lunes. 15.07.2024
pobreza_energetica_ugt
Foto. UGT

A los sectores más conservadores les puede asustar que esa sea la solución pero no hay otra, a no ser que los europeos, incluidos por supuesto los españoles, nos pongamos como locos a tener hijos.

Pero es poco probable. Las mujeres en edad fértil con pareja o sin, lo tienen muy difícil. Las que viven en pareja tienen que trabajar los dos y tener contratos laborales decentes para poder disfrutar de los permisos y tener una economía saneada y las mujeres que tienen hijos solas no tienen casi ayudas.

Tienes que ser pobre de solemnidad para que alguien te ayude.

Las madres solteras son las grandes olvidadas de esta sociedad, a pesar de ser las que más entusiasmo han puesto en la maternidad.

“A priori te diría que no hay ninguna ayuda específica por ser madre soltera, salvo una reducción en el IRPF para monoparentales de dos hijos, que no vino sino a intentar paliar la discriminación de la ley de familias numerosas que considera como tal a aquellas familias monoparentales de dos hijos por viudedad o fallecimiento de la otra persona”, nos comenta Miriam Toro Presidenta de la asociación MSPE (Asociación de madres solteras por elección).

También existe una prestación tras el nacimiento o adopción de 1000 eurossi se cumplen unos requisitos de renta, pero tienen que ser muy bajos.

“Esto a nivel estatal -añade Miriam Toro-, en algunas comunidades autónomas donde se ha legislado para familias monoparentales, pueden existir beneficios en transporte o impuestos municipales. En cualquier caso, ayudas insuficientes e inconexas, con una falta de política integral adaptada a nuestra especificidad, donde la conciliación y el empleo, junto a la vivienda, la salud y la educación, serían los principales ejes”.

Pero ninguna de estas ayudas existen por el hecho de ser madres solteras.

Nuestra sociedad sigue siendo muy injusta con ellas. No hay tramite de la administración que exija nombre de padre y madre en sus formularios, en muchos centros escolares (especialmente los concertados) siguen hablando de la familia como madre/padre como algo esencial cuando hoy en día hay muchos tipos de familias.

Pero la realidad es que el 10,3% de los hogares en España es monoparental (es decir, un solo progenitor a cargo de uno o más niños), de los cuales el 81,3% corresponde a una madre con sus hijos, es decir, hay 1.541.700 de hogares españoles en los que una sola mujer se hace cargo de los niños. 

Una investigación de la Universidad de Barcelona, destaca que las madres solteras tienen más dificultades para estabilizar su situación laboral, de vivienda y de recursos vitales mínimos.

Las conclusiones del informe hablan incluso de una "feminización de la pobreza", que deja a muchas de estas familias monoparentales en una situación de marginación. Y añade un dato muy preocupante, que las empresas tienden a discriminar a las mujeres en esta situación, porque se basan en el prejuicio de que una madre soltera no tiene la misma dedicación al trabajo.

Nadie se acuerda de ellas, ni siquiera en las campañas electorales y España necesita renovar su población, aunque sólo sea por razones egoístas de cobrar una pensión.

Una sociedad envejecida