miércoles. 21.02.2024
iStock
Foto: iStock

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado dedica 50 millones de euros a aumentar en 1.000 las plazas para estudios de medicina, lo que en principio parecería una buena noticia, pero sin embargo no lo es tanto por los siguientes motivos.

Primero, en España como señalan todos los organismos internacionales no faltan médicos/as sino profesionales de enfermería como ya he señalado en un artículo anterior en Nuevatribuna y puede observarse en el grafico siguiente reproducido de la versión en castellano de Spain Country Health Profile 2021 (OCDE 2022). Tal y como ya señalaba entonces España está por debajo de la media de la OCDE y la UE en graduados anuales de profesionales de enfermería y no así en medicina, por lo que esta situación no tiene visos de mejorar. Por lo tanto la necesidad es de formar más profesionales de enfermería y no médicos por lo que perecería razonable cambiar el destino de estos fondos.

España tiene una cantidad relativamente elevada de médicos, pero pocos enfermeros 

enfermeros
Nota: La media de la UE no es ponderada.

En Portugal y Grecia, los datos se refieren a todos los médicos con licencia para el ejercicio de la profesión, lo que da como resultado una gran sobrestimación del número de médicos en activo (por ejemlo, de alrededor del 30% en Portugal). En Grecia, el cálculo del número de enfermeros es excesivamente bajo, ya que solo incluye a los que trabajan en hospitales. 

Fuente: Base de datos de Eurostat (datos correspondientes a 2019 o al año más próximo)

Segundo, de acuerdo con la normativa de la UE para el ejercicio de la medicina en el sistema público es imprescindible la formación especializada postgrado, ahora bien aunque se ha incrementado la oferta de plazas MIR, para 2023, en esta convocatoria sigue existiendo un proceso selectivo que impedirá el acceso a esta formación a quienes no consigan superar el listón establecido. ¿De que nos vale tener más médicos si muchos de ellos no podrán optar a la formación especializada? ¿Nos encaminamos a una situación como la de los años 70 del siglo pasado con más de 25.000 médicos sin especializar y en paro?

¿De que nos vale tener más médicos si muchos de ellos​ no podrán optar a la formación especializada?

Tercero. Una de las causas importantes del déficit de algunos profesionales en España tiene que ver sobre todo con la falta de oferta de empleo en la Sanidad Pública y las malas condiciones del mismo, lo que fomenta la emigración a otros países. Si no se cambia esta política de recursos humanos es probable que lo que suceda es que sigamos favoreciendo a otros países que están encantados de que formemos buenos médicos con dinero público para que ejerzan en reino Unido, Francia, Italia, Alemania o Portugal.

Evidentemente se trata de un proyecto que aún puede enmendarse en el Parlamento, porque sería deseable que los responsables de las administraciones públicas actuasen de acuerdo con los hechos contrastables y no a golpe de twit o de campañas mediáticas.


Carlos Sánchez Fernández | Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública

50 millones