#TEMP
sábado. 02.07.2022

La negociación sobre los cooperantes, "más sencilla" que la del Alakrana

Es lo que opina un experto del Instituto Elcano que explica que en este caso hay "algo concreto, se busca un rescate" y que los captores de los cooperantes saben que los rehenes valen más vivos que muertos.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 1.12.2009

Mauritania busca a los tres españoles secuestrados en este país con dos aviones de sus Fuerzas Armadas y cinco patrullas policiales, en una operación coordinada por el Estado Mayor del Ejército mauritano. El país africano ha rechazado de momento la ayuda de los medios aéreos con los que cuenta la Guardia Civil en Mauritania para luchar contra la inmigración ilegal y que España había ofrecido. Según fuentes gubernamentales españolas, Nuakchot cree que dispone de "medios suficientes" para perseguir a los responsables del secuestro.

Por su parte, los miembros de la ONG Barcelona Acció Solidària se han mostrado confiados en terminar su Caravana Solidaria por África, aunque esperan tomar una decisión definitiva a lo largo del día de hoy. En una rueda de prensa en la sede de la ONG, en el barrio barcelonés de Sant Andreu, el director de la Caravana Solidaria, Francesc Osan, aseguró el lunes que los cooperantes están "esperanzados" en que los acontecimientos acabarán "bien", de modo que confían en "acabar la caravana y repartir el material humanitario de todos los proyectos". Hagan lo que hagan, el embajador español en Mauritania les ha asegurado que serán escoltados por miembros del Ejército.

Osan dijo que los secuestrados eran una "víctima fácil" puesto que la ONG lleva 9 años haciendo el mismo recorrido, pese a que "no hubiera ninguna alarma de peligro" en aquella zona de Mauritania. En declaraciones a Telecinco, explicó que "todo lo que ha pasado siempre en Mauritania es lejos, justo en la frontera con Mali" y que la carretera donde se produjo el secuestro es una vía "principal" que "une las dos capitales de Mauritania, transitada por cientos de vehículos constantemente".

No obstante, admitió que es fácil atentar contra ellos debido a que la caravana solidaria "se ha publicitado, todo el mundo la conoce, sale en la prensa y en la televisión mauritana". "No es una caravana clandestina y se saben tanto los horarios como la ruta", apostilló. Además, afirmó que el "cómo fue", en referencia al asalto del vehículo escoba, "implica una planificación" y, por lo tanto, "alguien estaba esperando ésto, nos toco a nosotros como podría haber pasado a otros, ya que casualmente seis horas antes por ese mismo punto pasó otra ONG española".

Por otro lado, el portavoz se refirió a las familias de los secuestrados, quienes se encuentran "preocupados pero animosos", esperando que se de "una solución rápida y que antes de navidades los tres estén sus casas". También indicó que los familiares se encuentran "perfectamente informados" y, en este sentido, se muestran "satisfechos" y al corriente "de todo lo que pueden decir las autoridades españolas". "Ayer por la noche el representante del ministerio de exteriores se puso en contacto para informar de las últimas gestiones y detalles y se le ha comunicado a los familiares", concluyó.

Los tres secuestrados son los empresarios Albert Vilalta y Roque Pascual y la funcionaria de Justicia Alicia Gámez. Fueron capturados en Mauritania el pasado domingo por la tarde cuando viajaban en el último vehículo de una convoy de ayuda humanitaria.

UNA NEGOCIACIÓN "MÁS SENCILLA"

En cuanto a las perspectivas que se barajan de cara a la negociación para liberar a los cooperantes, el coodirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria Jesús Núñez baraja la hipótesis de que será "mucho más sencilla" que la del Alakrana. Núñez, entrevistado en RNE, reconoce la peligrosidad del grupo que parace estar detrás de la captura de los españoles, Al Qaeda del Magreb Islámico, pero añade que "cabe pensar que son profesionales en su área y que saben que un rehén vivo vale más" que muerto.

El responsable del Instituto de Estudios sobre Conflictos cree que en este caso lo que pedirán los secuestradores será un rescate. Si todavía no lo han pedido es porque, en su opinión, están todavía buscando un lugar seguro y no quieren "transmitir ninguna señal de radio o teléfono" que pueda servir para localizarlos. Jesús Núñez ha explicado que el grupo Al Qaeda del Magreb Islámico tiene un origen en Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, un grupo terrorista argelino que ha demostrado su capacidad para realizar acciones no sólo en este país sino en otros como Mauritania.

Es un grupo con "capacidad operativa sobradamente demostrada en Argelia" y que "desde hace tres años intentan incrementar su radio de acción" y se cambian el nombre para parecer una "franquicia" de Al Qaeda, "conectado directamente con la cabeza" de este grupo que se identifica con Afganistán e Irak. Núñez no cree que los secuestradores fueran específicamente a por españoles, ya que desde principios de 2008 este grupo ha raptado a diferentes personas de distintas nacionalidades.

El responsable del Instituto de Conflictos y Acción Humanitaria entiende que la gestión del secuestro del Alakrana, el atunero vasco que estuvo secuestrado 47 días por piratas somalíes, fue "más complicada" porque en el caso de Mauritania hay "algo concreto, se busca un rescate" tanto si el grupo ha actuado directamente o a través de bandidos o contrabandistas locales".

La negociación sobre los cooperantes, "más sencilla" que la del Alakrana
Comentarios