martes. 23.04.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

@Montagut5 | Estat Català fue el partido político nacionalista catalán fundado por Francesc Macià el 18 de julio de 1922. Tenía su origen en la Federació Democràtica Nacionalista que el propio Macià había impulsado unos años antes. El objetivo principal de la nueva formación sería la proclamación de la República Catalana. Su órgano de expresión era “Estat Català”, donde Macià, Domènech Soler, Lluís Marsans, Daniel Cardona, Manuel Pagès y otros comenzaron a divulgar las ideas independentistas republicanas. Macià estaba convencido de la necesidad de colaborar con otras fuerzas políticas republicanas, por lo que intentó la fusión con el Partit Republicà Català en febrero de 1923, pero los miembros más radicales de Estat lo impidieron porque consideraban “españolistas” a Marcelino Domingo y a Lluís Companys, los principales dirigentes del Partit Republicà.

Con la llegada de la Dictadura de Primo de Rivera, Macià tuvo que exiliarse, dedicándose a impulsar la solidaridad internacional con la causa republicana. Estat se integró en el Comitè Revolucionari de París en 1925. En el otoño de 1925, Macià y su secretario, Carner i Ribalta, marcharon a Moscú para exponer a los miembros del Komintern y a Zinoviev los detalles de la insurección que llevaría la revolución a Cataluña y a España. El fracaso del Comitè y de las gestiones en la URSS determinó que Estat se embarcase en la invasión fallida de Prats de Mollò de noviembre de 1926. Macià decidió proseguir su periplo divulgador del catalanismo por el mundo. Con Ventura i Gassol participaron en una asamblea separatista en La Habana en octubre de 1928 y en la fundación del Partit Separatista Revolucionari de Catalunya.

Macià protagonizó la proclamación de la República Catalana en abril de 1931, proyecto fracasado y que se recondujo hacia la formación de la Generalitat provisional

En toda esta época de los años veinte en Estat se desarrolló una filosofía política que buscaba aproximarse con los otros republicanos, fuerzas de izquierda y hasta con los anarcosindicalistas. Es un momento en el que Estat Català asimiló también ideas socialistas provenientes de la USC, como otras relacionadas con la propaganda por el hecho de signo anarquista. En este sentido, el grupo disidente “Bandera Negra” organizó el complot del Garraf en junio de 1925. Es un momento en el que lo que se priorizó fue la destrucción de la Monarquía española, lo que explica estas relaciones y asimilaciones, a pesar de ser, realmente organizaciones con ideologías y planteamientos muy distintos entre sí y hasta contradictorios. Se pretendía una revolución de signo separatista, contra el Estado central y que terminase por estallar en la propia España. Como consecuencia de este evidente posibilismo, Jaume Aiguader participó en la firma del Pacto de San Sebastián en agosto de 1930.

Macià regresó a Cataluña en febrero de 1931 en un contexto en el que Estat no existía como organización en sí, pero poseía un claro prestigio revolucionario, carisma y la garantía de la pureza nacionalista. Se terminó por integrar en la Esquerra Republicana, aunque antes había intentado con núcleos separatistas y disidentes de Acció Republicana la creación del Partit Socialdemòcrata Català.

La Esquerra aglutinará al Partit Republicà Català, Estat Català y el grupo de “L’Opinió”, que hemos estudiado en nuevatribuna.es

Macià protagonizó la proclamación de la República Catalana en abril de 1931, proyecto fracasado y que se recondujo hacia la formación de la Generalitat provisional. En el verano de 1931, Estat Català entró en un proceso de fragmentación. Se pueden distinguir hasta tres sectores: uno de derechas, uno de izquierdas con Jaume Compte como máximo exponente, y que crearía la Força Separatista-Estat Català (enero de 1932) y poco después Estat Català-Partit Proletari (octubre de 1932); y uno de centro, el denominado Centre d’Esquerra-Estat Català, el sector nacionalista integrado dentro de la Esquerra. Compte luchó para unificar los tres, pero no lo consiguió. Los hechos del Seis de Octubre terminaron por sedimentar definitivamente Estat Català dentro de la Esquerra Republicana y, además, condujeron a la escisión de junio de 1936, protagonizada por Josep Dencàs, que creó el último Estat Català, partido formado de la unión entre el Partit Nacionalista Català, sectores de las Joventuts de Esquerra Republicana-Estat Català (JEREC) y el grupo Nosaltres Sols. A este Estat Català se unirán otros grupos separatistas cuando estalle la Guerra Civil en julio. Pero este Estat fue víctima de la heterogeneidad de su composición y del desplazamiento que sufrió por parte del PSUC en los objetivos de representar la opción del nacionalismo revolucionario. Entre finales de 1936 y junio de 1937 tuvo una relación de colaboración subordinada con el PSUC. El exilio acentuó las divisiones. Vicent Borrell defendería el apoyo a los planteamientos de Joan Casanovas sobre la independencia de Cataluña bajo el padrinazgo de Francia y Gran Bretaña, mientras que otros sectores, encabezados por Cornudella y Antoni Abelló se integraron en el Front Nacional de Catalunya en 1940. En el interior, Estat Català terminó por representar una resistencia más bien testimonial.

Estat Català en el nacionalismo catalán