miércoles 20/1/21

5 consejos para una mudanza tranquila

El dar el paso a nuevo hogar no siempre es una tarea sencilla. De hecho, hay quienes dicen que esta es una de las cosas que más estrés puede producir en una persona. Y es que si se piensa un poco las mudanzas, en realidad, implican muchas cosas. Esté el previo, que es el momento en el que se sabe que se quiere hacer el cambio y hay que empezar a buscar hacia donde. Este primer paso aunque parezca muy breve puede alargarse bastante en el tiempo y desgastar con cada día que pasa a los implicados. En el momento en el que se encuentra el destino al que uno se debe dirigir hay que hacerse con una empresa que ofrezca mudanzas baratas porque ya habrá bastantes costes extra que asumir. Por último, habrá que organizar todo para que esos profesionales puedan llevárselo a dónde y cómo les indiquemos. En definitiva, una ardua labor.

Algo que suele ser bastante recomendable para dar con esa empresa que se vaya a hacer cargo es la de buscar por la zona de interés. Por ejemplo, por mudanzas Barcelona o Madrid o Valencia… para acotar un poco el radio de acción. Pero sobre todo, y lo más importante, es tener siempre en mente que no será sencillo, que tomará un tiempo, que puede desgastar física y anímicamente pero que se está haciendo algo que puede resultar en algo muy bueno, sobre todo en el largo plazo.

Dicho lo anterior, he aquí algunos consejos interesantes que se pueden aplicar cuando se va a hacer una mudanza a fin de que ésta acabe por ser lo más tranquila posible.

  1. Hacer una selección previa. ¿Alguna vez has escuchado que una persona no sabía ni lo que tenía en casa hasta que se ha puesto a hacer una mudanza? Pues esto, en realidad, es de lo más común. Sin darnos cuenta, y con el pasar de los años, tendemos a ir acumulando cosas y más cosas que, por lo general, son bastante inútiles o no se les saca el más mínimo provecho. A fin de cuentas, si ni siquiera se había reparado en ello en un tiempo, lo más seguro es que fuera porque no resultaba imprescindible. Este es un punto fundamental que seguramente acabe por llevar bastante tiempo pero que puede hacer que todo lo demás resulte más fácil con lo que conviene tomárselo con filosofía. Hay que ser honestos con uno mismo y deshacerse de todo aquello que se sabe no se necesita. Lo que puedan usar otras personas está bien que se separe y se lleve a los contenedores para tal efecto y, todo lo demás, deberá acabar en la basura. Se podrá comprobar, con esta simple acción, que las cajas que se van a requerir serán muchas menos así que la mudanza terminará por ser mucho más sencilla y rápida.
  2. Limpieza. Cuando un hogar esta vacío es el mejor momento para poder limpiarlo y es mucho mejor llegar con muebles y cajas a una casa que ya está limpia que encontrarse con todo sucio, ir acumulando todo lo que se deba llevar y después tener que ponerse a limpiar. Si se parte de una buena base, además de resultar más sencillo, llevará menos tiempo y uno podrá estar instalado en el preciso momento en el que desempaque lo más fundamental. Después, con los días, se pueden ir haciendo otras cosas como puede ser el decorar.
  3. Organización. A la hora de tener que guardar las cosas para poder llevárselas es mucho mejor si se va haciendo habitación por habitación de tal manera que cuando se llegue al nuevo destino cada caja ya tenga su lugar asignado y resulte más sencillo el encontrar aquello que se vaya a requerir. Bastará con poner etiquetas a las cajas para saber lo que contienen y a qué habitación pertenecen. Como consejo también es importante ser un tanto más cuidadoso con los objetos que sean delicados y hacer saber esto a quienes vayan a hacer la mudanza. Normalmente un cartel con la palabra ´frágil´ evita más de un disgusto a posteriori.
  4. Kit básico. Porque en cualquier mudanza, por mucho que tratemos de deshacernos de cosas, siempre hay algunas que son más imprescindibles que otras y no hay que agobiarse con la idea de llegar y tener que contar con todo listo desde el primer momento. Hay que tener claros cuáles son los muebles básicos (como la cama) y qué cajas (por lo general no deberían ser más de 3 o 4) son las más importantes. Todo lo demás puede esperar y que no suponga un estrés.
  5. Motivación. Se puede o no contar con amigos o familiares para la mudanza pero uno mismo debe tratar de motivarse y aquí la música puede ser un gran aliado. De vez en cuando tocará hacer alguna que otra pausa para hidratarse y comer. Después de esto todo se verá con otra perspectiva.

5 consejos para una mudanza tranquila