martes. 28.05.2024
medico rural

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

Esta semana he tenido la oportunidad de asistir como invitada en el Ministerio de Sanidad, al Encuentro en Defensa de la Sanidad Pública que se organizó, y en el que participaba la Plataforma Sanidad Pública Rural de Calidad de Chapinería y Pueblos de la Sierra Oeste de Madrid (de la que formo parte), con una de sus iniciadoras: Eva LLergó, como ponente.

A parte de que fue la primera vez que yo recuerde, en que se tuvo en cuenta, y se escuchó, el punto de vista de la Sanidad Pública Rural en un foro como este…

  • fue muy interesante ver el punto de vista de la ruralidad de la España vaciada, con la ponente de Soria Dña. Raquel Lapeña Moñux con las peculiaridades de las zonas tan dispersas y despobladas,
  • el de la ruralidad de la Comunidad de Madrid, por parte de Dña. Eva Llergó, con el ejemplo de la chispa de la lucha ciudadana incipiente de nuestra Plataforma (apenas una lucecita en un mar de chispas ciudadanas de Plataformas Vecinales en defensa de la Sanidad Pública de Calidad),
  • y con D. Eduardo Galán Zafra que contó la experiencia de reversión casi completada, del llamado “modelo Alzira de colaboración público-privada” (muy similar a los modelos de ese tipo de colaboración vigentes actualmente en otras comunidades), hacia una sanidad plenamente pública, y sus condicionantes y oportunidades…haciéndonos ver que sí se puede revertir…que no todo está perdido para la Sanidad Pública.
encuentro cuidemos la publica
Pincha para ampliar.

Es importante hacer llegar a las altas instancias y al público en general, lo importante que es para los pueblos de nuestro país, sobre todo para los de menos de 10.000 habitantes, tener unos recursos sanitarios públicos de alta calidad y en perfecto funcionamiento, ya que en muchos de ellos ,(como nos contaban ayer que pasa en la España vaciada), es el único servicio público habitual (más o menos según los lugares), con el que se cuenta, e incluso puede ser el único punto de vinculación con la comunidad en muchos de ellos, la única forma de establecer lazos de colaboración y de cuidado de los vecinos entre ellos.

En lugares donde no hay otros servicios o recursos, poder acceder al consultorio local o al centro de salud, puede suponer la diferencia no sólo entre la vida y la muerte, sino también la diferencia entre la salud y la enfermedad, no sólo física si no también psíquica… e incluso social.

Poder escuchar estas perspectivas tan singulares y diferentes a las habituales (centradas en las ciudades), pero tan reales y cercanas a los que vivimos en los pueblos, esos que desde la pandemia vemos crecer nuestras poblaciones porque las personas nos hemos dado cuenta de la importancia de nuestro entorno a la hora de vivir y de criar a nuestros hijos e incluso de cuidar a nuestros mayores y preparar nuestras jubilaciones, es estimulante…y enriquecedor.

Pero claro, sin servicios públicos y, sobre todo, sin servicios públicos de calidad, que nos ofrezcan oportunidades similares a todos los ciudadanos, oportunidades de equidad en lo básico, en la salud, en la educación, en los servicios sociales, esos que pagamos con los impuestos de todos…es muy difícil que más ciudadanos se sigan animando a rellenar la España vaciada.

Porque sin servicios, no habrá industrias que se establezcan, ni mejoras en las comunicaciones de ningún tipo… lo que hará que no haya trabajo, que no haya prosperidad, que no haya construcción de viviendas, que no haya niños para reabrir escuelas, que no haya jóvenes ni centros para la juventud (que tendrá que irse fuera a estudiar y a divertirse) ….

¿Qué sociedad queremos tener? ¿Qué sociedad queremos dejar a nuestros hijos? Quizás sean estas las preguntas que debamos hacernos en primer lugar.

La Sanidad Pública es la primera garante de la equidad entre ciudadanos, su defensa debe ser trabajo de todos

La Sanidad Pública es la primera garante de la equidad entre ciudadanos, su defensa debe ser trabajo de todos, desde el principal cargo público del país, hasta el último alcalde del más pequeño municipio. Si esto no nos queda claro, si perdemos de vista que éste es un logro de nuestros mayores, y que no lo podemos dejar perder por intereses de ningún tipo, por muy “convenientes” que sean en cada momento coyuntural, el tiempo nos juzgará muy duramente y tendremos mucho que lamentar y por lo que pedir perdón a todos lo que vengan detrás nuestro.

Es el momento de revertir la situación, de hacer que los servicios públicos funcionen y se gestionen de forma tan excelente, que nadie tenga la menor duda de que han de ser blindados como herencia para los tiempos venideros….

Hagamos lo que está en nuestra mano, hablemos con nuestros responsables locales, exijámosles a cada uno de ellos a su nivel, que reclamen para todos lo que es justo, aquello que merecemos como sociedad moderna y democrática que cumple con sus deberes ciudadanos y que conoce sus derechos inalienables, juntos podemos, no seamos cortos de miras, no seamos egoístas, pensemos en el bien común… demostremos a nuestros políticos cómo se hacen las cosas… hablemos… no discutamos más, no nos ayuda a ninguno de nosotros… cuidemos unos de otros.

María Isabel de Barrio Tejada, médico rural de Urgencias Extrahospitalarias y vecina de un municipio de menos de 10.000 habitantes.

Cuidemos la pública: un encuentro en defensa de la sanidad pública