martes. 16.04.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 
Los relojes biológicos internos de 24 horas (ritmos circadianos) regulan muchos procesos fisiológicos en nuestro organismo, como el metabolismo, la secreción de hormonas o el ciclo de sueño-vigilia. Los ritmos circadianos son cualquier proceso fisiológico que sigue un ciclo de 24 horas y están regulados principalmente por estos relojes biológicos o circadianos. Se ha descubierto que los “genes reloj” se expresan en células de todo el cuerpo y estas células expresan un ritmo interno que a su vez induce ritmos circadianos reguladores en los tejidos y órganos locales. El reloj central dentro del cuerpo humano reside en el núcleo supraquiasmático del cerebro y actúa para sincronizar todos estos relojes periféricos.

Los ritmos circadianos son distintos de los ciclos de sueño-vigilia o de la privación del sueño debido a su regulación primaria a través de relojes biológicos en lugar de señales ambientales. Estos ritmos perduran incluso en ausencia de señales externas o influencias ambientales, ya que son predominantemente impulsados por mecanismos internos. La diferencia se ilustra con la flexibilidad de los horarios de sueño/vigilia en los trabajadores del turno de noche. En estos individuos, los relojes circadianos medidos a través de la temperatura endógena y los niveles plasmáticos de melatonina no siempre se realinean para coincidir con el horario de trabajo por turnos.

Los ritmos circadianos, los ciclos de sueño-vigilia y la privación del sueño afectan a la fisiología. La falta de alineación de estos ritmos puede conducir a resultados adversos para la salud, como trastornos psiquiátricos y metabólicos, enfermedades cardiovasculares y cáncer.

Se descubrió que el estado de ánimo sigue un ritmo conectado con el reloj interno del cuerpo, y la influencia del reloj aumenta a medida que alguien permanece despierto por más tiempo

Un aspecto importante de nuestra fisiología que está bajo el control del cronometraje circadiano es el estado de ánimo. El estado de ánimo es la lente emocional en constante cambio que vemos e interactuamos con nuestro entorno. El estado de ánimo adverso puede provocar o desencadenar muchos problemas de salud, como enfermedades cardiovasculares., diabetes y suicidio. Por lo tanto, una comprensión cuidadosa del estado de ánimo es importante para una salud óptima.

Ha habido mucho interés en conectar el estado de ánimo, los ritmos circadianos y el tiempo despierto en individuos sanos. Se ha demostrado que existe una variación diurna en el estado de ánimo y que el estado de ánimo se deteriora con la privación del sueño. Además, se ha demostrado que el estado de ánimo varía con la fase circadiana y que, dependiendo de la fase, el estado de ánimo mejoró o empeoró en función del tiempo de vigilia. Sin embargo, dichos estudios se realizaron en condiciones controladas, tuvieron un número menor de sujetos o es posible que no hayan utilizado métodos estadísticos recientes.

Un estudio de la Universidad de Michigan y Dartmouth Health ha analizado la relación del estado de ánimo y el despertar. El estudio, publicado en la revista. PLOS Digital Health, analizó datos de 2.602 internos de medicina durante un período de dos años. Los investigadores midieron la frecuencia cardíaca continua de los internos, el conteo de pasos, los datos de sueño y la evaluación diaria del estado de ánimo. Los investigadores también estimaron el tiempo circadiano y el tiempo despierto a partir de mediciones de la frecuencia cardíaca y el movimiento de los dispositivos portátiles minuto a minuto.

Se descubrió que el estado de ánimo sigue un ritmo conectado con el reloj interno del cuerpo, y la influencia del reloj aumenta a medida que alguien permanece despierto por más tiempo. El estudio destaca el importante papel que desempeña el reloj biológico en el estado de ánimo e introduce la tecnología portátil como una nueva e interesante forma de explorar estos factores en los problemas de salud mental.

Los médicos, que forman parte del Intern Health Study, un estudio multicéntrico en los Estados Unidos en el que participan médicos de primer año, también realizaron una evaluación una vez al día. Los médicos podían completar la evaluación en cualquier momento del día y la evaluación consistía en una sola pregunta: ¿Cómo estuvo tu estado de ánimo hoy?

Luego, los investigadores compararon las puntuaciones del estado de ánimo de los participantes con su fase circadiana y con su tiempo de vigilia. Descubrieron que el estado de ánimo alcanzaba su punto máximo a las 5 de la tarde y descendía a su punto más bajo a las 5 de la mañana. También descubrieron que el estado de ánimo se deterioraba cuanto más tiempo permanecían despiertos los participantes. Así que alguien que está despierto toda la noche a las 5 am debería tener un estado de ánimo aún más bajo que si se despertara a las 5 am. Sin embargo, en un día típico, su estado de ánimo a las 5 am seguirá siendo más bajo que el de la noche.

El campo de la salud mental sabe que el sueño y el ritmo circadiano juegan un papel importante en la salud mental. Sin embargo, estos hallazgos solo se han mostrado en pequeñas muestras y en entornos de laboratorio artificiales. Este estudio generaliza estos hallazgos a la vida cotidiana en un gran número de participantes.

Los investigadores dicen que su estudio solo analizó un modelo generalizado del estado de ánimo en los médicos internos de medicina, y que la variación individual del estado de ánimo es más compleja y depende de factores como la dinámica social, los horarios y los temperamentos.

También hubo un mínimo de individuos que permanecieron despiertos más de 18 horas durante un día. Por último, los investigadores no utilizaron escalas de valoración emocional validadas, como la Escala de Depresión, Ansiedad y Estrés, ni herramientas de detección clínica.

Pero los investigadores sí demostraron que las herramientas no invasivas, como los Fitbits u otros relojes inteligentes, podrían ser útiles para rastrear los trastornos del estado de ánimo y los ritmos circadianos. En lugar de requerir extracciones de sangre invasivas o monitoreo de temperatura, podemos obtener datos similares de un Fitbit cotidiano.


Datos clave del estudio:

1. El estado de ánimo circula de forma natural, con el punto más bajo alrededor de las 5 am y su punto máximo a las 5 pm, lo que indica una influencia del ritmo circadiano en el bienestar emocional.

2. La falta de sueño agrava la intensidad de los cambios de humor, lo que reduce aún más los niveles de estado de ánimo y mejora la variabilidad del estado de ánimo a lo largo del día.

3. El estudio utilizó la recopilación continua de datos durante dos años, incluidas las mediciones de frecuencia cardíaca, pasos, sueño y estado de ánimo diario de más de 2.500 internos de medicina, lo que lo convierte en una investigación significativa sobre los impactos del estrés laboral y los patrones de sueño en el estado de ánimo.

Por último, compartir esta reflexión de Antonio Machado: “Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar”.

El estado de ánimo en los despertares matutinos