TODA LA CIUDAD ESTÁ PRÁCTICAMENTE ENTERA

Leptis Magna, la gran ciudad romana

Teatro de Leptis Magna
Teatro de Leptis Magna

Leptis Magna se encuentra en Libia junto a la costa y a unos 125 km. al este de Trípoli. Fue la joya romana del Norte de África y está en un lugar tan recoleto, que parece la ciudad secreta donde el Mediterráneo mecía los sueños de Roma.

Arqueólogos italianos, hacia el año 1920, comienzan a excavarla y descubren asombrados los restos casi intactos de la gran ciudad, llegando a iniciar un minucioso proceso de reconstrucción, de colocación de las piezas caídas en su lugar. Sin embargo, la II Guerra Mundial interrumpe los trabajos y no ha habido cambios desde entonces.

Unas antiguas vías de ferrocarril de los años veinte recorren la ciudad para el transporte de los materiales de la excavación. Todo esto está actualmente herrumbroso y oxidado y sin función alguna. Respira la soledad de la misma gran ciudad. Sin embargo, ahí permanece, recostada sobre la arena del oasis frente al mar, esperando desde hace más de mil años un imposible retorno de su pasado imperial.

leptis1

Tripolitania fue originalmente un grupo de colonias fenicias establecidas durante el siglo V a. C., que luego pasaron a depender de Cartago. Los fenicios fundaron en la zona tres grandes colonias: Oea, la actual Tripoli, Labda que es más conocida por el nombre que posteriormente le dieron los romanos: Leptis Magna y Sabrata, en un área que vino a conocerse colectivamente como las Tres Ciudades.

La ciudad de Leptis Magna fue un establecimiento comercial fenicio que se fundó sobre un oasis costero en el que desembocaba un pequeño “wadi” o río irregular. Sus habitantes debieron luchar muchas veces contra poderosas tribus del Sur, del actual Fezzan, que los asediaron siempre: eran los misteriosos Austures, Nasamones y Garamantes.

Cartago y sus territorios africanos, entre los que se encontraba Trípoli o Tripolitania, cayeron bajo el dominio de Roma en el año 146 a. C. después de la tercera guerra púnica. Sin embargo, la Tripolitania no fue integrada en el imperio, sino asignada a un aliado de Roma, el rey de Numidia. Un siglo más tarde, Julios César depuso al rey de Numidia, pues había apoyado a su rival político Pompeyo en las guerras civiles, que se desarrollan en Roma. Anexionó su territorio al Imperio romano, organizando Tripolitania como una provincia romana más.

Se convirtió siglos más tarde en un puesto avanzado de la república romana, en parte por las buenas tierras de cultivo que hay en los alrededores de la ciudad. De hecho, Leptis Magna contaba con tantos olivares que César recaudó en concepto de impuestos tres millones de libras de aceite en un solo año.

leptis2
Fuente de Ninfeo

Roma construyó contra las tribus del desierto una fuerte barrera defensiva, el “limes tripolitanus”, apoyado en contingentes militares de la Legión III “Flavia” instalados en una red de fortalezas en el Sur. A su vez desde Leptis Magna, Roma realizó expediciones, algunas de ellas documentadas al África profunda.

Durante más de cuatrocientos años, Tripolitania y Cirenaica fueron prósperas provincias romanas. Prueba de ello son, las imponentes ruinas de Leptis Magna. Nació el emperador romano Septimio Severo en esta ciudad.

El Emperador Septimio Severo, la engrandeció con imponentes edificios públicos como el Foro, la Basílica, la calle Porticada y el nuevo puerto con su faro consiguió que fuera la tercera ciudad romana más importante del norte de África, tras Alejandría y Cartago. La ciudad correspondió a su Emperador, dedicándole un espectacular arco triunfal como veremos posteriormente, de una riqueza y una perfección desconocidas.

leptis3La ciudad basaba su economía en el aceite, trigo, vino, “garum”, y ganado. Todo ello se apoyaba en un ingenioso sistema de presas, que aprovechaban las escasas lluvias que recibía la zona que las regulaban y distribuían para sacar adelante las cosechas. Pero, sobre todo, era muy activa en el comercio de esclavos y de animales salvajes. (En la imagen, uno de los mosaicos de Leptis Magna).

