lunes. 04.03.2024

Los vehículos se han encarecido mucho en los últimos años, de manera que lo normal es buscar ofertas de coches nuevos cuando nos hace falta uno. Gracias a ellas, es posible ahorrarse unos miles de euros, los cuales nos vendrán muy bien para ir a por una versión más equipada o con el fin de comenzar a pagar las cuotas si lo hemos financiado.

¿Merece la pena la oferta si va ligada a la financiación?

Muchas de las ofertas van ligadas a la financiación, lo que quiere decir que si queremos pagar el coche en el momento, el precio subirá bastante.

Por lo tanto, tendremos que sacar la calculadora con el fin de ver si la oferta merece la pena. Lo usual es que sí sea ventajosa, en especial si tenemos la posibilidad de cancelar la financiación sin penalización a partir del segundo año.

Así, podemos disfrutar del coche durante los primeros años, abonando cómodos plazos, con la oportunidad de pagar el resto después en una sola cuota, ahorrándonos los intereses.

¿Eléctrico, de combustión o híbrido?

Ahora mismo, escoger un vehículo es algo bastante complejo. En las ciudades ya hay zonas de bajas emisiones, por las cuales no pueden circular los automóviles más antiguos sin etiqueta. Además, los que tienen la etiqueta B y la C (algunos coches nuevos salen con la C) no podrán hacerlo en los próximos años.

Esto complica la decisión, en especial si la idea es mantener el coche durante mucho tiempo, lo cual es lo normal en nuestro país.

Nos decantaremos por un vehículo de combustión si lo vamos a usar por carretera y por autovía, casi de manera exclusiva, sin entrar apenas en las ciudades. Aunque es posible que gaste más combustible que un híbrido, ese sobrecoste se compensa con un mantenimiento más simple.

Otro escenario se da si tenemos que circular por ciudad todos los días. En este caso, lo que nos conviene es un coche híbrido de gasolina, con etiqueta ECO. Podemos comprar un híbrido a secas o un híbrido enchufable, el cual recarga su batería con un enchufe. Con este tipo de coche no vamos a tener problemas para circular por ninguna parte, y además su gasto de combustible es más bajo.

Eléctrico si los trayectos son cortos y tenemos garaje

La última opción es comprar un coche eléctrico 100 %. Con él vamos a tener la etiqueta CERO emisiones, lo que significa que no sufriremos ninguna restricción a la hora de circular por las ciudades.

¿Es una buena opción? Sí, pero no para todo el mundo. Quienes sacarán más provecho de él serán aquellos que hagan viajes cortos a diario, de menos de 200 km y posean un garaje en casa.

Una plaza de aparcamiento es imprescindible, pues nos hará falta poner un cargador para poder cargar las baterías a diario o cada pocos días, dependiendo de cuántos km hagamos con el coche. Si vivimos en un adosado, chalet o casa individual, podemos poner placas solares, en cuyo caso el coche eléctrico es muy rentable al cargarlo a coste cero.

 

Ofertas en coches nuevos: ¿qué debes tener en cuenta antes de tomar una decisión?