sábado 04.07.2020

Realidad virtual para un modelo de turismo natural más sostenible

Realidad virtual para un modelo de turismo natural más sostenible

En países como Costa Rica se está estudiando la aplicación de la realidad virtual al turismo y la sostenibilidad. Este país es considerado como uno de los 25 estados con mayor biodiversidad del planeta. Se estima que en los 51.100 km² que ocupa su territorio habitan más de 500.000 especies, el 6 % de la biodiversidad mundial.

Un ejemplo de la atracción turística que genera tal riqueza natural es el desove de la tortuga marina. Las pequeñas tortugas que avanzan rumbo al mar no solo son más vulnerables a los depredadores, sino que también sufren la presencia de turistas. Este espectáculo es habitual en el Parque Nacional de Tortuguero en Costa Rica, donde se realiza un gran esfuerzo por la conservación de la tortuga verde que se encuentra en peligro de extinción.

Jóvenes ejemplares de tortuga verde (Chelonia mydas) rumbo al mar. Ronald Woan/Flickr, CC BY-NC

Consecuencias de la presencia humana

Los animales que viven en áreas protegidas pueden sufrir estrés debido al ecoturismo. Se han encontrado impactos negativos en el comportamiento reproductivo de felinos grandes, en la anidación de las tortugas marinas y en la distribución de aves acuáticas.

Si el tráfico humano es frecuente, algunas especies cambian de comportamiento y otras se acostumbran a la presencia de los humanos.

La investigación ha demostrado que si los turistas y vecinos toman fotografías con flash cuando las tortugas emergen del mar, pueden alterar su comportamiento, así como el número de individuos que salen a desovar.

Beneficios de la realidad virtual

En un estudio que estamos realizando en el Instituto Tecnológico de Costa Rica (todavía en fase de campo), estamos analizando los riesgos e impactos del turismo que puede mitigar la realidad virtual. Esta se define como “un entorno simulado por ordenador donde uno interactúa dentro del entorno de forma similar a como lo haría en el mundo real”.

Esta tecnología permite al usuario interactuar dentro de una realidad artificial a través de vídeos o recorridos de 360 grados. Puede alcanzar un estado de inmersión a través de sus sentidos, como si estuviera en el escenario simulado, utilizando unas gafas especiales.

La utilización de la realidad virtual podría reducir la contaminación y el número de animales que mueren por atropellos involuntarios de conductores. También evitaría que los turistas ofrezcan comida a los animales o disparen sus flahses durante recorridos nocturnos.

Además, la realidad virtual beneficia a los visitantes:

  • Por un lado, les ahorra lidiar con posibles inclemencias climáticas.

  • Por otro, reduce las limitaciones debidas a una discapacidad, la edad o la forma física del turista, que puede no estar preparado para subir a cerros, volcanes o acceder a tirolinas.

La realidad virtual también puede ser útil en el caso de situaciones extraordinarias que impiden una visita presencial, como la ocasionada por la pandemia de COVID-19.

Una de las ventajas indiscutibles de esta tecnología es el aspecto emocional, pues genera nuevas sensaciones o emociones y estimula los sentidos y habilidades.

Realidad virtual para concienciar al turista

Es común justificar una atracción turística de visita a la vida silvestre asegurando que contribuye a la conservación de la misma y su hábitat asociado.

Ahora bien, el secreto para que esta premisa se cumpla parece radicar en la conciencia del turista de los problemas de conservación y del impacto de su visita, así como en la aceptación de los mensajes de conservación que se le muestren antes y durante el recorrido de la visita.

La realidad virtual es una alternativa para garantizar la protección de la riqueza ecológica. Esta tecnología permite aplicar un modelo de turismo sostenible basado en visitas mixtas (presencial-realidad virtual) que puede ser más sostenible.

Además, la realidad virtual es una excelente opción para informar y capacitar sobre protección tanto para el visitante como para los profesionales del lugar al que se asiste. Permite mostrar de forma inmersiva a través de vídeos tanto los riesgos (ataques de animales, etc.) como los posibles impactos ambientales de la visita y cómo se debe actuar para minimizarlos.

La instalación de salas de realidad virtual en las zonas del preparque permitirían el uso alternativo o complementario de la realidad virtual como instrumento al servicio de la sostenibilidad.

Recorridos virtuales en España

En 2017, el Instituto Geográfico Nacional (IGN) y el Centro Nacional de Información Geográfica (CNIG) del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana del Gobierno de España lanzaron un portal web que ofrece nuevos productos turísticos al alcance de todos los ciudadanos.

El proyecto, denominado Parques Nacionales en 3D, permite planificar posibles rutas e incluye información acerca de la historia, fauna, flora, excursiones y atractivos como miradores, alojamiento y localización.

En la primera versión de la aplicación están incluidos cuatro parques nacionales españoles: Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, Picos de Europa, Sierra de Guadarrama y Teide. También es posible realizar visitas interactivas en 3D a los parques de Picos de Europa y Ordesa y Monte Perdido a través de una herramienta web desarrollada por el Instituto Geográfico Nacional.

Además, la Asociación de Parques y Jardines Públicos permite recorridos virtuales didácticos e interactivos para descubrir parques y jardines urbanos españoles como el parque de El Retiro en Madrid, el parque de la Ciudadela en Barcelona o el parque de Europa en Bilbao.

En la literatura científica, encontramos estudios que exploran la experiencia de los turistas usando la realidad virtual, como en el caso del Parque Nacional Lake District en Reino Unido. A través de la iniciativa Lakes Alive, se desarrolló una aplicación de realidad virtual para atraer turismo y mejorar la experiencia de visita al Distrito de los Lagos.

En España tenemos otras muchas experiencias e investigaciones en curso que enfocan la sostenibilidad turística desde otras perspectivas. Por ejemplo, el proyecto de investigación The Mondoñedo Valley aúna talento local, regional y nacional para dar luz a un ambicioso programa que pretende enfocarse en la promoción turística del Concello de Mondoñedo (Lugo) tomando como excusa su tradición histórica, cultural, artesana y gastronómica.The Conversation

Pedro Ramiro Palos Sánchez, Profesor Doctor Sistemas de Información en la Empresa, Universidad de Sevilla y Mario Rojas Sánchez, Doctorando en Dirección de Empresas, Instituto Tecnológico de Costa Rica

Cet article est republié à partir de The Conversation sous licence Creative Commons. Lire l’article original.

Realidad virtual para un modelo de turismo natural más sostenible