jueves. 18.07.2024

El conjunto del mundo del automóvil, y de la movilidad del transporte, ha apostado decididamente por dar el salto del uso de combustibles fósiles a la energía eléctrica. 

Un cambio de tal calibre no se hace de la noche a la mañana. Los intereses creados, las grandes inversiones y el peso del sector de los combustibles fósiles en la práctica totalidad de los países es un hecho objetivo que no se puede negar. Las dificultades para poner en el mercado cientos de miles de nuevos vehículos eléctricos y la escasez de algunos de los elementos básicos para su producción como determinados minerales, están también presentes en las dudas que muchas personas tienen a la hora de adquirir un nuevo vehículo de este tipo.

Hay empresas que ya han tomado la delantera en este terreno como Smart que desde hace años ofrece vehículos eléctricos de una amplia gama. Pensados inicialmente para las ciudades y grandes metrópolis actuales los coches pequeños además de favorecer la movilidad, un sencillo aparcamiento y un menor consumo, dan una respuesta eficaz y económica a las necesidades de transporte de la mayoría de los ciudadanos urbanos.

Otras ventajas no menores es un coste más bajo de mantenimiento y una mayor posibilidad de aparcamiento y estancia en zonas prohibidas para otros tipos de vehículos

Próximamente se podrá disfrutar del Smart#3, que incorpora mejoras importantes tanto en la configuración interior como en su línea aerodinámica exterior. Asimismo su batería se podrá cargar en menos tiempo, aspecto determinante para muchos conductores, a la hora de valorar la eficacia y utilidad de los coches eléctricos. Un hecho a tener en cuenta igualmente es la potencia de aceleración y el modo de conducción que deberá realizarse siempre buscando siempre el mejor aprovechamiento de la capacidad de carga de la batería.

La práctica totalidad de los gobiernos europeos han puesto en marcha programas de ayudas económicas para la adquisición de vehículos eléctricos y la sustitución de vehículos de gasolina y gasoil. En España está actualmente en vigor el plan MOVES III dirigido al despliegue de infraestructuras de recarga y compra de vehículos eléctricos. El incentivo puede variar entre los 4500 y los 7000 euros dependiendo del cliente y del achatarramiento del vehículo anterior.

Muchas ciudades europeas han puesto ya fechas límites para poder acceder a las mismas por parte de los coches de gasoil y gasolina. Este hecho está llevando a muchos usuarios a la obligación de cambiar su vehículo y la mayoría están optando por adquirir vehículos eléctricos.

La principal ventaja de un coche eléctrico es que se reduce la contaminación atmosférica del lugar donde vives y trabajas, evitando las emisiones nocivas al medio ambiente. Esto supone mejoras en la salud consecuencia de una buena calidad del aire que respiras.

Disminuye considerablemente el ruido ambiental creando ciudades más tranquilas, menos ruidosas y menos estresantes. Genera un ahorro importante en el consumo de combustible que de media se estima en el 70% sobre tu gasto actual además de las ventajas fiscales que tiene en la actualidad. 

Otras ventajas no menores es un coste más bajo de mantenimiento y una mayor posibilidad de aparcamiento y estancia en zonas prohibidas para otros tipos de vehículos.

Por todas estas razones si estás pensando en cambiar de automóvil ten presente las posibilidades que te ofrece la nueva gama de coches Smart.

Coches eléctricos. Una realidad cada vez más presente