Bajo el dominio ptolemaico, se había creado en Cirenaica una gran comunidad judía, cuyo tamaño se había visto incrementado con la llegada de miles de deportados tras la fallida rebelión judía contra los romanos y la destrucción de Jerusalén en el año 70. En el año 115, los judíos de la Cirenaica se alzaron en una sublevación que pronto se extendió a Egipto y Palestina.

La rebelión no fue sofocada hasta el año 118, no sin que antes Cirene fuese asaltada, saqueada y sufriera matanzas por los rebeldes judíos. Se requirió un siglo para que Cirene recuperase su prosperidad.

En el siglo V, Tripolitania fue conquistada por los vándalos, los cuales, al mando de Genserico habían creado un potente reino con capital en Cartago. Sin embargo, los vándalos perdieron rápidamente su espíritu guerrero y su reino fue destruido y conquistado por el general bizantino Belisario en el año 533, tras una cara campaña militar que lastró los recursos del Imperio romano de Oriente, que todavía aspiraba a lograr la reunificación del Imperio romano.

De nuevo, Cirenaica y Tripolitania estaban bajo la misma soberanía. Sin embargo, la irrupción de los vándalos había destruido el orden social romano y la conquista bizantina no pudo recuperarlo. Los bizantinos nombraron gobernadores que impusieron asfixiantes impuestos para sufragar los gastos militares, mientras que las ciudades y los servicios públicos siguieron su decadencia.

¿Cómo es Leptis Magana?

Toda la ciudad está prácticamente entera.

Las piedras que se han ido desprendiendo están en el suelo ante tus ojos. Tiene un Foro de 6.000 metros cuadrados, centro social, de reunión y de paseo de la ciudad. Sin embargo, otros edificios son los que resultan más espectaculares para el visitante: la extraordinaria Basílica o sede de los tribunales de justicia, de la religión y de los negocios. Puede verse el púlpito desde el que se hablaba a los fieles en la época bizantina cristiana y existen columnas decoradas con temas báquicos de una riqueza nunca vista.

leptis4
Basilica Severina

Es difícil hacerse una idea correcta de lo que eran los baños públicos en Leptis Magna. La gama de servicios que ofrecían era tan grande que el visitante queda aturdido y piensa que no se ha inventado nada nuevo desde entonces. Dentro del recinto de los baños estaban las letrinas de mármol, alineadas sin solución de continuidad, sin intimidad, con sus canales de arrastre de residuos a base de agua constantemente funcionando.

Se trata de un lugar donde la gente se congregaba para charlar sin pudor, como comienzo a su actividad en las termas. Tras haber hecho uso del servicio, se podía ir a una excelente pista de atletismo o palestra, para hacer ejercicio o calentamiento. Otros quizás optaran por ir a nadar a la gran piscina al aire libre. Para los que quisieran hacer otro tipo de actividad existía un gran gimnasio cubierto. Tras la actividad física, venían los baños, normalmente siguiendo un orden: el caliente, el tibio, y el frío.

Se utilizaba aceite en vez de jabón y los más pudientes acudían con sus esclavos y recibían un masaje o servicios de peluquería, manicura o pedicura. Un enorme vestíbulo central reunía a las personas para charlar de distintos acontecimientos de la vida de la ciudad o del Imperio. Todo ello revestido por mármol, con estatuas y columnas de ese material procedentes de canteras de todo el imperio y con pinturas espectaculares.

leptis5
Reconstrucción de lo que fue la ciudad de Leptis Magna

La ciudad disponía de teatro, anfiteatro y circo. En el teatro la actividad más popular era la pantomima, su teatro se inclina casi intacto sobre el mar. En el anfiteatro con una capacidad de 16.000 espectadores, se hacían espectáculos sobre la caza de animales salvajes en bosques simulados, y también la lucha de gladiadores. El circo se reservaba para las carreras de cuadrigas.

Al puerto se accedía a través de una amplia avenida dotada de soportales. El recinto portuario conserva los locales dedicados a almacenes, el edificio del faro, y los muelles de atraque de los barcos, así como las escaleras que al borde de los muelles permitían a los marinos acceder a tierra y los puntos de amarre de los buques. Las riadas estacionales del río estaban controladas por una presa a dos kms de la ciudad.

