viernes 28/1/22
2

Tal como comentaba en mi artículo en Nuevatribuna, Parafilias comunes: análisis psicológico, desde el siglo XIX se han conocido como “perversiones sexuales” el incesto, la homosexualidad, la zoofilia, la pedofilia, el sadomasoquismo, el autoerotismo, el voyerismo, el fetichismo, el travestismo, la coprofagia, las mutilaciones sexuales, etc. Se recogían así, conductas sexuales diversas bajo un término amplio y heterogéneo. El término perversión sexual fue sustituido por el de parafilia en el año 1987 cuando, la American Psychiatric   Association publica la versión revisada de su tercera edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los  Trastornos Mentales, el DSM-III-R.

La dacrifilia es una parafilia en la que una persona se excita con las lágrimas o el llanto. Está asociada tanto a hombres como mujeres

Hay dos diferentes tipos que coexisten dentro del espectro dacrifílico, los dacrifílicos sádicos y los dacrifílicos voyeristas, y eso, a su vez, genera tres dicotomías:

  1. Intereses dacrifílicos sadomasoquistas vs intereses dacrifílicos emocionales;
  2. Intereses dacrifílicos sádicos vs intereses dacrifílicos masoquistas;
  3. Individuos que participan activamente en la dacrifilia vs individuos que participan pasivamente.

La existencia potencial de sadismo y masoquismo, e intereses pasivos y activos en la dacrifilia, sugiere que es un comportamiento sexual no normativo. Richard Greenhill, ha hecho un estudio pionero en este campo, compuesto por entrevistas online a 8 personas (6 mujeres y 2 hombres), de edades comprendidas entre los 20 y los 50 años, 5 de ellos norteamericanos y los otros 3 de Reino Unido, Rumania y Bélgica. Los participantes fueron “reclutados” a través de un foro específico de dacrifilia (Crying Lovers), otro fetichista en general (Fet Life) y un tercer foro BDSM (collarchat.com).

Woody Allen dijo:” el sexo sin amor es una experiencia vacía, pero como experiencia vacía es una de las mejores”

Si bien este estudio es insuficiente, y el primero en su género, da sin embargo pie para diversas conclusiones, entre ellas se identificaron tres áreas temáticas de dacrifilia:

  1. Compasión,
  2. Dominación/sumisión
  3. Labios curvados o crispados.

La mitad de los participantes, todas mujeres, expresaron su dacrifilia principalmente a través de la compasión, lo cual significa que disfrutaban o se excitaban consolando. En este tema, se identificaron cuatro subtipos dentro de la dacrifilia compasiva: la dacrifilia como consuelo; un despertar de sentimientos negativos, dacrifilia sadomasoquista; la dacrifilia vista como un deber; y subversión de la sociedad o normas de género. Para tres de estas mujeres, la idea de la dacrifilia como acción consoladora forma parte importante de su identidad dacrifílica. Tres de los otros participantes (dos mujeres sumisas y un hombre dominante) expresaron su trastorno principalmente a través de dominación/sumisión, significando esto que se excitaban llorando (en individuos sumisos en actos consentidos) o haciendo llorar. Aunque este tipo de dacrifilia a menudo se caracteriza como sadomasoquista, una manera más acertada de definirla es a través de la dominación/sumisión, y se identificaron dos subtipos: dolor emocional y físico; y lágrimas y llanto como un componente secundario de la dominación/sumisión. Todos los que se identificaron con estos intereses disfrutaban tanto con el dolor físico como con el emocional. El último participante, hombre, no expresó ni intereses de compasión o dominación/sumisión, él manifestó su dacrifilia principalmente con su atracción por el gesto de los labios al llorar, excitándose con los labios crispados o curvados de la pareja mientras lloraba. El tamaño de la muestra limita sus conclusiones, lo que evidentemente hace necesario un estudio con una muestra mayor, no obstante, el haber encontrado tres subtipos en una muestra pequeña sugiere que debe haber unos subtipos bien definidos de esta parafilia poco común. Se ha descrito también una dacrifilia pasiva, que consiste en que una tercera persona se excita viendo una relación de pareja, en la que la persona sumisa de la pareja llora.

Por último, compartir esta reflexión del genial Woody Allen:” el sexo sin amor es una experiencia vacía, pero como experiencia vacía es una de las mejores”.


Parafilias poco comunes: asfixiofilia

Parafilias poco comunes: la dacrifilia