domingo. 21.04.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Los mamíferos utilizan diversos medios corporales para transmitir señales químicas sociales. Por ejemplo, la investigación de la quimio-señalización social humana se ha centrado en el sudor, y la investigación en roedores se ha centrado en la orina. Sin embargo, la quimio-señalización social también se extiende a medios como las heces, la leche y las lágrimas. La señalización de lágrimas de roedores se ha estudiado en dos contextos: reproducción y agresión. En la reproducción, un péptido específico del macho secretado por la glándula lagrimal, llamado péptido secretor de glándula exocrina 1 (esp1), es transducido por las neuronas sensoriales vomeronasales femeninas que expresan v2rp5; esto desencadena señales desde el bulbo olfatorio accesorio a los núcleos hipotalámicos y amigdaloides, que mejoran el comportamiento receptivo sexual femenino. La señal ligada a la lágrima esp1 es también la señal principal en el efecto bruce, que es el efecto donde una rata preñada abortará al percibir una señal esp1 de un macho que no engendró el embarazo. Estas señales ligadas a las lágrimas funcionan no solo dentro de las especies, sino también entre especies: al igual que la esp1 en ratones, la proteína 1 relacionada con la cistatina de rata (ratCRP1) se libera de las lágrimas de ratas macho y altera el comportamiento en ratas hembra. Sin embargo, esta misma señal de rata también desencadena la evitación de depredadores en ratones. Más allá de la señalización reproductiva, un dominio primario para la señalización de lágrimas de roedores es la agresión. La señal lagrimal esp1 mencionada anteriormente que promueve el comportamiento sexual en las hembras también aumenta el comportamiento agresivo en los machos que huelen sus propias secreciones esp1. Sin embargo, la mayoría de las señales de lágrimas relacionadas con la agresión parecen bloquear en lugar de promover la agresión. Esto se identificó por primera vez en ratas topo ciegas, donde los machos subordinados se cubren de lágrimas para reducir la agresión masculina dominante hacia ellos. Del mismo modo, las crías de ratón emiten en sus lágrimas el péptido 22 secretado por glándulas exocrinas, que a través de una vía olfativa accesoria vomeronasal, reduce la agresión sexual masculina hacia ellas. Por último, el líquido lágrima de ratón hembra contiene señales que suprimen la agresión intermasculina mediante la modulación de la actividad en las redes cerebrales de agresión. 

Las lágrimas son un mecanismo de los mamíferos que proporciona una manta química que protege contra la agresión

En contraste con este extenso cuerpo de investigación sobre la quimioseñalización lagrimal de roedores, solo hay evidencia limitada de la quimioseñalización lagrimal humana. Las lágrimas femeninas humanas contienen una señal química perceptualmente inodora que, cuando se inhala, reduce la testosterona en los hombres humanos, pero el significado conductual de este efecto sigue siendo poco conocido. Más específicamente, un estudio encontró que oler lágrimas condujo a una reducción pequeña pero significativa en las calificaciones de excitación sexual atribuidas a las imágenes, y un segundo estudio observó que, a pesar de reducir significativamente la testosterona, oler lágrimas no afectó el apetito. 

Los mecanismos cerebrales del olfato y los mecanismos cerebrales de la agresión se superponen en gran medida. De hecho, el aumento de la conectividad en la agresión bajo lágrimas generó una imagen que se asemeja a las activaciones olfativas típicas. En otras palabras, la superposición neuroanatómica entre el olfato y la agresión sitúa los estímulos olfativos en un entorno cerebral privilegiado para la modulación de la agresión. Esto es bien conocido en roedores e incluso en insectos. Además, dado el papel de la agresión en la interacción social, este vínculo olfato-agresión puede ayudar a explicar el deterioro de la sociabilidad que a veces se evidencia en la anosmia (pérdida total del olfato) humana

Una nueva investigación, publicada en la revista PLOS Biology, muestra que las lágrimas de las mujeres contienen sustancias químicas que bloquean la agresión en los hombres. El estudio dirigido por Shani Agron en el Instituto Weizmann de Ciencias, Israel, encuentra que oler lágrimas conduce a una reducción de la actividad cerebral relacionada con la agresión, lo que resulta en un comportamiento menos agresivo.

Como se ha comentado anteriormente la agresión de los machos en los roedores se bloquea cuando huelen las lágrimas de las hembras. Este es un ejemplo de quimioseñalización social, un proceso que es común en los animales, pero menos común, o menos comprendido, en los humanos.

El líquido lágrima de ratón hembra contiene señales que suprimen la agresión intermasculina mediante la modulación de la actividad en las redes cerebrales de agresión

Utilizando un paradigma conductual estándar, esta investigación descubrió que oler lágrimas emocionales sin percibir el olor redujo la agresión masculina humana en un 43,7%. Para sondear los sustratos cerebrales periféricos de este efecto, se aplicaron lágrimas a 62 receptores olfativos humanos in vitro. Se identificaron 4 receptores que respondieron de manera dosis-dependiente a este estímulo. Finalmente, para sondear los sustratos cerebrales centrales de este efecto, se repitió el experimento al mismo tiempo que las imágenes cerebrales funcionales. Se descubrió que oler lágrimas aumentaba la conectividad funcional entre los sustratos neurales del olfato y la agresión, reduciendo los niveles generales de actividad neuronal en esta última. En conjunto, estos resultados implican que, al igual que en los roedores, una quimioseñal humana ligada a las lágrimas femeninas reduce la agresión masculina, un mecanismo que probablemente se basa en la superposición estructural y funcional en los sustratos cerebrales del olfato y la agresión. Se sugiere en este artículo, que las lágrimas son un mecanismo de los mamíferos que proporciona una manta química que protege contra la agresión.

Datos clave del estudio:

1. Los hombres expuestos a las lágrimas de las mujeres mostraron una reducción del 40% en el comportamiento agresivo.

2. Las imágenes cerebrales revelaron una disminución de la actividad en las regiones relacionadas con la agresión cuando los hombres olfateaban las lágrimas de las mujeres.

3. El estudio proporciona evidencia de que la quimioseñalización social afecta la agresión humana, similar a los hallazgos en animales.

Por último, compartir eta reflexión de Pablo Neruda: ”Las lágrimas que no se lloran, ¿esperan en pequeños lagos? ¿o serán ríos invisibles que corren hacia la tristeza?”.

Las lágrimas de las mujeres disminuyen químicamente la agresión masculina