La geografía ha cambiado hoy, y el puerto está prácticamente sobre terreno seco ya que el río Lebda, ha buscado su salida un poco más lejos y la rada está cubierta de tierra y juncos, lo que por otra parte facilita aún más la visita.

leptis6Sin embargo, la sensación de melancolía es aquí aguda, cuando contemplas una gran ciudad en ruinas, y ese sentimiento te atenaza al ver el puerto antes poblado por un gran número de barcos procedentes de Egipto, de Tiro, de Sidón, de Roma o de Cádiz, y ahora cubierto por la vegetación, cegado por los juncos.

Las escaleras de piedra de los muelles antes entrando en el agua, ofrecen ahora inútilmente sus escalones al aire, a la vegetación. (En la imagen: Macellum).

La zona del mercado se conserva hasta tal punto que se pueden ver los mostradores de pescado, de carne, los juegos de pesas, una tabla de equivalencias de medidas de longitud, la medida de los líquidos o incluso alguna cuenta anotada sobre el mostrador.

EL ANFITEATRO

Fue construido en el año 56 d. C. durante el gobierno del emperador Nerón, en la cavidad de una antigua cantera de materiales de construcción. Está ubicado al este de la ciudad romana. El anfiteatro podía alojar a unas 15.000 personas. Su longitud total es de 121 metros en su lado mayor y de 111 metros en el menor, y su arena mide 57 metros de largo por 47 metros de ancho.

En otras inscripciones latinas encontradas en las ruinas, los magistrados de Leptis Magna rememoraban los espectáculos celebrados en el anfiteatro. Hay documentados combates de gladiadores con ocasión de las elecciones quinquenales, ​ así como la provisión de diez animales salvajes o de cuatro fieras con dientes.

leptis7

El anfiteatro fue dañado por los intensos terremotos ocurridos durante los años 306 a 310. El 21 de julio del año 365, otro seísmo con epicentro en Creta, seguido de un tsunami, devastó nuevamente la ciudad. ​ Reconstruida posteriormente por Justiniano en el año 533, el centro urbano fue rodeado por una muralla que dejaba fuera el anfiteatro y el circo.

Leptis Magna fue abandonada durante las invasiones árabes y el anfiteatro desapareció bajo tierra a lo largo del tiempo. A principios del siglo XX, Henri Méhier de Mathuisieulx descubrió cerca del circo una depresión ovalada de aproximadamente ochenta metros de largo en su eje mayor, aunque sin ningún rastro de construcción, hecho que le hizo dudar de que fuese un anfiteatro.

Tras la ocupación de Tripolitania a partir del año 1911 por parte de Italia comenzaron las primeras excavaciones arqueológicas. En el año 1912 se desenterró, cerca del anfiteatro, una estatua que representaba a la Artemisa de Éfeso. Su imagen se utilizó en los sellos de correos de la Italia colonial como diosa de la Abundancia, símbolo de Tripolitania. El afán por mostrar la grandeza de Roma durante el periodo fascista hizo, que se contaran con considerables recursos para sacar a la luz la ciudad antigua, desenterrar su anfiteatro y restaurar una parte del graderío.

La forma del anfiteatro es particular y no sigue el esquema clásico en elipse de los anfiteatros romanos, sino que está constituido por dos semicírculos unidos por dos tramos cortos rectilíneos.

Esta planta, equivalente a dos teatros unidos por sus frentes, es inusual en el mundo romano. Jean Claude Golvin, arqueólogo y arquitecto especializado en anfiteatros, sugiere la hipótesis de un edificio adaptado a un nuevo tipo de espectáculo creado por Nerón, donde se celebrarían concursos musicales y competiciones de atletismo y ecuestres, además de las clásicas luchas de gladiadores. Los extremos en forma de semicírculo ofrecerían una mejor acústica para los espectáculos musicales, fenómeno ya conocido por los arquitectos romanos.

Los espectadores entraban en el anfiteatro por unas trincheras de acceso excavadas en la colina, de las cuales la principal estaba flanqueada por monumentales columnas jónicas. Las gradas estaban comunicadas mediante galerías interiores en forma de anillo.

Se estima que la capacidad del anfiteatro en unos 16.000 asientos. El graderío estaba dividido en tres niveles. El inferior tenía tres gradas, a las cuales se accedía por un pasillo que estaba situado detrás del tercer escalón y que tenía ocho puertas de entrada. Esta zona estaba reservada a las personalidades importantes y tenía dos tribunas de honor, ubicadas en los extremos del eje menor, una enfrente de la otra.

