domingo 27/9/20

El golazo por toda la escuadra de Ansu Fati a la extrema derecha

El hijo de migrantes guineanos, criado en un pueblo de Sevilla con la ayuda del alcalde comunista Sánchez Gordillo, se convierte en el goleador más joven de la 'Roja'.

El golazo por toda la escuadra de Ansu Fati a la extrema derecha

Bori Fati llegó a Portugal en 1998 desde Guinea Bissau buscando un futuro mejor para su familia. No figura en ningún sitio que cruzara el Estrecho, lo que no quita para que fuera un inmigrante repleto de incertidumbre, desazón y, en paralelo, esperanza en un futuro algo mejor lejos de su tierra. Cuatro años después, oyó que en un pueblo andaluz ayudaban a los migrantes a buscar un futuro laboral y así fue como se desplazó a la provincia de Sevilla y se asentó en Herrera y, posteriormente, acabó trabajando para el alcalde de la vecina Marinaleda, el longevo regidor comunista Juan Manuel Sánchez Gordillo (en el poder local desde 1979). 

Nacido en octubre de 2002, Anssumane Fati Vieira, guineano de nacimiento y español de adopción, llegó al país con seis años y fue gracias al empeño de Sánchez Gordillo. “Bori, el padre de Ansu, llegó en muy malas condiciones. Creo que era 2001. Tenía papeles falsos porque le habían engañado. Yo le ayudé a ponerlos en regla. También pagué los billetes del chaval, sus hermanos chicos, la mujer… Traje a todos”, reconocía hace un año el alcalde sevillano a El Español. El padre, en los micrófonos de la Cope, corroboraba la versión: “Yo trabajaba en un Ayuntamiento, era chófer de Juan Manuel Sánchez Gordillo. Me ayudó a traer a toda la familia. Fue él quien apostó por mí”. 

Durante un tiempo, Bori llevaba a Sánchez Gordillo al Parlamento de Andalucía, y durante otro tiempo acercaba a su hijo a los entrenamientos con la cantera del Sevilla FC sin saber que el chico iba a convertirse en un jugador de la elite del fútbol mundial. Luego llegó el FC Barcelona y los récords empezaron a caer por su propio peso: ha sido el jugador más joven de la historia del Barça en marcar en liga; el más rápido en lograr un lograr y una asistencia en el mismo partido de liga; el más joven en firmar un doblete liguero; el goleador más joven de la historia de la Champions League; y, desde este pasado domingo, en su primer partido como titular con la selección española, se ha convertido en el goleador más joven de la historia de la ‘Roja’ al anotar el 3-0 de España ante Ucrania con tan solo 17 años y 311 días. Con fama y dinero, las puertas de este hijo de migrantes guineanos se abren ahora solas. Ahora es fácil que sea bien recibido por algunos. Otra cosa son las criaturas que diariamente arriban en nuestras costas, y sobre las que se vierten bulos y menosprecio por parte de algunos que no doblarían el lomo ni en sus peores pesadillas.

Juega de extremo izquierdo (casualidad), tiene pasaporte legal y pronto será la estrella de una selección española que rápidamente ha querido hacerle debutar para que nadie juegue con su doble nacionalidad. La historia de un país que supo dar oportunidades a un hombre, su padre, que trató de trabajar de lo que fuera: albañil, barrendero, camarero… y acabó, por su carácter afable y servicial, encontrando mucha ayuda de sus vecinos de su pueblo y, años más tarde, de Sánchez Gordillo. Solo oyendo ciertos discursos de odio y xenofobia en la extrema derecha es fácil imaginar que la historia de Ansu Fati y su familia habría sido bien distinta.

Y por supuesto, nadie estaría hablando hoy de él en los medios y no existirían todos esos récords que por ahora ha ido batiendo en el mundo del fútbol. Veremos hasta dónde llega y cuántas satisfacciones da, en el apartado futbolístico, a su país de acogida. De momento, aparte de hacerse un nombre en el complejo mundo del fútbol, repleto de intereses y entresijos oscuros, un mundo que por supuesto también es política, Ansu ya ha marcado un golazo por toda la escuadra a los demagogos de bilis, banderitas y golpes de pecho. Como representante de su hijo, Bori firmó la renovación con el Barcelona hasta 2022 con 100 millones de cláusula. Ambos han decidido que entre Portugal y España —Ansu podía elegir entre ambas selecciones—, querían representar a su verdadero país de acogida.

Artículo publicado en La Voz del Sur

El golazo por toda la escuadra de Ansu Fati a la extrema derecha
Comentarios