domingo 25/10/20

Todo lo que debes saber antes de hacerte una reducción de pecho

1

Se trata de una operación que busca eliminar el exceso de tejidos dentro de la mama, incluyendo el glandular, para mejorar la estética del pecho y crear una proporción más adecuada con el resto del cuerpo. También contribuye a reducir las molestias ocasionadas por los pechos demasiado grandes, como problemas posturales y dolor de cervical.

El resultado final es una mama de volumen reducido y un aspecto armónico en el panorama general del cuerpo. La idea es crear un balance para que los pechos no se vean demasiado grandes, aparte de colocarlos en una posición más favorecedora, pero que siga siendo natural.

El procedimiento es completamente diferente a la del aumento de senos a pesar de que en ambos casos se eleva el seno ligeramente y se busca darle un mejor aspecto. En este caso, más bien se elimina tejido mamario, según sea el caso. La cantidad de tejido a resecar va a depender de la densidad dentro de la mama y del resultado final que esté buscando la paciente.

¿Qué se elimina durante la intervención?

Es normal que vaya aumentando la cantidad de tejido dentro de la mama, en especial si no se lleva una vida activa o ya la mujer es un poco mayor. Como consecuencia, se crea un tejido mixto, una mezcla entre tejido glandular y tejido graso. Sin embargo, el incremento de un tipo de tejido implica la reducción del otro.

Durante la cirugía hay que tener en cuenta la proporción existente entre estos dos tejidos porque cada uno tiene densidades diferentes. Mientras la glándula es muy densa y ocupa relativamente poco espacio, la grasa más bien es bastante ligera y con una densidad inferior. Aunque no lo parezca a simple vista, una mama con una mayor proporción de tejido glandular implica una mayor resección de tejido.

Sucede porque esta clase de tejido es mucho menos maleable que la grasa, lo que obliga a colocar una estructura dentro de cada seno para mantener la forma y este armazón ocupa un espacio considerable. En cambio, el tejido graso simplemente se tiene que recoger para compactarlo, y así reducir el tamaño del pecho.

¿Cómo se hace la operación?

La intervención se suele hacer bajo anestesia general, aunque también a veces con anestesia local más sedación para reducir el tiempo de recuperación postoperatoria. Puede durar entre 2 y 5 horas, dependiendo de la cantidad de tejido a retirar. Después de la operación, la paciente debe quedarse en el centro médico durante 24 horas, sin embargo, no debe hacer esfuerzos durante una semana adicional para una correcta recuperación.

El procedimiento es bastante simple. El cirujano realiza una incisión de forma vertical de unos 6 cm debajo de cada areola. De vez en cuando hace falta una prolongación lateral en la parte inferior de las mamas para sacar con mayor facilidad el tejido e ingresar el armazón. También se extirpa la piel cuando hay mucho exceso, dejando una cicatriz en forma de T invertida en el tórax. Todas las cicatrices tienden a desvanecerse con el tiempo.

Beneficios de la reducción de pecho

La reducción de pecho en Valencia realizada por el Dr. César Noval en su clínica es una intervención que tiene un gran impacto en la apariencia de la mujer, lo que no solo la afecta físicamente, sino también a su mente.

  • Mejora estética. Se consiguen unos senos más firmes y proporcionados con el cuerpo, aparte de que suele mejorar la forma y la simetría.

  • Disminución de tensiones musculares. El menor peso de los senos hace que disminuya el esfuerzo necesario para mantener una postura correcta al colocar el centro de gravedad más cerca del cuerpo.

  • Mayor aceptación del cuerpo. Se incrementa la autoestima al conseguir un cuerpo más cercano a cómo le gustaría a la paciente.

¿Cuándo considerar la operación?

A pesar de no ser una operación complicada ni con un período prolongado de recuperación, tampoco es recomendable hacerla siempre. La misma aporta varios beneficios, y unos van a ser más relevantes que otros para cada paciente, según lo que esté buscando.

  • Si tienes problemas de autoestima debido al tamaño de tus pechos. Esto suele implicar también un disgusto con la forma y la posición de los senos porque las mismas tienden a bajar en el tórax y alargarse cuando son de un tamaño considerable.

  • Si padeces de dolor crónico en el cuello, hombros y espalda. Aunque no lo parezca a simple vista, los senos tienen una cantidad de masa considerable, y en algún punto puede ser demasiado peso para soportar, lo que ocasiona dolor.

  • Si sufres de dolor en los nervios. No es una condición tan común, pero puede llegar a aparecer si llevas una vida sedentaria, por lo que tu postura es incorrecta. Esto ocasiona que las vértebras puedan pinzar un nervio.

  • Si tienes limitaciones en tus actividades diarias. Por ejemplo, los pechos pueden llegar a ser una molestia para las mujeres que practican deporte de forma regular.

Todo lo que debes saber antes de hacerte una reducción de pecho