Al norte se disponía el palco del organizador de los juegos, y en el lado sur el palco imperial, de cara a la brisa de mar. Estos dos lugares centrales eran los que tenían una mayor acústica y proporcionaban las mejores vistas. Las tribunas estaban rodeadas por los asientos reservados a las autoridades, indicados mediante inscripciones. Los graderíos intermedio y superior tenían once gradas cada uno y estaban separados por un muro que bordeaba el pasillo de acceso. ​

leptis8

El sótano de la arena estaba formado por pasillos subterráneos, paralelos a los ejes mayor y menor, y por trampillas, conectadas mediante muros al nivel del suelo. En 2011 este sótano todavía no había sido excavado. Un muro de 2,85 metros de altura rodeaba la arena. En su coronación se disponían unas piedras blancas, separadas cada 2,40 metros y perforadas con agujeros.

Su función era la de sujetar unos postes, entre los cuales se extendía una red que protegía a los espectadores de eventuales saltos de los animales. Los gladiadores accedían a la arena por dos grandes entradas bajo arcos en los extremos del eje mayor, mientras que las fieras eran dirigidas desde otras diez aberturas más pequeñas, conectadas entre sí por una galería de servicio.

El hallazgo de numerosas dovelas en la cima de la colina y en la parte superior del graderío indicaría que el anfiteatro habría estado rodeado por una columnata de arcadas, la única parte arquitectónica de la cumbre del cerro que habría sido visible desde lejos. La columnata tenía un pequeño templo en el lado sur del eje menor.

​Este edificio podría haber estado dedicado a Némesis, diosa tutelar de los anfiteatros, cuyo altar de piedra fue trasladado hasta la arena, lugar donde se encuentra actualmente. También podría haber albergado la estatua que representaba a la Artemisa de Éfeso, encontrada en la zona del anfiteatro, a menos que la escultura fuese solo un elemento de decoración de la columnata.

EL TEATRO

El teatro fue construido en el siglo I d. C, como lo demuestran las inscripciones conmemorativas y se realizó gracias a las aportaciones de un rico miembro de Leptis, Annibal Rufuus.

leptis9

Posteriormente, otro rico de la ciudad dedicó el scaenam porticus detrás del teatro en un templo dedicado a la diosa Augusti como un signo de lealtad al emperador. Fue uno de los primeros teatros realizados en mampostería de todo el Imperio romano.

Fue el segundo más grande del norte de África. Tenía un escenario de mármol y con una fachada monumental aun visible, con tres nichos semicirculares y un orden de columnas triples.

Sus primeras columnas fueron de piedra caliza, pero posteriormente fueron reemplazadas por las de mármol. La orquesta semicircular como cavea, tiene una serie de pasos bajos, donde se colocaron los asientos de las autoridades y una balaustrada separa esta parte del resto de la cavea. El teatro estaba lleno de estatuas que representaban a emperadores y grandes personajes de la ciudad y muchas de estas estatuas fueron llevadas a los museos.

EL CIRCO

Estaba más descubierto y no tan tapado por la arena que otras grandes obras. Estaba fuera de la ciudad y tenía grandes dimensiones.

Media aproximadamente 450 metros con un lado recto y otro redondo como era característico en todos los circos romanos. Acudía no solo la gente de Leptis sino de todos los alrededores. Tenía una capacidad para unos 16.000 espectadores.

leptis10

Parece ser que su arena se usó frecuentemente para la lucha de animales salvajes y gladiadores, pero sobre todo se usó para las carreras de caballos. Solo se conserva un poco y otra parte se encuentra sin excavar.

EL MERCADO

Fue construido en el año 9 a. C. por un magistrado local, como lo atestigua una inscripción. Está hecho de mármol su lado sur y se dedica a la venta del pescado y presenta dibujos de delfines.

