martes. 28.05.2024

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

@Montagut5 | Sobre la presencia de la Biblia en las logias se ha hablado mucho y se ha discutido mucho en el seno de la Masonería. Nosotros aportamos un material histórico consultado en la revista masónica española de los años treinta, “Latomia”, que en su primer número (1932), en su sección de Consultorio Masónico, trató el tema.

La pregunta versaba sobre que significación tenía la Biblia en los talleres masónicoas. Se respondió que únicamente era simbólica y nunca dogmática, ya que los masones eran libres para ver en ella el “Libro de Deberes”, religioso y santo, o solamente un documento ético, una ley moral desarrollada a través de los siglos.

La Masonería, en general, con algunas excepciones, aceptaba la Biblia como fundamento de su simbolismo, que estaba tomado, en parte de las propias Sagradas Escrituras.

En relación con las excepciones el Consultorio hablaba de como en 1877 el Gran Oriente de Francia había borrado de sus Constituciones la fórmula del Gran Arquitecto del Universo, y en consecuencia también había decretado hacer desaparecer la Biblia de sus talleres. Al parecer, el Gran Oriente de Bélgica habría hecho lo mismo. Y esa habría sido la causa, siempre según la fuente que estamos empleando, la causa de la ruptura de relaciones con la Masonería anglosajona.

En este capítulo de excepciones se aludía al caso de la Gran Logia de Bayreuth, que no tenía relaciones con la Gran Logia Territorial de Alemania por haber sustituido la Biblia por el llamado “Libro Blanco”, que sería un volumen con todas las páginas en blanco, excepto la primera, donde aparecería el nombre de Dios.

Por su parte, la Asociación Masónica del Sol Saliente sustituía la Biblia por un libro de ciencia y la Logia “Hermandad” de Hannover, lo hacía con un volumen que contenía las máximas de sabiduría de todas las religiones.

En contraposición, en la Masonería norteamericana se entregaba a cada iniciado un ejemplar de la Biblia.

La Masonería aceptaba la Biblia como fundamento de su simbolismo, que estaba tomado, en parte de las propias Sagradas Escrituras

En otro extremo, se nos informaba que algunas logias la Biblia era objeto de culto, pero eso no iría, en realidad, con el espíritu masónico, como tampoco su supresión.

Para la revista española la Biblia debía ser un lazo de unión de carácter simbólico, nunca dogmático, pero esta interpretación chocaba con los dos extremos planteados, los que llamaba la publicación los “pietistas” y los “racionalistas”.

Por fin, en algunos talleres había la costumbre de complementar la Biblia con el libro de los Antiguos Deberes y la Constitución de la Gran Logia. También se informaba que en las logias compuestas exclusivamente por musulmanes la Biblia era sustituida por el Corán, y en las de hindúes por los Sagrados Libros de la India.

Así pues, en general, la Biblia aparecería en la Masonería como un elemento importante, pero de carácter simbólico, no religioso. Así parece que ocurre hoy en día.

La Biblia en las logias masónicas españolas