<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
domingo. 25.09.2022
Pixabay

España gastará 11.000 millones de euros en un plan para impulsar la industria de los semiconductores y los microchips, anunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. El nuevo plan de gasto será financiado en gran parte por la Unión Europea con el objetivo de ofrecerle a España una gran fuente de ingresos de cara al futuro.

La escasez mundial de microchips está generando fuertes cuellos de botella en la cadena de suministro, algo que ha obligado a fabricantes como los de automóviles a ralentizar la producción. Esta falta de suministro de microchips está afectando a múltiples sectores más allá del transporte, por lo que puede tener una incidencia directa en la vida cotidiana de los ciudadanos.

Todavía quedan muchas dudas sobre cómo será el futuro de la industria de los microchips

Por ejemplo, en la industria del juego, incluso el mejor casino online podría ver una menor actividad en su página web debido a que se están vendiendo menos dispositivos móviles. La mayoría de los usuarios que disfrutan de slots o juegos de mesa, están acostumbrados a hacerlo en cualquier momento del día con su móvil. Sin embargo, los móviles necesitan microchips y cada vez está siendo más complicado para los fabricantes hacerse con ellos.

Nuevas fábricas en Europa

Un gran número de países se encuentran a la espera de saber dónde se instalará la nueva fábrica de Intel, una de las grandes compañías especializadas en diseño y producción de microchips. España está en cabeza, pero todavía puede haber otras propuestas realmente atractivas para la compañía norteamericana.

Esto supondría unos enormes ingresos para el país seleccionado, sobre todo si se tiene en cuenta que es una industria que está al alza en todo el mundo. La escasez de microchips está haciendo que los costes se disparen, lo que provocaría unos mayores beneficios por parte de la compañía para satisfacer todas las necesidades de microchips que existen.

Cambio de línea de negocio para Intel

Intel podría optar por externalizar alguna parte del proceso de creación de microchips, como puede ser la producción. Hay compañías que se especializan únicamente en el diseño, pero esto tiene varios riesgos asociados. El principal riesgo es que Intel volvería a depender de un tercero y no tendría el máximo control sobre sus propios productos. Esto podría suponer un problema a largo plazo si se vuelve a vivir una situación similar a la actual.

Sin embargo, la ventaja sería una reducción de los costes ya que las fábricas tienen altos costes de mantenimiento en algunas de las principales ciudades del mundo. Para España sería todo un éxito contar con una de las fábricas de Intel ya que crearía una gran cantidad de trabajos en una industria en pleno alza.

En los próximos 5 años, se espera que el sector de los microchips duplique su facturación, algo realmente impresionante. No es de extrañar que ocurra esto ya que los microchips son una parte fundamental de cualquier innovación tecnológica que se produzca. 

Se están buscando alternativas para sustituir a los microchips, pero esto es algo que puede llevar mucho tiempo a los principales fabricantes del mundo. Todavía quedan muchas dudas sobre cómo será el futuro de la industria de los microchips.

España acogerá las instalaciones de la principal fábrica de microchips