacemos por nuestro bienestar. ¿Y si se redujeran sus dividendos? ¿Porqué todos hemos de garantizarles, vía aval del Estado, unas deudas que proceden de un sistema de regalías cuasi feudales, aunque disfrazadas de sofisticados mecanismos marginalistas de casación de ofertas eléctricas?

La ampliación del bono social, desde los actuales 3 millones de beneficiarios, a 5 millones de personas en situación de necesidad, que no verán incrementados sus precios; ó el traslado de los costes de la estrategia de ahorro energético a las compañías, y/o la nueva tasa de peaje por uso de las redes, que también habrán de pagar las empresas de generación, no alcanzan en tres años a mas que 4.500 millones de euros. Tan sólo son sino migajas, en comparación con los mas de 5.000 millones de euros que ya en 2008, estimaba la CNE, y su presidenta en voto particular aclaraba que era una “aproximación, meramente orientativa, en orden de magnitud, de la diferencia entre los costes de generación y los precios de mercados” . ¿Cuanto puede alcanzar las regalías del sistema retributivo OMEL, para los próximos tres años: 15.000,millones de euros?. Una vez mas el Gobierno se esconde detrás del “fantasma” de los mercados, cuando simplemente se rinde a los mecanismos propios de “triperos” que las plutocracias históricas de nuestro país: bancos, eléctricas y constructoras(7), han elaborado para mantener sus privilegios insostenibles.

El año y medio de reformas que el responsable Sr. Zapatero nos promete -dime de que alardeas y te diré de que careces-, tiene ocasión y la obligación de convencernos de que no están rendidos a la plutocracia, de que no son simples peones de los sospechosos puentes entre el sector público y la empresa privada, tan presentes en las biografías de los que nos exigen sacrificios a los súbditos, sin tocar los privilegios de las poderosas, e insaciables oligarquías, estas si nacionales.

Eduardo Gutiérrez | Economista

Este articulo es un fragmento de un libro colectivo sobre “Cambio de Modelo Productivo”, de próxima publicación por la Fundación 1º de Mayo.

1. ”Precios y costes de la generación de electricidad”:“Informe complementario a la propuesta de revisión de la tarifa eléctrica a partir del 1 de julio de 2008”.20.8.2010. Comisión Nacional de Energía.

2. En palabras de los Consejeros de CNE “...el actual diseño de mercado, suministra una alta retribución, que no es una posición o ventaja competitiva que pueda ser legitimada por los mercados”,” y con ello la imposibilidad de que exista, de hecho, competencia real entre tecnologías”.
3. Ibídem, nota 6
4. Voto particular concurrente que los consejeros Sebastía Ruscalleda i Gallart, Jorge Fabra Utray y Jaime González presentan al acuerdo del Consejo de Administración de la CNE por el que se aprueba la propuesta de revisión de las tarifas integrales para el primer trimestre del 2009 aprobado en la sesión del 7 de noviembre de 2008.

5. Están de sobra estudiadas las conductas de las grandes corporaciones industriales y energéticas; que manifiestan un “comportamiento estratégico” para que el mercado competitivo no funcione, como afirma el actual presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV): “las empresas tienen interés en que el mercado no funcione en forma competitiva”. Segura, J, Teoría de la Economía Industrial. Cititas.1993.

6. Pagina 4. de nota prensa mityc. www.mityc.es
7. A las que de forma “filibustera” (utilizando la aprobación de la Ley Postal) el gobierno, apoyado por el PSOE, acaba de ayudar con más de 80 millones de euros, por que los cálculos de tráfico de vehículos en su día expuestos ante el M.Fomento, para conseguir se les autorizara la construcción de las autovías, estaban inflados al alza.

Otra de Mercados: …ahora eléctricos
Comentarios