miércoles 21/10/20
Análisis Histórico/Psicológico

El sindrome de Cronos

En la mitología griega Cronos (Saturno en la mitología romana) era el más joven de la generación de Titanes, descendientes divinos de Gea (Tierra) y Urano (Cielo). Cronos venía representado con una hoz, con la que castró a su padre. Tras derrotar a su padre Cronos subió al trono junto a su hermana Rea como reyes de los dioses, en la denominada edad dorada, así llamada porque no hicieron falta reglas ni leyes para gobernar, cada uno sabía lo que tenía que hacer y lo hacía bien.

Crono supo por Gea que estaba destinado a ser destronado por uno de sus hijos, al igual que él había hecho con su padre. Por esta razón cada vez que nacía uno de sus hijos lo devoraba. Cuando iba a nacer su sexto hijo, Zeus, Rea le pidió a Gea que lo ocultase para no ser devorado por Cronos. Rea tuvo a Zeus en la isla de Creta. Para salvarlo envolvió en un pañal una roca, simulando un bebé, y se lo entregó a Cronos para que lo devorara.

Cuando Zeus creció utilizó un veneno que le dio Gea para Cronos y así este vómito en orden inverso a todos los hijos que se había tragado. Zeus y sus hermanos declararon la guerra a Cronos destronándole de su reino y desterrándolo al profundo abismo del Tártaro.

En salud laboral se define el síndrome de Cronos como el miedo insuperable a ser “destronado” un sujeto de su puesto laboral, obstruyendo la promoción de sus subordinados por ese miedo. Por tanto, este síndrome va a interferir en el ciclo salud/trabajo. Siendo esto así, es fácil de comprender como este síndrome va a afectar a la salud laboral.

La prevalencia de este síndrome en organizaciones empresariales es de hasta el 50%, no habiendo diferencia ni por tamaño de la organización ni por género ni por nacionalidad. Estas organizaciones con directivos afectos de este síndrome dejan de lado la preocupación por el clima laboral, siguen un modelo paternalista, que prima más la lealtad y obediencia que la eficacia, y por último todo esto genera una gran resistencia al cambio en la organización.

Las personas que padecen este síndrome en una organización empresarial presentan alteraciones en el desempeño, miedo a delegar funciones en los subordinados, alteraciones en las relaciones interpersonales con sus subordinados con tendencia al autoritarismo, un elevado egocentrismo y un manifiesto auto engaño.

Dos consecuencias directas de la alteración del ciclo salud/trabajo en organizaciones empresariales, causado en subordinados por personas que tienen este síndrome, son el burnout y el bureout. El primero se refiere al sujeto que se ha desmotivado en su puesto laboral como consecuencia del estrés. El segundo hace referencia al aburrimiento que produce en el sujeto su actividad laboral.

Por último, compartir una reflexión del cínico Oscar Wilde: ”el trabajo es el refugio de los que no tienen nada que hacer”.

.

El sindrome de Cronos