jueves. 23.05.2024
Foto de archivo

No consumas alimentos frescos la comida sana es solo una mala costumbre de los seres vivos. No consumas energía calentarse es demasiado caro para ti. No vayas al médico las enfermedades comunes son de mala educación. Lea atentamente las instrucciones de este consejo financiero y consulte a su cuenta bancaria.

Mientras tanto, un hombre apuesto se baja de un rutilante coche de lujo, en una enorme mansión le está esperando una hermosa mujer. Van a tomar un vuelo hacia Las Vegas, la ciudad que permanece abierta 24 horas. ¿Quién es ella? Ella es el deseo. Ella refleja el presente, por eso es libre y desconoce a donde va. 

Ambos son apenas unos desconocidos. Sin embargo, ¿Qué música es esa? Aquí llega, sin duda hacia ellos, ahora oigo la sensual melodía de su voz, la cadencia de sus parlamentos y la risa en este mismo escenario. 

Ella es el deseo. Ella refleja el presente, por eso es libre y desconoce a donde va

Mientras ambos se buscaban, ella ha estado muda, y solo ahora oigo la fragancia de su aliento, y solo ahora siento su mirada que dulcemente los nombra y los llama...

Aquí llega después de haber estado olvidada o desconocida entre la gente o los cacharros de oficina. Aquí llega después de la oscuridad de la noche, sumida en su propia gestación, tiempo en el que el corazón le preguntaba por lo bello a su belleza...

Aquí llega la muchacha de los bellos ojos, la incomparable, la que por siempre irá sin pausa hacia la luz.

La hemos visto y nos ha visto en esta noche del alma, desde donde el oscuro dolor grande como una playa desierta, la intuía, la atraía, la llamaba...en cuya arena se conjugaba su rostro divino, en luna de sus ojos, en la estrella de su boca, mientras todo el desorden del mundo ha sido insuficiente para detenerla en su impulso natural, en su deseo, en su camino hacia el beso húmedo en la boca que lo da, hacia el tacto seguro en el pecho que lo eriza, hacia el cuerpo desnudo en el alma que lo ama, en la luna de sus ojos, en la estrella de su boca, el placer la llama, y aunque solo sea hasta que dure este sueño, he aquí, la belleza llegada con el día.

La psicología inversa y la demanda inelástica de los productos de consumo