Fue reconstruido nuevamente en la época del emperador Septimio Severo. Algunas columnas tienen capiteles de mármol de la época severiana. Este mercado estaba hecho de piedra caliza recubierta de mármol. Tiene forma rectangular y tenía un patio pórtico, columnas redondas y cuadradas columnas que hacían esquina, en la que se erigieron dos pabellones octogonales.

leptis11
Antigua plaza del mercado de Leptis Magna

El pabellón norte parece que estaba destinado a la venta de textiles y conservas y se mantiene una mesa de piedra original del siglo III d. C. En esta mesa están grabadas las principales unidades de medida: el brazo romano o púnico de 51,5 cm, el pie romano o alejandrino con 29,5 cm., o el brazo griego o ptolemaico con 52,5 cm. Lo que se vendía en el otro pabellón se desconoce.

Es uno de los mercados más funcionales y bellos de la antigüedad. Prácticamente una rotonda con cuatro arcadas alrededor de los cuales se colocaron los mostradores donde se exhibía la mercancía. Había mesas en los soportales que rodeaban los dos tholoi.

LA BASILICA

Fue uno de los monumentos más grandes de la ciudad, mide 160 metros de largo por 69 de ancho. Tenía tres naves, con una sala con columnata amueblada con un ábside en cada extremo. Al lado de los ábsides se encontraban las columnatas ricamente decoradas que representaban la vida de Dionisos y los doce trabajos de Hércules. El segundo piso estaba apoyado sobre cuarenta columnas de granito rojo de Egipto, el mármol rosa de Siene, que a menudo se usaba en los obeliscos.

leptis12
Basílica romana

Construido en el primer siglo d. C, fue reconstruido en el siglo IV. Tenía que estar cerrada por cuatro lados por una columnata, de la cual sólo quedan dos de granito. Su dibujo imitaba a la de la Basílica Ulpia en Roma.

La decoración en mármol, especialmente en los diseños florales, se realizó con una técnica especial de diseño. Se enfrentó para que la luz creara juegos de sombras, agudizando los contrastes para remarcar más los relieves. Las decoraciones en el mármol estaban en todas las partes, incluso en los puntos más invisibles.

La decoración de la Basílica era extremadamente variada y muy probablemente provenía de Afrodisias (Turquía). Los relieves se hicieron con gran precisión, pero da la impresión de que tenía un carácter meramente decorativo, en lugar de evocar mitos, símbolos o poderes variados.

EL FORO SEVERIANO

leptis13El foro Severiano estaba rodeado por un pórtico cuadrangular, con arcadas y tiendas, un gran templo y una Basílica monumental. El nuevo foro tenía unos diez mil m2, de forma cuadrangular y ricamente decorado de mármol y granito importado, tenía un templo dedicado al emperador Severiano y a su familia.

Su pórtico está ricamente adornado con cabezas de Vittoria y Medusa, todas diferentes y diversas expresiones. Delante de las cabezas se mantuvo intacto algunos paneles verticales con inscripciones, que sirvieron como plintos para las estatuas. La Basílica conserva relieves en pilares con los trabajos de Hércules y otras decoraciones extraordinarias.

El proyecto de embellecimiento y expansión de la ciudad llevada por el emperador Septimio Severo incluyo la renovación del centro de la ciudad, que fue transferido a él por el antiguo foro a uno nuevo, esta vez dedicado a la nueva dinastía.

leptis14
Escultura de la cabeza de Gorgona en el Foro de Severi de Leptis Magna

EL PUERTO

Era el principal puerto de la región, conocido en la antigüedad como Emporia. Se erigió un faro del cual solo quedan los cimientos. El faro tenía treinta y cinco metros de altura y era similar al existente en Alejandría.

El puerto incluye un muelle oriental, almacenes, hay unas ruinas que corresponde con una torre de observación y a parte de los muelles de descarga.

Cerca del puerto se encuentra un templo dedicado a Júpiter Dolicheno y tiene una bonita escalera.  Se intento ampliar el puerto para ganar en comercio, pero los ingenieros romanos se equivocaron y lo que consiguieron es que fuera más inestable y se llenara de lodos, impidiendo su función de puerto.

leptis15

LOS ARCOS

El decumanus tiene dos grandes arcos: el arco en dos frentes que fue construido en la época del Bajo Imperio.

EL ARCO DE ANTONINO PIO

Fue construido en honor de este emperador, estando decorado de columnas por la parte delantera, con dos columnas a cada lado siguiendo el patrón normal del mundo romano. Su decoración presenta una imagen de Vitoria y otra con una gran aegis con la cabeza de Gorgon.

EL ARCO DE MARCO AURELIO

Tiene una columna incrustada en la parte exterior. Fue erigida en el año 174 en honor de Marco Aurelio que era proconsúl en África.

