#TEMP
sábado 21/5/22

Fallece un bombero en Teruel y el fuego en Tarragona sigue sin control

Un bombero ha fallecido este jueves en un accidente de tráfico cuando se dirigía a uno de los incendios que se han declarado en Teruel. Con él ya son cinco las víctimas mortales tras el incendio en el Parque Natural de Els Ports donde se han quemado más 1.140 hectáreas de vegetación.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 23.7.2009

Según informaron fuentes de la Delegación del Gobierno en Aragón, un bombero, conductor de una motobomba ha fallecido este jueves en un accidente de tráfico cuando se dirigía a uno de los incendios que se declararon el miércoles en la provincia de Teruel.

Se trata de G.V.P., de 50 años, y natural de Teruel que conducía un camión motobomba que se ha precipitado por un barranco desde un camino forestal cuando actuaba en la extinción del fuego. Estaba casado y tenía dos hijos, según informaron fuentes del Departamento de Medio Ambiente del Ejecutivo autónomo.

El trabajador, perteneciente al operativo de Medio Ambiente del Gobierno aragonés, acababa de incorporarse a su turno en las tareas de extinción y contaba con amplia experiencia en este tipo de siniestro ya que desempeñaba dichas funciones desde hacía cinco años.

En el momento del suceso, los propios compañeros han sido los que han alertado del mismo y se ha activado el dispositivo de evacuación en el que han intervenido bomberos, servicios sanitarios del 061 y el helicóptero medicalizado, cuyos profesionales han certificado el fallecimiento del operario en el lugar.

CUERPO A CUERPO CON EL INCENDIO DE TARRAGONA

Los Bomberos de la Generalitat de Cataluña que trabajan en las labores de extinción del incendio, concentraron esta noche todos sus dotaciones terrestres en evitar que el fuego salte la carretera T-330 -cortada entre los kilómetros 19 y 23- y se extienda por una zona de barrancos en dirección al municipio de Prat de Comte, que en principio no corre peligro.

Las llamas avanzan en dirección noreste, en paralelo y a la derecha de la T-330, en una zona de barrancos. Los Bomberos consiguieron detener la cabecera del incendio con contrafuegos y luchan para evitar que supere la carretera. Por el momento lo han podido contener dentro del término municipal de Horta, según explicó el delegado de la Generalitat en Terres de l"Ebre, Lluís Salvadó.

Un total de 84 dotaciones de los Bomberos trabajaron durante la noche para delimitar y estabilizar el perímetro del incendio, que continuarán esta mañana con el apoyo de 15 medios aéreos -un helicóptero de mando, ocho bombarderos, cinco aviones de vigilancia y ataque y un hidroavión-, que están comenzando a incorporarse.

La principal dificultad que se encuentran los Bomberos es el viento de poniente que está previsto que sople en la zona del incendio durante las próximas horas y el previsible descenso de la humedad, así como el fuerte calor que ya azota la zona desde primera hora de la mañana. Además, la espesa humareda en algunas zonas también dificulta la visibilidad de los medios aéreos.

Hasta el momento el fuego no ha sobrepasado el perímetro, aunque existen algunos focos secundarios internos no preocupantes, según Salvadó. Sobre la evolución de los trabajos de extinción, Salvadó fue "realista", después de dos días y medio de incendio. "No se puede levantar la guardia", concluyó.

El incendio se reavivó ayer por la tarde en una zona ya quemada, en el valle del río Canaletes, entre La Serra y el macizo de Els Ports, a tres kilómetros de Horta de Sant Joan, y los Bomberos tratan de que las llamas no avancen en dirección a Prat de Comte.

INVESTIGACIÓN

El juzgado de primera instancia e instrucción único de Gandesa (Tarragona) ha abierto diligencias previas para investigar las circunstancias de la muerte de cuatro bomberos, a la espera de las correspondientes autopsias. Este jueves serán enterrados tres de los cuatro bomberos fallecidos. El tercero recibirá sepultura el viernes.

El conseller Saura, acompañado del de Medio Ambiente, Francesc Baltasar, ha apoyado las declaraciones de esta mañana de su secretario general, Joan Boada, asegurando que el martes no hubo relajación entre los bomberos, cuya demostración es que murieron efectivos de la unidad de élite del Cuerpo en primera línea de fuego. Por ello, también dijo que "menos mal" que no se autorizó a la población civil a colaborar en la extinción del incendio.

HERIDOS

Según informó la Generalitat, uno de los dos bomberos heridos este martes en los trabajos de extinción del incendio ha sufrido un fallo multiorgánico en la Unidad de Quemados del Hospital Vall d"Hebron de Barcelona. El bombero, de 31 años, sufre además quemaduras de segundo y tercer grado en el 50% del cuerpo y una lesión pulmonar debida a la inhalación de humo. El otro hombre, de 36 años, se encuentra en estado muy grave, con quemaduras de segundo y tercer grado en el 75% del cuerpo y lesiones pulmonares.

Mientras tanto, un total de 85 dotaciones terrestres de bomberos han trabajado toda la noche para tratar de controlar el incendio.

El jefe del operativo, Félix González, explicaba que la evolución de las tareas de extinción fue positiva hasta las 17.00 horas de este miércoles, cuando se reactivó esta zona, con muy pocos senderos de penetración, lo que obliga a actuar a los medios aéreos, aunque el intenso humo dificulta la visibilidad y provoca turbulencias. "Sólo podemos trabajar con medios aéreos", afirma González a Televisión Española. Y añade que la masa arbórea es "muy tupida", lo que facilita la propagación de las llamas.

También ha obligado a reubicar algunas dotaciones terrestres, muchas de las cuales se mantienen en la carretera T-334, que sigue cortada. El nuevo foco no ha afectado a más casas rurales.

Fallece un bombero en Teruel y el fuego en Tarragona sigue sin control
Comentarios