EL ARCO DE SEVERO

leptis16Situado en la intersección del cardo y el decumano, pero permanecía elevado por unos pocos escalones. Fue construido en piedra caliza y luego fue recubierto de mármol, todavía se conserva gran parte del friso y es uno de los monumentos más famosos de la ciudad.

En cada frente, dos columnas delante de la base flanqueaban la abertura del fórnix; pilastras y pilares, decorados con sarmientos, se encontraba en las esquinas superiores del monumento y en los lados de los arcos; marcos y frisos, del mismo estilo, encima de estos, lacunars con rosetas en la bóveda de ellos.

La decoración escultórica es magnífica. Además de seis Victoria, que ocuparon los espacios triangulares entre la curva de los arcos y la moldura del panel, las águilas y triángulos esféricos bajo la cúpula, los trofeos entre las columnas y pilastras de esquina, esta decoración comprende dos series de relieves.

El primero tiene relieves menores, en las paredes internas de los cuatro pilares, con divinidades yuxtapuestas entre sí, escenas de guerra y escenas religiosas. Algunas deidades pueden identificarse como las del Olimpo greco-romano, comenzando por la triada capitolina, otras supuestas divinidades orientales y africanas. Las escenas de batallas recuerdan las campañas orientales del emperador.

Los relieves de la serie principal tienen cuatro escenas grandes, colocadas en los cuatro frentes del ático, quizás en lugar de inscripciones.

LAS TERMAS DE ADRIANO

Fue construido bajo el dominio del emperador Adriano, posteriormente fue restaurado bajo el gobierno de Cómodo y por último en el siglo III bajo del gobierno de Severo. Parece que fue inaugurado en el año 127 d. C, aunque no hay certeza en la fecha.

Como todos los baños romanos, se desarrolla en un eje central norte-sur con habitaciones dispuestas simétricamente.

leptis17

Las salas principales fueron: natatio, frigidarium y caldarium, dispuestas a lo largo del eje central, con habitaciones más pequeñas y accesorios dispuestos en los laterales. Aquí el gimnasio está en una posición central, frente al cuerpo principal de los baños, que definitivamente se han movido hacia el este, tal vez con la finalidad de respetar edificios y caminos ya existentes.

Desde que se pasa a la natatio, un vasto entorno con el piso cubierto de mármol y mosaicos en el que hay una piscina al aire libre rodeada de columnas en tres lados. Lo que sigue es el frigidarium, con tanques de agua fría en una sala de 30x15 m, pavimentada en mármol.

Ocho columnas macizas con tallos de mármol cipollino de casi nueve metros de altura sostienen el techo abovedado, una vez decorados con mosaicos azules y turquesas, de los que hoy no queda nada.

leptis18El gimnasio es un gran espacio rectangular abierto, con lados más pequeños en el hemiciclo, rodeado de pórticos, con dos ábsides rectangulares exedra en el lado norte. El largo lado sur coincidía con el porche delantero de los baños. Desde el gimnasio se va a la natatio, la piscina exterior rodeada por arcadas y flanqueada por cuatro pequeños cuartos, dos accesibles, que servían como vestidores, el porche delantero y la natatio y dos desde el corredor, quizás con pequeñas tiendas para suministros de mantenimiento.

El baño de vapor, con un techo abovedado con dos grandes tanques en los lados cortos y tres bajo los arcos en el sur, condujo a las cuatro salas de tepidaria, con piscinas detrás del frigidarium. Los hornos de calor estaban situados fuera del edificio.

Hay muchísimos otros edificios que merecerían ser descritos aquí. Con estos aquí presentados, nos podemos hacer una idea de que la ciudad romana de Leptis Magna es de las ciudades mejor conservadas, al mismo nivel o superior que Pompeya.

Si tiene ocasión alguna vez en su vida, es un sitio que debe ser visitado y disfrutar de este lugar tan especial.

leptis20
El arco de Severo en Leptis Magna

leptis21
Amuleto fálico en Leptis Magna, significa que estamos en la calle de las prostitutas

leptis22
Medallones con la Medusa

leptis23
Letrinas romanas de Leptis Magna

leptis24
Tepidarium de las termas de Adriano en Leptis Magna


Más viajes con Edmundo Fayanás